Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 16/11/18
Entrevista

#Entrevista

“Hay falta de medicamentos en todo para patologías comunes”ADJUNTO

Entrevista

BUENOS AIRES, noviembre 16: El titular de Farmacéuticos sin Frontera Daniel Alvarado se refirió a la realidad del sector de medicamentos en el país, en especial de los faltantes. Además, rechazó la llegada de Farmacity a la Provincia.

#Tendencias
Peligrosa moda en España: entregar medicamentos en los casamientos
ADJUNTO
MADRID, agosto 22: Desde hace un tiempo, en las fiestas se entregan pack de fármacos para tratar la acidez de estómago, el dolor de cabeza e incluso para el alivio de náuseas y vómitos como la domperidona. Farmacéuticos rechazan la práctica
#FarmaciadelFuturo
Farmacias de San Juan utilizan dos robots para dispensar medicamentos de manera automática
ADJUNTO
SAN JUAN, agosto 19: Dos locales de esa provincia ya utilizan un dispositivo que entrega en segundos los tratamientos que previamente se dispensan en el mostrador. Este tipo de aparatos ya se usan en varios países, y comienzan a llegar a la Argentina.

Las denuncias sobre faltante de medicamentos fueron una constante en los últimos años, en especial en patologías de alta complejidad como el cáncer. Pero además, algunos programas que entregan tratamiento para patologías comunes están teniendo problemas. Así lo afirma Daniel Alvarado, presidente de la entidad Farmacéuticos sin Fronteras, que analizó el mercado farmacéutico local. En esta entrevista con el programa “Como sigue esto”, que se emite por FM 96.7 de La Plata, el profesional relató el trabajo que realiza la fundación y la crisis de salud que está atravesando el país entero. Además, rechazó el intento de desembarco de Farmacity en la provincia de Buenos Aires, y defendió la ley provincial: “ha sido un ejemplo para el mundo, con base sanitarista”.

-¿Qué es Farmacéuticos sin Fronteras? -Es una entidad que surgió hace varios años con la crisis del 2001 a cargo de farmacéuticos que ejercemos la profesión en distintos ámbitos: hospitalarios, industrias, farmacias comunitarias, la docencia. Tiene un espíritu solidario de tratar de llegar a aquellas comunidades vulnerables que tengan problemas serios con respecto al acceso al medicamento. Es necesario decir que nosotros estábamos trabajando en proyectos muy focalizados porque esto había mejorado mucho años atrás pero ahora estamos lamentablemente que estar en casi todo el país por la crisis y porque la accesibilidad de la gente al medicamento es realmente dramática.

-Hace un tiempo en los medios se hablaba muy críticamente de que no entraban drogas de afuera y de que faltaban medicamentos por esa razón hoy la falta de remedios tiene que ver con que la gente ya no tiene obras sociales porque quedó fuera del sistema de salud al quedar sin trabajo o de que simplemente no tienen plata para comprar los remedios. ¿Es así? -Sí, exactamente, suceden las dos cosas. Por un lado la gente puede llegar a tener alguna cobertura, en este país el 70 por ciento de la población, por los sistemas de salud y de seguridad social tanto pública como privada, tiene algún grado de cobertura. Ese 70 por ciento hoy no puede acceder por un tema directamente que no le alcanza lo que cobra y no puede la obra social cubrirle lo que necesita y por el lado del 30 por ciento restante, que es el que no tiene cobertura, y debería tener una atención por parte del Estado provincial y nacional es el que está realmente en un situación de urgencia y donde nosotros estamos viendo las grandes fallas. Esto, no mirándolo desde un punto de vista partidista sino desde el punto de vista sanitario. Hay medidas que no se entienden por ejemplo la caída del Plan Remediar. Este plan fue implementado en la época de Eduardo Duhalde y Ginés González García como ministro y perduró más allá de los cambios de presidente y de ministro de salud sin embargo desde hace un año llegó a su fin, esto es terrible. Hay falta de medicamentos en todo el país y no estamos hablando de medicamentos de alto costo sino medicamentos para patologías comunes, y crónicas como diabetes, colesterol, hipertensión…

