Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 14/11/18
SaludenCrisis

#SaludenCrisis

La obra social mendocina retiene pago a clínicas y hay polémica

ADJUNTO
SaludenCrisis

MENDOZA, noviembre 14: La Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) paga desde septiembre el 70 por ciento de las prestaciones, bajo la escusa de evitar el corte de la cadena de pagos. Afirman que el acumulado será girado a fin de año. Pero los sanatorios dicen que por esta medida están al borde del colapso por esa decisión.

#NuevosTratamientos
Nuevas recomendaciones para el uso de un medicamento contra el linfoma de Hodgkin
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 12: Las autoridades sanitarias argentina ampliaron la aplicación del tratamiento brentuximab vedotin para otros momentos de la enfermedad. El fármaco ya se usa en el país para diversas variedades e instancias del mal.
#Opinión
Epilepsia: realizado el diagnóstico es importante cómo comunicarlo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 10: En el marco de la semana de la enfermedad, el édico neurológo Damián Consalvo, presidente de la habla de la importancia del diagnóstico para comenzar un tratamientos efectivo.

La crisis de financiamiento de las obras sociales provinciales es una de las preocupaciones de la seguridad social, que se ve empeorada por la devaluación y el aumento de los insumos.

Algunas situaciones están haciendo llegar al borde del colapso la cadena de pago, como denuncia un informe presentado ayer por MIRADA PROFESIONAL. En Mendoza, la obra social provincial decidió dejar de pagar la totalidad de las facturas a las clínicas y sanatorios, para evitar que se corte la cadena de pago. la decisión se tomó en septiembre, y se mantendrá hasta fin de año. La misma fue rechazada por las prestadoras privadas, que afirman que esto deja con problemas de atención, al punto que se podría cortar el servicio. Pero la entidad mendocina dijo que devolverá lo retenido a fin de año, una decisión que no calmó la preocupación.

La decisión de la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) generó polémica entre clínicas y prestadores privados de Mendoza. Desde septiembre, la entidad retiene un 30 por ciento de lo que debería pagar para genera un “ahorro” que le permita llegar a fin de año sin cortar la cadena de pagos. “Esos prestadores reciben el 70 por ciento de la facturación. En diciembre cobrarían el acumulado de esos tres meses de retención y el pago que correspondería al último mes del año sí se prorroga para que se pague con el Presupuesto 2019. La maniobra tiene, aseguran desde la propia obra social, un efecto precautorio para no cortar la cadena de pagos. Esa estrategia financiera no afecta la prestación de servicios para los afiliados”, informó el portal MDZ.

OSEP tiene unos 400 mil afiliados y es el principal prestador de la provincia. El quiebre más grande se dio con la devaluación, que hizo subir los precios de los medicamentos “de manera brutal”. La crisis de los prestadores privados genera una fuerte repercusión en la salud pública, pues todo forma parte de un mismo sistema. Si las clínicas privadas se caen, los hospitales que dependen del Estado y los centros de salud deben responder. Desde el Estado explican que de a poco, por ejemplo, las clínicas comenzaron a dejar prestaciones más complejas y costosas, como pediatría y terapia intensiva. Y esa demanda se trasladó al Estado.

Desde la obra social estatal explicaron a MDZ que la situación se veía venir tras la devaluación y que por eso elaboraron una estrategia preventiva. “Nos reunimos con todos los efectores de segundo nivel y les explicamos la situación. Fue una decisión dialogada para mantener la cadena de pagos y llegar bien a fin de año. Entendemos la situación porque todos pasamos por lo mismo”, explicó Sergio Vergara, presidente de la OSEP. Las clínicas le facturan alrededor de 70 millones de pesos mensuales a la obra social, aproximadamente. Desde septiembre les pagan cerca de 50 millones de pesos y los 20 millones que les adeudan se los liquidarán en diciembre. Lo que les correspondería pagar ese mes, lo cobrarían con el nuevo presupuesto, en enero. Desde el Ministerio de Salud siguen de cerca la situación porque entienden el riesgo del efecto cascada. Pero también temen por las consecuencias que también tiene para el sistema público. El Estado tiene un poder para amortiguar un poco más el impacto de la suba de precios por la escala.