Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 27/8/18
ProducciónPública

#ProducciónPública

Presentan en el Congreso una ley para que el Estado produzca una versión pública de misoprostolADJUNTO

ProducciónPública

BUENOS AIRES, agosto 27: El diputado nacional Daniel Filmus quiere que los integrantes de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) produzcan el medicamento para realizar abortos, y sean distribuidos por el Ministerio de Salud en todo el país.

#MaldeChagas
El país destina 30 millones de dólares a un proyecto para combatir el Chagas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: Se trata de un préstamo del Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA), para ejecutar un plan que busca bajar la mortalidad de este mal, que afecta más de un millón de argentinos, y que potencialmente pone en riesgo a otros siete.
#AccesoalosMedicamentos
Reclaman medidas estatales para garantizar a la población el acceso a los medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: Especialistas y farmacéuticos de todo el país admiten que la baja en las ventas hace que muchos pacientes no puedan continuar con sus tratamientos. Por eso, piden que se tomen medidas desde el gobierno, ya que “el medicamento es un bien social”.

A fin de año, el laboratorio estatal de Santa Fe tendrá su primera versión del misoprostol, el tratamiento utilizado en el mundo para realizar abortos seguros. La idea, surgida en medio del debate por la ley de despenalización de esta práctica, ya fue imitada por Río Negro, que quiere que su planta local también haga su propia versión. Ahora, un diputado quiere que sea el Estado nacional el que centralice los esfuerzos para producir este tratamiento, y así garantizar su acceso a todas las mujeres, que ahora tienen que hacerse de los fármacos en el mercado privado. La iniciativa va más allá de lo que se propuso hasta ahora, y busca que la combinación del medicamento sea con mifepristona, droga prohibida en el país pero que aumenta la efectividad y seguridad del misoprostol. La agencia nacional que centraliza los esfuerzos en producción pública estaría a cargo de la propuesta.

El proyecto presentado por el diputado nacional Daniel Filmus para que el país tenga producción pública del medicamento para la interrupción del embarazo no punible, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para esta práctica. A diferencia de lo que sucede con el LIF de Santa Fe y la planta de Río Negro, el proyecto del ex ministro de educación nacional quiere que la producción se centre en las drogas misoprostol y mifepristona, que hasta ahora están prohibidos en el país. “El propósito de este proyecto de ley es garantizar el derecho de las mujeres al acceso equitativo a los medicamentos recomendados por la OMS para una segura interrupción del embarazo en los casos no punibles, con una disminución considerable de los riesgos, así como de los costos del sistema de salud en general”, consideró Fimus.

La iniciativa pone a la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) como eje central de esta medida. “Esta ley garantiza la soberanía en materia de salud, ya que prevé que los laboratorios nucleados en la ANLAP produzcan misoprostol y mifepristona, que el Ministerio de Salud de la Nación los incluya en el Plan Médico Obligatorio y en el vademécum de los programas de medicamentos de cobertura gratuita, en sintonía con las medidas adoptadas por las provincias de Santa Fe y Río Negro, donde se prevé la pronta fabricación pública”. La OMS estima que la utilización de medicamentos esenciales es considerablemente menos costosa que el tratamiento quirúrgico tradicional, porque en su mayoría las interrupciones se realizan de manera ambulatoria y sin generar complicaciones de salud. Según la información oficial proporcionada, mientras que en la actualidad el costo de una interrupción del embarazo es de 11.500 pesos, a través del método seguro costaría 1.914.

El proyecto prevé que los laboratorios que integran la ANLAP realicen convenios con instituciones universitarias, científicas, organismos públicos y/o laboratorios privados que posean patentes de los medicamentos recomendados por la Organización Mundial de la Salud y estén habilitados a tales fines. Además, incluye la obligación de adecuar la partida presupuestaria de la ANLAP para proporcionar a los laboratorios públicos apoyo financiero para la producción de dichos medicamentos. El misoprostol es una droga aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Actualmente, dos laboratorios producen y comercializan el medicamento con fines diferentes. ANMAT, tras una larga demanda de los organismos de Derechos Humanos y del colectivo de mujeres, ha autorizado el uso ginecológico del misoprostol y la producción del producto Misop 200, en forma farmacéutica de comprimidos vaginales, en una concentración de 200 mcg, con la condición de venta bajo receta archivada para uso institucional y hospitalario exclusivo. La otra versión en comprimidos vaginales para inducciones de parto posee una concentración de 25 mcg y también sólo es permitida por la ANMAT bajo el plan de gestión de riesgos, con uso exclusivo en instituciones hospitalarias con servicio de obstetricia, entre otros requisitos.

En farmacias sólo está disponible como un subcomponente del Oxaprost, nombre comercial que contiene dos principios activos: diclofenac + misoprostol, se vende bajo la forma de comprimidos para ser administrados por vía oral para afecciones gástricas. El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) denunció en un comunicado: “Esa empresa subió un 300 por ciento el precio de la caja de dieciséis pastillas de misoprostol entre 2014 y 2016 y modificó la presentación para eludir los controles de precios y obligar a los usuarios a comprar más pastillas de las que necesitan, a un mayor precio”.