Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 22/11/18
FarmaciasenCrisis

#FarmaciasenCrisis

Una tormenta económica inunda a las farmacias independientes

FarmaciasenCrisis

BUENOS AIRES, noviembre 22: Las condiciones generales sumadas a cuestiones particulares del sector golpean duro a las pequeñas y medianas farmacias, que afronta la suba de costos, la baja del consumo por la recesión y una deuda del PAMI con mayor espera por pagos para recobrar se hace insostenible. En ese contexto, todo el contexto de la seguridad social no mejora la cadena de pagos, y hace difícil pronosticar una mejora a mediano plazo.

#FarmaciasenCrisis
Sigue la controversia sobre la caída del consumo de medicamentos y su venta fraccionada
ADJUNTO
BUENOS AIRES, junio 24: Los farmacéuticos de todo el país advierten de los problemas que tiene la gente para acceder a los tratamientos, por la suba generalizada de los precios. Ante los pedidos de venta fraccionada, alertan que no debe hacerse, porque lo prohíbe la ley. Polémica por el número de farmacias que cerraron.
#FarmaciasenCrisis
Por el desplome de la dispensan, se cerraron 600 farmacias en la zona metropolitana
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 25: Lo asegura un informe de la ONG Defendamos Buenos Aires, en los distritos del conurbano y en los barrios porteños se cerraron esta cantidad de mostradores, lo que genera una pérdida de más de 2 mil puestos de trabajo.

Esta semana, los farmacéuticos de Salta volvieron a hablar de sus problemas económicos, que van desde la caída de la rentabilidad hasta el acceso restringido a créditos. Esta situación no es aislada, se sabe, y se extiende a casi todo el país. Las farmacias son parte de una economía que no levanta, y está en su peor momento en tres años, y afecta a un mercado inelástico como el de los medicamentos.

Al punto se restringió la compra de tratamientos, que en provincias como Mendoza ya se cierran siete mostradores por año, una sangría que no se detiene. Pese a los informes que afirman la suba del valor de los fármacos, esto no se traduce en un mayor volumen de efectivo en las cajas de las farmacias. Todo lo contrario. Cada vez el peso de lo que se dispensa por fuera de la seguridad social es menor, lo que complica mucho más la realidad. Es que las obras sociales, comenzando con el PAMI, mantienen una cadena de pago que perjudica y mucho a la viabilidad de la oficina de farmacia. Hay incertidumbre sobre cuándo se saldará la vieja deuda de la obra social nacional (cuando administraba la Industra de los medicamentos), que cambio de convenio pero dejó un saldo negativo del que nadie se hace cargo. Postales del devastado mercado nacional de medicamentos.

Los datos no dejan de alarmar: la compra de medicamentos en Argentina ha caído hasta un 14 por ciento mensual en la comparación interanual , Estos datos marcan el impacto de la crisis en el sector. Esto se suma a un dato mucho más alarmante: un informe del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) de la Universidad Nacional Arturo Jauretche analizó la situación de los medicamentos, y concluyó que “consultados sobre si dejaron de comprar medicamentos en el último tiempo porque no podían pagarlos, el 52 por ciento contestó afirmativamente, mientras que el 40 por ciento dijo que no”.

A las condiciones generales se le suman condicionantes propios del mercado de medicamentos. Uno de ellos es la gran cantidad de tratamientos que están dentro de la seguridad social, hoy con grandes problemas en su cadena de pagos, con PAMI a la cabeza. Con tres meses “colgados” del convenio que dejó de estar en vigencia en octubre, nadie se hace cargo de esos pagos, que afectan la norma dispensa del sector minorista. El alto porcentaje de tratamientos bajo receta que tiene el marcado argentino se contrasta con la realidad de otros países. En la Argentina, el 32 por ciento de los tratamientos que venden los mostradores son de venta libre, es decir, por fuera de la seguridad social. En cambio, en un país con un modelo sanitario como el nuestro como España, ese porcentaje cambia. En Barcelona, por ejemplo, el 60 por ciento de la facturación es parte de productos de venta libre. El mayor porcentaje se da en farmacias que facturan entre 1,5 y 3 millones de euros (60,4 por ciento), mientras que las farmacias que facturan menos de 800 mil euros tienen un porcentaje más equilibrado (50,15 por ciento para ventas libres).

La crisis del sector farmacias se nutre de cuestiones generales, como la suba de la cargas impositivas, alquiler, prepagas y colegios privados. En enero subirá el monotributo, que afecta a colegas contratados de manera irregular. La situación de la dispensa minorista se ve reflejada en otros sectores, como clínicas y sanatorios. En un comunicado conjunto, las entidades Adecra+Cedim, Confeclisa, Conaes y FEM advirtieron a la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), PAMI, Jefatura de Gabinete, Secretarías de Trabajo y de Salud, Sindicato de la Sanidad (FATSA) y Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA) que la situación actual es tal que no se puede “garantizar la continuidad de la atención médica, menos aún con el pago obligatorio del bono de fin de año”. Desde el grupo de entidades, el mayor pedido al sector público es de medidas de contención para el sector, algo que explican que vienen pidiendo desde principios de año. Estas sano en el país es cada vez más caro.

Para explicar la actual situación, los integrantes del gobierno usaron varias metáforas climáticas y meteorológicas. Pero no avisaron cuando “saldrá el sol. Los pronósticos son complejos. La propia industria farmacéutica cree que el año cerrará de forma negativa, y estirará sus malos números hasta fines del 2019. Según datos del INDEC, el acumulado de los nueve meses de 2018 en su conjunto da una caída del 4,9 por ciento de la facturación de la industria farmacéutica. Los datos, proporcionados por el estimador mensual industrial (EMI), hablan que respecto a la demanda interna, el 60,7 por ciento de las empresas del sector anticipó “una baja para el cuarto trimestre de 2018 respecto a igual período de 2017”.

Más allá del entusiasmo del presidente Mauricio Macri por el nuevo convenio PAMI, y los augurios de mejoras, las nubes siguen negras. Para estas épocas, el farmacéutico debe ingeniárselas para sobrevivir en medio de la indiferencia oficial. Una buena idea es centrarse en la atención del paciente. “Cuando hay crisis y el farmacéutico es propietario se lleva mejor con el paciente porque el especialista está integrado y es parte de la sociedad. Por eso hago un llamado a la gente para que valore y cuide este sistema, porque es parte del sistema de salud de un país”, dijo Carmen Peña, la española titular de la Federación Farmacéutica Internacional, en el reciente congreso de la entidad en Mendoza. Un consejo que puede servir como una tenue y vana esperanza.