-Más allá de estas enfermedades, en tu recorrida por todo el país debés encontrarte con enfermedades del siglo XIX asociadas a la pobreza… .Lamentablemente cuando uno habla de pobreza, los problemas de salud se solucionan con buenas políticas de inclusión que a veces ni siquiera tienen que ver con la inclusión médica. De pronto nos encontramos que hoy en el norte de nuestro país en este año nacieron 1300 chicos con chagas, una enfermedad directamente relacionada con la pobreza, no con la salud, ni la atención médica. Apareció nuevamente la sífilis, ha aumentado la tuberculosis y el control por la falta de medicación y por la falta de cuidado de la gente y la mala alimentación. Esto nos demuestra que estamos en una situación muy mala yo diría similar a los años del 2000 al 2002 donde se declaró la emergencia sanitaria.

-¿Quiénes son los más perjudicados por esta crisis? -Nosotros nos focalizamos en grupos vulnerables. Yo soy de William Morris así que puedo decirles que vulnerables hay en todo el país en este momento. Sin embargo tratamos de llegar a esos sectores donde la vulnerabilidad también está dada porque no hay otros servicios o farmacéuticos o médicos y donde no hay ningún tipo de atención. Ponemos el foco ahí y vemos que Argentina hoy debe tener un promedio de vida que es uno de los parámetros que se toma del desarrollo humano, de 77 o de 78 años y la gente donde trabajamos fallece a los 38 o 40 años o sea la situación de la Argentina en salud es de una inequidad terrible. No es lo mismo nacer en la ciudad de Buenos Aires o en Córdoba o en Mendoza, que nacer en el norte Formoseño, en el Chaco Salteño o en Santiago del Estero. Uno lamentablemente tiene que hablar de la desidia del gobernante y del poco compromiso que hay porque vemos algo realmente dramático.

-¿Cómo se puede colaborar con la entidad? -Nosotros recibimos donaciones. No nos manejamos con industria farmacéutica o con droguerías sino con el aporte de nuestros colegas. Este aporte lo hacen a través de proyectos que se diseñan y una vez diseñados tratamos de cumplirlos por un tiempo determinado. En el caso de los crónicos por un año y en ese año también tratamos de gestionar para que el Estado, que es el responsable, continúe. Es decir que no manejamos fondo por tenerlos sino contra un proyecto concreto haciendo nuestro trabajo de fármaco vigilancia y de control fármaco terapéutico.

-¿Cómo farmacéutico cuál es tu opinión sobre el avance de Farmacity en la Provincia? -A mí me tocó ser Presidente de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires cuando se sancionó esta ley donde trabajamos conjuntamente con senadores y diputados. Fue un gran logro, una ley que ha sido un ejemplo para el mundo, con base sanitarista donde regula la cantidad de habitantes, la cantidad de metros y donde en la farmacia tiene que estar involucrado el farmacéutico no solo en la dirección técnica sino también en la propiedad. Quintana está tratando de violar esta ley como otros que también están tratando de ingresar, pero en el caso puntual de Quintana, que hace poco dejó el gobierno, es uno de los accionistas de Farmacity y ha querido esto desde siempre. Tuvo tres instancias en las que no lo puedo lograr, en la justicia ordinaria, en la Cámara y luego en la Corte Suprema de la Provincia. Y ahora lo pidió frente a la Corte Suprema de la Nación donde el hoy presidente, nombrado recientemente, que se ha excusado fue en su momento el abogado patrocinante de Farmacity en el juicio contra el gobierno provincial. Dentro de 14 días se sabrá que decidirá la Corte Suprema.

¿La ley de la que vos hablabas en qué año se aprobó? A fines del 2003. Además yo creo que si la gente vota legisladores y los legisladores levantan la mano y modifican la ley eso es lo que correspondería. Porque la provincia no delegó nunca ni la educación, ni la salud, ni la seguridad a la nación, todo esto es potestad de la provincia, de hecho por eso el Juicio Farmactiy se lo hace a la provincia. Con lo cual lo que debería hacer el partido gobernante es conseguir las manos necesarias para modificarlo en una legislatura y a partir de ahí la gente debería saber cuándo vota qué tipo de cosas es la que está votando.