Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 1/11/18
Tendencias

#Tendencias

Brasil se vuelve el primer consumidor del mundo de fármacos para bajar de pesoADJUNTO

Tendencias

BRASILIA, noviembre 1º: Ante la suba de la tasa de obesidad, los brasileros se vuelcan a los tratamientos con pastillas para intentar revertir la situación.

#FarmaciaenCrisis
El desplome en las farmacias no tiene freno: caen OTC y anticonceptivos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: Un relevamiento alertó que hay caídas de hasta el 16 por ciento en algunas categorías, como los analgésicos u antifebriles. Además, cayeron otros de venta bajo receta, como los anticonceptivos. En promedio, en unidades de dosis, la caída de la dispensa es del 8,4 por ciento interanual. En cuanto a los recios, los datos hablan de una suba por encima de la inflación dese 2016 a 2018.
#Vacunación
Alertan que este año es bajo el porcentaje de aplicación de la vacuna antigripal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: Desde la secretaría de Salud admiten que por el momento la inmunización está lejos de lo ideal, y que los integrantes de los grupos de riesgo deben aplicarse la dosis correspondiente. Aseguran que hay disponibilidad de la vacuna en todo el país.

En Brasil, la tasa de obesidad aumentó durante la última década. Al punto, que los principales laboratorios del mundo apuntan a su población para venderle medicamentos para perder de peso. Al punto, que hoy es el mercado más grane del planeta. Como muestra de eso, es el segundo mercado para Saxenda, el medicamento líder en la industria de Novo Nordisk, que acaba de llegar a la Argentina para combatir la obesidad. Ya sea que tengan los recursos o no, un número cada vez mayor de pacientes frustrados están pagando más de 150 dólares al mes de sus propios bolsillos por los medicamentos. "Tenemos una gran cantidad de gente que viene aquí pidiendo Saxenda", dijo Bruna Kury, una doctora de Río de Janeiro. Algunos incluso han comenzado a usar el tratamiento antes de visitar su consultorio ubicado en el suburbio costero de Barra da Tijuca, comprando el medicamento sin receta médica, señaló.

Una epidemia mundial de obesidad está abriendo nuevas vías de crecimiento para la industria farmacéutica en países en desarrollo como Brasil y otros mercados más allá de Estados Unidos, donde casi cuatro de cada diez adultos entran en esa categoría. Más de 700 millones de personas son consideradas obesas en todo el mundo, lo que aumenta el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer, y eleva los costos de la atención médica. Después de los lanzamientos en México y Chile, Novo planea llevar el medicamento inyectable a otros dos países latinoamericanos, que se sumarán a su lista de más de tres docenas de mercados a nivel mundial. La compañía también citó ventas mejores de lo esperado en lugares que van desde Medio Oriente hasta Corea del Sur.

En Brasil, como en todas partes –con la excepción de los programas limitados en Dinamarca y los Emiratos Árabes Unidos– los costos de los medicamentos para la obesidad no están cubiertos por el sistema de salud estatal. "Estamos sorprendidos por el uso y la voluntad de pagar de su bolsillo", dijo en una entrevista Lars Fruergaard Jorgensen, máximo ejecutivo de Novo. "Vemos un crecimiento más fuerte fuera de Estados Unidos. que en Estados Unidos."

Las encuestas realizadas antes de las elecciones presidenciales de Brasil mostraron que la salud –la segunda mayor asignación en el presupuesto del gobierno– es una de las principales preocupaciones de los votantes, según los medios de comunicación locales. La administración del presidente recientemente electo Jair Bolsonaro planea una auditoría inmediata del gasto en salud. Tatiana Chaves, que vive en el acaudalado barrio de Ipanema, en Río de Janeiro, dijo que redujo su peso desde un nivel que amenazaba su vida de más de 400 libras a 230 libras (cerca de 181 a 104 kilogramos) a través de la cirugía bariátrica, ejercicio, dieta y, por último, medicamentos, que pudo comprar con el apoyo de su padre.

La tasa de obesidad en Brasil ha aumentado a más del 22 por ciento, una tendencia que atribuyen a los alimentos poco saludables, a la falta de actividad física y a que las personas que permanecen en casa para evitar la violencia en algunas áreas. Los genes también juegan un papel. Brasil sólo va por detrás de Estados Unidos, con cerca de una quinta parte de las recetas de medicamentos para la obesidad a nivel mundial, según Novo, que citó datos de la firma de investigación IQVIA.