Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 8/10/18
SeguridadSocial

#SeguridadSocial

IOMA recibió este año cerca de 1.200 reclamos relacionados con fármacos y prestaciones médicasADJUNTO

SeguridadSocial

LA PLATA, octubre 8: La obra social encabeza los reclamos del sector sanitario en la provincia de Buenos Aires. La mayoría de los casos es por falta de entrega de medicamentos o por deficiencias en la atención. Sólo 2 de cada 10 perjudicados recurre a la justicia.

#Opinión
Vacunación obligatoria: la ley alemana de vacunas y su homóloga argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 10: Los abogados Luis Carranza Torres y Carlos Krauth comparan en esta columna de opinión la ley de vacunas de ambos países, y su importancia en momentos que el movimiento de “anti vacunas” tiene un fuerte auge en Europa y el resto del planeta.
#Vacunación
Alertan que este año es bajo el porcentaje de aplicación de la vacuna antigripal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: Desde la secretaría de Salud admiten que por el momento la inmunización está lejos de lo ideal, y que los integrantes de los grupos de riesgo deben aplicarse la dosis correspondiente. Aseguran que hay disponibilidad de la vacuna en todo el país.

La obra social IOMA encabeza los reclamos de los afiliados, según datos de la provincia de Buenos Aires. Medicamentos como el Pembrolizumab, un tratamiento inmunoterápico que se prescribe para distintos tipos de cáncer, no es entregado por la entidad, y los pacientes deben afrontar una larga pelea judicial para que finalmente se los cubra. En medio de la discusión parlamentaria por la nueva agencia reguladora de tecnología médica, cuya misión será justamente regular los tratamientos y fármacos que cubre la seguridad social, existen unos 1.200 casos reclamos a la obra social bonaerense, de los cuales el 96 por ciento son por inconvenientes en la prestación de salud. Hace poco menos de un mes una niña de 7 años luchaba por no perder su capacidad auditiva debido a que la institución manifestó que la misma “no se encuentra encuadrada dentro de los candidatos de implantados de implante coclear”. La quejas se multiplican, en un contexto de crisis económica que no hace alentador el futuro.

En 8 meses IOMA recibió 1185 reclamos por inconvenientes con la prestación de salud. Es que en toda la provincia, los casos de afiliados que quedan desamparados de su atención y cobertura en casos realmente graves de salud no cesan. Así lo informó el portal Infocielo, que recordó casos como el del ex jugador del Club Gimnasia y Esgrima La Plata, Maximiliano Kondratiuk que hace ocho años convive con el síndrome de Wilson. “La obra social IOMA es una vergüenza”, señaló su esposa Lorena Ramella. Para conseguir el traslado adecuado para Maximiliano y su silla con motor, desde su domicilio hasta el instituto FLENI, se tuvo que presentar una carta documento a la obra social provincial. Luego, el problema fue que no autorizaron lo necesario como, por ejemplo, una cuidadora, “la verdad que IOMA me tiene bastante cansada y vamos a mandar un recurso de amparo”, sentenció Ramella y concluyó: “Me cansé de la burocracia de este país con los que menos tienen, este gobierno es un desastre: hay mucha inoperancia y abandono, no está a la altura”.

En cuanto a los medicamentos, uno de los casos recopilado por el portal informativo es la entrega de Pembrolizumab, un tratamiento inmunoterápico contra el cáncer. Su uso se autorizó en el país en octubre de 2016. Se lo considera superior a la quimioterapia, ya que aumenta la sobrevida y reduce los efectos secundarios. El problema es que para IOMA es demasiado caro. Por eso rechaza las recetas médicas y ofrece una variedad de drogas que no tienen los beneficios de ésta, con lo cual el afiliado tiene dos opciones: o se resigna a padecer efectos secundarios y a perder expectativa de vida, o recurre a la vía judicial para obtener respuestas. Según las estadísticas dos de cada diez afiliados recurren a la Justicia en busca de amparos. Y no hay terceras opciones: las drogas como el Pembrolizumab, además de ser sumamente onerosas –cuesta más de 130 mil pesos y debe administrarse cada 21 días-, no se compran en una farmacia, sino que se gestionan ante laboratorios mediante las obras sociales o seguros médicos.