Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 27/7/18
SaludPública

#SaludPública

Para reducir el consumo de azúcar, publican el primer consenso sobre edulcorantes

ADJUNTO
SaludPública

BUENOS AIRES, julio 27: Expertos de todo el mundo acaba de crear el Consenso Iberoamericano sobre edulcorantes bajos en o sin calorías, el primero de su tipo.

#ResistenciaBacteriana
Alertan que en el país crece la presencia de las bacterias resistentes a los antibióticos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 15: La actriz Araceli González estuvo internada 10 días por un cuadro producido por una bacteria de este tipo. La Argentina tiene varios programas para el uso racional de este medicamento, pero el problema es mundial.
#CompradeMedicamentos
Gobierno anuncia ahorro de $600 millones por compra conjunta de medicamentos para la hemofilia
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 13: La Superintendencia de Servicios de Salud coordinó la adquisición de tratamientos para este mal, que fueron distribuidos para uso de pacientes del PAMI, IOMA y obras sociales. También se utilizaron en el sistema público.

La revista científica Nutrients publicó el primer Consenso Iberoamericano sobre edulcorantes bajos en o sin calorías, elaborado por más de 60 expertos internacionales, que permite aunar en un documento el papel que desempeñan los edulcorantes en la alimentación, su seguridad, las medidas regulatorias y los aspectos nutricionales de su uso en alimentos y bebidas como sustitutos del azúcar y otros edulcorantes calóricos. El objetivo del documento, como señala Lluís Serra-Majem, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, Director del Instituto de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) es “proporcionar información útil y basada en la evidencia científica para contribuir a la reducción del consumo de azúcares añadidos a partir de alimentos y bebidas, en línea con las recomendaciones propuestas por las autoridades internacionales de salud pública”.

Entre las conclusiones de este Consenso, los expertos destacan “la seguridad de los edulcorantes bajos en o sin calorías, que fue minuciosamente revisada y aprobada, y que conlleva la autorización de los mismos por organismos reguladores de salud de todo el mundo, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés)” explica la Dra. Susana Socolovsky, doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Buenos Aires y Presidenta de la Asociación Argentina de Tecnólogos de la Alimentación. Los edulcorantes bajos en o sin calorías son aditivos alimentarios que se utilizan de forma segura desde hace más de un siglo por consumidores de todo el mundo para mantener el sabor dulce de los alimentos, pero sin añadir la energía de los azúcares. “Recientes revisiones sistemáticas y metaanálisis evalualuaron y confirmaron los beneficios de este tipo de edulcorantes en pacientes con diabetes por su contribución a la mejora del control glucémico, cuando se utilizan para sustituir azúcares” explica Hugo Laviada, coordinador del grupo en investigación en Nutrición y Metabolismo de la Universidad Marista de Mérida, Yucatán.

Este primer Consenso Iberomericano recoge las conclusiones de una reunión de expertos, en Lisboa en julio de 2017, organizada por la Fundación Española de Investigación Nutricional, en colaboración con la Universidad Lusófona de Lisboa y apoyada por 43 sociedades y fundaciones de alimentación, nutrición y dietética, sociedades médicas, universidades y centros de investigación europeos e iberoamericanos. En este encuentro, un total de 67 expertos internacionales de distintas disciplinas como nutrición y dietética, endocrinología, salud pública, actividad física y del deporte, pediatría, enfermería, toxicología y legislación alimentaria analizaron el papel de los edulcorantes bajos en o sin calorías en la alimentación. Según el Prof. Serra-Majem “este documento de Consenso responde al esfuerzo de la Fundación Investigación Nutricional por revisar y diseminar la evidencia científica actual acerca de la seguridad y beneficios de los edulcorantes bajos en o sin calorías utilizados como sustitutos del azúcar y de otros edulcorantes calóricos”.

La seguridad de los edulcorantes es un aspecto que fue evaluado de forma periódica por numerosos Comités científicos y organismos reguladores internacionales, como el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (Joint FAO/WHO Expert Committee on Food Additives, JECFA) y la Comisión del CODEX Alimentarius (CAC) que han dado informes favorables para su uso. “Gracias al riguroso marco normativo y de requerimientos toxicológicos existente a nivel mundial, se puede confirmar que los edulcorantes bajos en o sin calorías son aditivos seguros en la alimentación de la población general” señala el Prof. Arturo Anadón, Catedrático del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid en España. El JEFCA es también el organismo encargado de definir la Ingesta Diaria Admisible (IDA) de los aditivos alimentarios y, por tanto, de los edulcorantes bajos en o sin calorías. La IDA es la cantidad de un aditivo alimentario que puede consumirse diariamente en la alimentación, en función del peso corporal, sin provocar ningún tipo de riesgo, incluso consumido durante toda la vida.

Los edulcorantes bajos en o sin calorías proporcionan sabor dulce con una baja cantidad o sin calorías y se pueden incorporar a multitud de productos del sector de la alimentación y las bebidas, incluidos los postres helados, batidos, bebidas vegetales, néctares y bebidas a base de zumo, yogures, refrescos, galletas, chicles y golosinas. El etiquetado de los alimentos relacionado con los aditivos alimentarios debe cumplir los requisitos establecidos en cada una de las zonas de mercado donde se comercializan los productos alimenticios, apareciendo los edulcorantes en el listado de ingredientes y el término edulcorante también en la denominación del producto alimenticio. Además, cuando un alimento o bebida contiene aspartamo o sales de aspartamo-acesulfamo, la etiqueta del producto debe llevar, de forma obligatoria, la frase “contiene una fuente de fenilalanina”, mención especialmente relevante para aquellas personas que sufren fenilcetonuria. La Dra. Susana Socolovsky recordó que “el objetivo es que el consumidor esté siempre debidamente informado y pueda reconocer la presencia de estos ingredientes en los alimentos a su alcance. Es necesario que el consumidor esté capacitado para leer y comprender las etiquetas de los alimentos, por lo que deben fomentarse campañas destinadas a fortalecer la educación del consumidor”.