Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/10/18
Medicamentos

#Medicamentos

Sólo un cuarto de las compras públicas de medicamentos contra el Sida se hacen por licitación

ADJUNTO
Medicamentos

BUENOS AIRES, octubre 11: Un informe determinó que de los 2 mil millones de pesos usados por el Ministerio de Salud nacional en 2016 y 2017 para adquirir antirretrovirales y otros tratamientos, sólo 489 millones se usaron a través de una licitación. El peligro de las compras directas.

#Opinión
Diabetes: la epidemia que afectará a 642 millones de personas en 2040
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 15: La médica especialista en nutrición Virginia Busnelli alerta que la epidemia de obesidad y sedentarismo crece en la Argentina, y tiene una incidencia en la diabetes tipo 2.
#Vacunación
Alerta sarampión: siguen apareciendo casos y hay temor por la baja en la vacunación
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 12: El último reporte oficial habla de 48 casos, una cifra que podría aumentar en la temporada de vacaciones. La baja en los porcentajes de inmunización preocupa a los especialistas.

Por una ley nacional, los pacientes con Sida en la Argentina deben recibir sus medicamentos de manera gratuita. Para quienes están fuera de la seguridad social, el Estado debe entregar los tratamientos. En medio de la polémica por el achicamiento de los fondos para esta tarea para el año que viene, un informe periodístico analizó las compras por parte del entonces Ministerio de Salud nacional para surtir de medicamentos a la dirección encargada de la entrega. Según el trabajo, sólo un 25 por ciento de los fármacos comprados en 2016 y 2017 fueron a través de licitaciones públicas. El resto, se compró de forma directa. Según el análisis, las patentes y las situaciones de urgencia explican este fenómeno, que puede generar situaciones complejas, donde el lobby farmacéutico puede terminar manejando los costos y la forma de intercambiar los productos.

El trabajo realizado por Chequeado, ACIJ y La Nación Data fue publicado por la versión impresa del matutino porteño. Según los datos recuperados, de los 2 mil millones de pesos utilizados para la compra de medicamentos contra el Sida en los últimos dos años –sin contar 2018 –“sólo 489 millones de pesos, un 25 por ciento, se invirtieron bajo el mecanismo de licitación pública”. “Esa baja proporción se explica, en parte, por las contrataciones de exclusividad (por ejemplo, en el caso de drogas con patentes), pero también porque se recurrió a modalidades de urgencia y emergencia, debido a la falta de planificación”, aseguró el trabajo. Las contrataciones directas por exclusividad tienen un rol protagónico en el sistema. “El relevamiento arrojó que más de la mitad de los montos invertidos -unos1.100 millones de pesos - estuvieron relacionados con este tipo de compras. Esta modalidad es frecuente cuando hay un único proveedor registrado y cuando por razones específicas no se puede contratar sino a un determinado proveedor”, agregó el informe.

Este es el caso, por ejemplo, de las drogas contra el VIH con patente. Según la Fundación Efecto Positivo, alrededor de 10 drogas esenciales para tratar el virus tenían patente vigente a 2017. En estas situaciones no se pueden realizar licitaciones públicas, ya que un solo proveedor está en condiciones de ofrecer el producto. El análisis realizado también detectó contrataciones directas de urgencia y emergencia. Si bien en monto representa casi un 15 por ciento (alrededor de 280 millones de pesos) el gobierno recurrió a ellas en 9 de 25 procedimientos, es decir, en el 36 por ciento de los casos. En total se realizaron seis contrataciones de urgencia "por necesidades apremiantes" y en 2016 tres contrataciones de emergencia, una modalidad prevista por la normativa para situaciones de accidentes, fenómenos meteorológicos o casos que necesiten una respuesta inmediata.

Las licitaciones públicas deberían ser la regla general del Estado para adquirir bienes y servicios, según el Régimen de Contrataciones de la Administración Nacional. Ornela Mazza Gigena, especialista en compras públicas, afirma que es el mejor mecanismo porque "permite que se pueda elegir entre varias alternativas, generando competencia y evitando sobreprecios". Sin embargo, los documentos oficiales muestran que el Gobierno cerró un solo proceso bajo esta modalidad en los años analizados. La comprase extendió durante 13 meses: el llamado fue autorizado en noviembre de 2015 (durante el gobierno anterior) y la adjudicación se hizo en diciembre de 2016. Al ser consultado, el ex Ministerio de Salud respondió: "No es una licitación hecha por esta gestión". En tanto, Natalia Volosin, doctora en Derecho y especialista en la materia, remarcó que la mayoría de las contrataciones directas de urgencia y emergencia en la Argentina tienen que ver con la falta de planificación de las dependencias gubernamentales y agregó: "Los organismos cuentan con herramientas técnicas, como los planes anuales de contrataciones para hacer llamados a licitación pública. En el caso de los antirretrovirales, además, hay información técnica que debería permitir planificar adecuadamente las contrataciones".