Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 26/6/18
Anticonceptivos

#Anticonceptivos

Una de cada tres bonaerenses tomó alguna vez la pastilla del día despuésADJUNTO

Anticonceptivos

LA PLATA junio 26: El anticonceptivo de emergencia crece en ventas en el país. Una encuesta encargada por el gobierno provincial indica que un tercio de las mujeres recurrió al medicamento en algún momento, luego de una relación insegura.

#Farmacias
Walmart despide farmacéuticos en Estados Unidos y genera alarma
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: La cadena de supermercados dijo que despedirá al 3 por ciento del personal de su cadena de farmacias, la tercera más grande del país. Esto puede dejar sin atención profesional muchos mostradores.
#Vacunación
La vacuna contra la bronquiolitis tuvo mejores resultados en el país que en el mundo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 11: Los primeros resultados de los ensayos afirman que a nivel global esta vacuna experimental previno cuatro de cada 10 diez cuadros respiratorios. Pero en la Argentina ese número se elevó a siete de cada 10.

De venta en farmacias desde hace un tiempo, la llamada pastilla del día después es un anticonceptivo hormonal de emergencia, rechazado en su momento por sectores religioso por ser considerado abortivo pero que en los últimos años se impuso en el país y el mundo. En la provincia de Buenos Aires, este medicamento ya fue usado por un tercio de las mujeres, según una encuesta encargada por el Ministerio de desarrollo Social. En 2012, los datos oficiales hablaban que la venta del producto se quintuplicó, popularizándose, en especial en las jóvenes. Además, los datos marcan que un 70 por ciento de las encuestadas utiliza algún tipo de método anticonceptivo para tener relaciones sexuales.

El auge de la pastilla del día después fue revelado por un trabajo realizado por la cartera social de la provincia de Buenos Aires. La denominada Encuesta Provincial de la Juventud se realizó en los 135 municipios bonaerenses, entre 2.766 jóvenes de entre 15 y 29 años. Los detalles del trabajo, difundidos por el diario El Día, determinaron que “mientras que un 63 por cierto de los jóvenes emplea algún método anticonceptivo en forma regular, el 28 por ciento admite hacerlo sólo ocasionalmente y el resto directamente no se cuida”. Al indagar sobre los principales métodos anticonceptivos a los que recurren los jóvenes bonaerenses, la encuesta confirma una preferencia mayoritaria por los preservativos (63 por ciento), seguidos por las pastillas anticonceptivas (28) y los dispositivos intrauterinos (3). Pero ya se cuiden o no, un 29,9 por ciento de las chicas consultadas reconoce haber recurrido alguna vez a la píldora del día después. El relevamiento -que sería representativo de una población de 3.850.000 jóvenes, el 66 por ciento de los cuales reside en el conurbano- mostró también que casi la mitad de los jóvenes bonaerenses (el 47 por ciento) se atiende en hospitales públicos y centros de atención primaria porque no tiene obra social.

Conocida popularmente como “la píldora del día después”, la anticoncepción hormonal de emergencia (AHE) es un anticonceptivo oral que permite prevenir un embarazo no planeado cuando se mantienen relaciones sexuales sin protección, cuando falló el método anticonceptivo o en los casos de violencia sexual. Si bien disminuye las posibilidades de embarazo desde el momento del coito y hasta los primeros tres días después de haber tenido una relación sexual sin protección, cuanto antes se la tome su efectividad resulta mayor. Si bien al ser incorporado al Programa Nacional de Salud Sexual en el año 2002 este método desató una fuerte resistencia por parte de la Iglesia Católica, que lo considera abortivo, lo cierto es que no produce una interrupción de la gestación. Numerosas asociaciones científicas y hasta la misma Organización Mundial de la Salud lo aprueban por considerarlo un método que actúa antes de que llegue a formarse el embrión. Indicado exclusivamente para situaciones de emergencia, la píldora del día después contiene hormonas que actúan evitando la liberación de un óvulo de los ovarios e impidiendo de este modo su fecundación. Cuando se la utiliza a mitad del ciclo (antes de la ovulación) entorpece la llegada de los espermatozoides al óvulo alterando la motilidad de la trompa.

Dado que “el efecto de la pastilla se produce antes de que el óvulo y el espermatozoide lleguen a reunirse, no puede considerarse un método abortivo. Por otra parte, si al momento en que la mujer la toma el óvulo ya ha sido fecundado, la pastilla no hace ningún efecto ni daña tampoco al embrión en formación”, explican desde el Programa Nacional de Salud Sexual.

Como aseguran en el Ministerio de Salud de la Nación, el anticonceptivo hormonal de emergencia “se distribuye en forma gratuita en guardias de hospitales públicos y centros de salud de todo el país”. Pero además, “está incluido en las prestaciones gratuitas de obras sociales y prepagas como parte del Plan Médico Obligatorio (PMO)”. Dado que no tiene contraindicaciones, la persona que la requiera tiene derecho a recibirla todas las veces que la solicite. Y si bien lo ideal es que sea indicada por un médico, también se la puede conseguir en farmacias sin una prescripción.