Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 30/7/18
Opinión

#Opinión

Opinión: los riesgos de tomar muchos medicamentos en adultos mayoresADJUNTO

Opinión

BUENOS AIRES, julio 30: Norberto Abdala, doctor en medicina y psiquiatra, escribe esta columna de opinión en el diario Clarín, donde asegura que en personas mayores de 65 años tomar muchos fármacos “puede provocar efectos secundarios nocivos”.

#ResistenciaBacteriana
Debate actual: no podemos desestimar nuestra crisis de antibióticos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 11: Michelle A. Williams, decana de la Escuela de Salud Pública THard de Harvard, escribe esta brillante columna de opinión en The Washington Post donde alerta sobre la resistencia microbiana, y remarca que “nos enfrentamos a la selección natural, la propia evolución darwiniana”, por lo cual pide más controles y medidas oficiales.
#Psicofármacos
Optimizan en Catamarca el nuevo sistema de dispensa de psicofármacos
ADJUNTO
SAN FERNANDO, julio 10: El modelo que puso en marcha el gobierno provincial busca aumentar los controles para la dispensa de estos tratamientos, que en muchos casos se consumen de manera abusiva. La triple receta busca evitar el acceso irregular de los medicamentos, y monitorea todo el proceso de dispensa, desde que el médico receta hasta que el paciente lo retira de la farmacia.

Es muy frecuente que las personas de 60 o más años reciban al mismo tiempo varios medicamentos para tratar distintas patologías. Ante esta realidad, se debe saber que, aunque necesario, el tratamiento farmacológico en las personas mayores puede generar inconvenientes, por los cambios fisiológicos que presenta el organismo, o por los cambios en la manera que actúan los medicamentos según avanza la edad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) denomina polifarmacia al uso de tres o más medicamentos de manera simultánea, la cual puede ser racional si está plenamente justificada o inadecuada si es consecuencia de que en la actualidad es frecuente que los médicos de cada especialidad receten un medicamento sin considerar las posibles interacciones con otros que recetaron otros profesionales.

La Medicina ha logrado avances notables, pero al mismo tiempo se ha focalizado tanto en su materia específica que muchas veces pierde de vista al paciente como una totalidad.

La ingesta simultánea de varios medicamentos puede ocasionar lo que se llama “efecto cascada”. En este caso, un fármaco produce un efecto secundario que no se reconoce como tal sino que se considera fruto de una nueva patología para la cual se indica otro medicamento que, a su vez, produce otro efecto secundario que tampoco se reconoce como tal y se indica otro medicamento, que puede justificar nuevamente agregar otro y así sucesivamente.

Un ejemplo hipotético sería el de un individuo que tiene artritis de rodilla y se le indica un medicamento como el Ibuprofeno para su dolor. Este puede inducir gastritis por aumento de la acidez gástrica o alza de la presión arterial. Otro médico tratante le indica entonces que tome un inhibidor de la bomba de protones (omeprazol o similar) y un diurético (por caso, una tiazida). Este último remedio aumenta el ácido úrico generándole un ataque de gota que requiere a su vez de otro medicamento (allopurinol).

Es decir, que la medicación para la artritis de rodilla original termina generando la necesidad de remedios para la gastritis, la hipertensión y la gota.

El efecto cascada es común en los adultos mayores de 65 años y se hace más frecuente todavía a medida que pasan los años.

Entre los medicamentos que con mayor frecuencia lo inducen vale señalar a los usados para la demencia, el deterioro cognitivo, la ansiedad, las depresiones, epilepsia, estabilización del estado de ánimo, analgesia, anti-inflamatorios, antibióticos y antieméticos.

Con frecuencia, las personas mayores toman medicinas innecesariamente y según señalan algunas estadísticas se sobreutilizan fármacos en más del 95% de los pacientes que están en geriátricos y en el 60 por ciento de los que viven en sus domicilios, aunque no todos los medicamentos prescritos tengan una indicación clara ni tampoco una eficacia demostrada.

A esto se suma la frecuente automedicación con medicamentos de venta libre, que se suelen suponer inofensivos. En tal sentido, la promoción de remedios directamente a los consumidores –en programas masivos radiales o de televisión– puede ser un factor que induzca a la sobreutilización de remedios.