Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/1/19
Industriafarmacéutica

#Industriafarmacéutica

Gianni Tognoni: “los costos de los fármacos los fija unilateralmente la industria farmacéutica”ADJUNTO

Industriafarmacéutica

BUENOS AIRES, enero 2: El sanitarista italiano dio una entrevista a un medio argentino y habló del mercado farmacéutico en todo el planeta. Además, remarcó que existen problemas en la insistencia de alargar la vida.

#Medicaid
Estados Unidos: anuncian programa de ayuda a farmacias independientes
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 15: En el Estado de Illinois, se creó un programa para entregar fondos por casi 5 millones de dólares para rescatar a mostradores afectados por los problemas de dispensa del Medicaid.
#UsoResponsabledeMedicamentos
Europa endurece sus normas de dispensa para frenar el abuso de medicamentos habituales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: Esta semana en España se prohibió a los médicos recetar Rivotril, el famoso psicofármaco, un intento de luchar contra el consumo abusivo. Ya se había limitado la venta de ibuprofeno 600 y paracetamol un gramo. A contramano de esto, el país mantiene liberados estos tratamientos, lo que termina haciendo difícil su control. Dos modelos que se contraponen y que deberían complementarse.

Gianni Tognoni es uno de los sanitaristas más destacados del planeta. Incansable luchador por los derechos de los pacientes ante el avance de la industria farmacéutica, el italiano es secretario general del Tribunal Permanente de los Pueblos, el ex Tribunal Russell. El especialista estuvo hace unos meses en la Argentina, más precisamente en la provincia de Córdoba, donde participó de la Jornada de Fármaco-Economía, donde se hizo un abordaje de enfermedades complejas, llamadas también “catastróficas” por el impacto que tienen en el paciente y en su entorno, como es el cáncer, ha sumado nuevos desafíos en los últimos años. En este contexto, Tognoni volvió a cargar contra los laboratorios multinacional, por el maneo de los tratamientos. “Los costos de los fármacos los fija unilateralmente la industria farmacéutica”, sostuvo, en una entrevista con el diario La Voz del Interior. Además, el especialista analizó cómo impacta esta política en la salud de las personas. Además, Tognani advirtió que “la prolongación de vida tiene muchos efectos adversos”.

Durante la Jornada de Fármaco-Economía, realizada en Córdoba en octubre, los integrantes de este colectivo hablaron de una serie de trabajos publicados durante el año por las principales revistas científicas, que plantean que la desigualdad es la principal causa de muerte. Al respecto, en la entrevista con el diario cordobés Tognoni sostiene que “para muchos medicamentos, no hay evidencias definitivas ni indiscutibles. Si se acepta algo como bueno, cuando la evidencia no es total y sin analizar el costo, esto produce inequidad. A los costos de los fármacos los fija unilateralmente la industria farmacéutica y los suele justificar por los gastos de investigación. Pero está documentado que no hay relación entre eso y las ganancias desproporcionadas de los laboratorios. Por esto, los países deberían registrar el impacto de los costos muy elevados de un medicamento sobre su accesibilidad y, además, hacer un seguimiento de los resultados de los oncológicos. Autorizar medicamentos en un país, sin tener en cuenta que sean accesibles a todos los ciudadanos, es una forma de crear desigualdad e inequidad”.

-Otro aspecto que usted suele destacar es la información que tienen los ciudadanos sobre los remedios, y reclama que sea sensata, para poder decidir adecuadamente. -Si a una persona le presentan resultados de un medicamento en forma impresionante, diciéndole que puede mejorar su vida o prolongarla en un 30 o un 40 por ciento, pero no se tiene en cuenta que pueden ser tres meses y muchas veces con efectos indeseables, no se está considerando que no tiene una ventaja sustancial para un paciente oncológico. Si, en cambio, se le dice que esa prolongación de vida tiene muchos efectos adversos, sin una mejoría de su autonomía, los pacientes toman decisiones informadas que son más adecuadas para su estado. Esto se ha multiplicado en los últimos cinco años con medicamentos inmunomoduladores, que son cosas muy nuevas, muy interesantes como conocimiento, pero que no tienen un impacto en la vida real de las personas desde el punto de vista de la salud pública.

En el país, se habla de los problemas que trae a la seguridad social la cobertura de tratamientos experimentales, de alto costo, que deben ser entregados por las obras sociales o el Estado. Para el italiano, este es “un problema ético, pero antes es un problema de derechos fundamentales”. “Teniendo en cuenta esto, no se debería privilegiar a los pacientes que, bajo la presión de los laboratorios, dicen que estos medicamentos se registran como salvavidas. Se trata de tomar decisiones públicas que tomen en cuenta cuál es, efectivamente, el impacto sobre la vida y no solamente el resultado científico presentado como si fuera a salvar vidas. Por ejemplo, en el sector cardiovascular, que es uno de los más típicos de las enfermedades crónicas, los costos de los medicamentos son menores, pero muchas veces no tienen cobertura total, y el paciente tiene que pagar una fracción”, sostuvo. “Esto significa que se privilegian por razones estrictamente comerciales, de presión de los laboratorios, algunos medicamentos y algunos tratamientos; y se dejan de lado otros, por el hecho de que no son tan caros en sí mismos, pero incluyen a mucha más gente e implican controles médicos que son de rutina, y que muchas veces no son accesibles”, concluyó Tognoni