Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 9/8/18
Vacunación

#Vacunación

Pese al brote de enfermedades, Italia no hace obligatorias las vacunas

ADJUNTO
Vacunación

BUENOS AIRES: agosto 9: El gobierno aprobó una reforma que no obliga a los padres a demostrar que cumplieron con la vacunación al ingresar a la escuela. Un grupo que forma la alianza de gobierno tiene una larga tradición “anti vacunas”.

#SaludenCrisis
Nuevo reclamos de las provincias por faltante de vacunas y medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 20: Los ministerios de Salud de 15 provincias firmaron un duro documento donde le pidieron a Nación certezas respecto del suministro de estos y otros insumos, ante la problemática que existe en los últimos tiempos. “La salud es un Derecho Humano básico”, dice el texto. Afirman que existe “abandono” de programas nacionales y piden que se confirmen los recursos con los que se contará el año que viene.
#Opinión
Día Mundial de la Seguridad del Paciente: el valor de la farmacovigilancia
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 17: En el marco de la jornada que se conmemora hoy en todo el planeta, la farmacéutica Boehringer Ingelheim hace hincapié en esta columna de opinión sobre la seguridad en materia de medicamentos.

Italia aprobó el mes pasado una reforma en su estrategia sanitaria, que hace que los padres no deban notificar la vacunación de sus hijos. A pesar del aumento de sarampión, sectores vinculados a grupos “anti vacunas” lograron imponer su criterio, que va en contra de lo recomendado por los especialistas. En estos días, se impuso el retraso por un año de la obligatoriedad de la vacunación de los niños para inscribirse en las guarderías los jardines argentinos. A partir de esto, los padres italianos ya no tendrán que presentar un comprobante médico en las escuelas administradas por el Estado para demostrar que sus hijos ya han recibido sus vacunas. El nuevo dictamen, anunciado en una rueda de prensa por Giulia Grillo, ministra de Salud italiana y miembro prominente del Movimiento Cinco Estrellas, solo requiere que los padres aseguren que sus hijos han sido inmunizados para que puedan inscribirse a la escuela en septiembre.

La obligación había sido introducida por el anterior gobierno en julio del 2017 y no lo hizo por capricho, sino por una exigencia muy concreta: en los seis primeros meses de ese año los casos de sarampión fueron 2.700. El aumento de la epidemia ha sido llamativo. En total, el año pasado hubo 5 mil casos de sarampión, frente a los 870 de 2016. Pero en los dos partidos que gobiernan, la Liga y Movimiento 5 Estrellas, hay una fuerte corriente contra la vacunación obligatoria. Esta posición extremista es la que se ha impuesto en el gobierno que elaboró una ley, aprobada por el Senado, para retrasar un año la obligación del certificado de vacunación para acceder a la escuela infantil.

La oposición y colegios médicos han calificado la decisión del gobierno como una medida muy grave e irresponsable, porque pone en riesgo la salud de los italianos. La anterior ministra de Sanidad, Beatriz Lorenzin, considera que existe el peligro de “nuevas epidemias para varias enfermedades; la epidemia de sarampión no ha terminado y siguen los ingresos en los hospitales”. “Debilitar una ley que funciona, que los italianos respetan y que les está haciendo un bien a los niños y al sistema de salud es una estrategia autodestructiva”, comentó Roberto Burioni, virólogo de la Universidad San Raffaele en Milán. El prestigioso profesional fue amenazado varias veces por sus opiniones a favor de la vacunación. “Me han comparado con Hitler, con Goebbels, y seguidor de Satanás”, dijo.

Es larga la tradición extremista de Liga y Movimiento 5 Estrellas contra las vacunas. El líder de la Liga, Matteo Salvini, ministro del Interior, afirma que establecer diez vacunas obligatorias es “inútil y a veces peligroso”. Giulia Grillo, ministra de Sanidad, del Movimiento Cinco Estrellas, apoya la vacunación, pero considera que las reglas actuales son demasiado” restrictivas”. Ante esto, en algunas regiones se plantean hacer una ley propia para hacer obligatoria la vacunación. El presidente de Campania, Vincenzo de Luca, ha calificado al gobierno de “irresponsable”: “la posición del gobierno es grave, porque al continuar con una posición ideológica y propagandística, dentro de poco se puede llegar incluso a que aparezca la poliomielitis”.