Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/5/18
Opinión

#Opinión

La robotización de la oficina de farmacia: una mirada desde España

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES, mayo 11: Luis de la Fuente, de Mediform Plus, escribe esta columna de opinión en el portal especializado El Global sobre este tema, que apunta al futuro de los mostradores.

#Tecnología
El hospital Garrahan renovó su sitio de búsqueda de medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 18: El centro de referencia pediátrico mejoró la estructura interna y las formas de búsqueda de su portal “Medicamentos”, que permite que se realicen consultas online sobre tratamientos pediátricos, desde su disponibilidad hasta las dosificaciones para los niños. Por mes, se reciben unas 263 mil consultas sobre los 600 tratamientos que forman el vademécum.
#Opinión
Lo que mejor define el comportamiento ético de los médicos es el profesionalismo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 18: En el marco del Día de la Ética Médica, Daniel Grassi, profesor de la Facultad de Ciencias Biomédicas y director del departamento de Medicina Interna del hospital Universitario Austral, destaca los aspectos centrales de la actividad de los profesionales.

Nos encontramos en un momento en el que la Farmacia debe estar en constante búsqueda de nuevas herramientas o estrategias que aporten valor a su cliente y optimicen su gestión. En esta búsqueda en ocasiones nos centramos en introducirnos en el mundo digital, o en generar contactos y acuerdos productivos con proveedores, todo ello son proyectos interesantes, pero también podemos comenzar introduciendo innovaciones en el desarrollo de nuestro trabajo diario. En este caso hablamos de la robotización de nuestra farmacia.

Podemos decir que el robotizar una farmacia se basa en sustituir las cajoneras o estanterías del punto de venta, por un robot que realiza la dispensación de los medicamentos mediante su petición por el sistema de gestión de la Farmacia. Hay dos tipos básicos: el dispensador, que saca el producto por medio de unos canales (como si fuera una máquina de vending) y el robot propiamente dicho, que extrae el producto por medio de un brazo que coge el producto y lo coloca en una cinta transportadora. El primero es más rápido pero tiene una capacidad de almacenar un número reducido de referencias diferentes. El segundo es más lento y menos económico, pero almacena muchas más referencias.

No podemos negar que, al introducir esta tecnología en la farmacia, daremos un paso hacia una gestión más eficaz y eficiente, obteniendo un gran número de ventajas entre la que podemos resaltar las siguientes: Ahorrar tiempo de dispensación y reposición, invirtiendo este tiempo en la atención y el consejo al cliente.

Incremento de ventas. Si tenemos más tiempo, no solo mejoraremos el consejo y asesoramiento, sino que nos acercaremos a las necesidades del cliente, aumentando nuestro conocimiento del mismo, y pudiendo recomendar productos o servicios complementarios al tratamiento del mismo.

Ahorro fiscal. Debido a la inversión que supone instalar y mantener un robot en la farmacia, nuestro beneficio se verá reducido durante los primeros años y esto conllevará un ahorro en el pago de impuestos.

Control del Stock y del inventario. Podremos controlar el surtido de la farmacia, así como el número de referencias disponible de cada categoría y su rotación. Todo de una forma mucho más rápida, sencilla y fiable.

Dedicar espacio a la comunicación y marketing. Si instalamos el robot en un espacio alejado de nuestro punto de venta (en el piso inferir o superior), ahorraremos gran cantidad de espacio útil que podremos aprovechar en para mejorar la disposición y exposición de los productos, crear nuevas y mejores estrategias de comunicación y merchandising y ofrecer servicios profesionales.

No hay duda de que la robotización de la farmacia puede facilitar en gran medida la labor del farmacéutico en muchos aspectos del trabajo diario, aunque también deben darse una serie de condiciones para que esta inversión resulte rentable. En este punto es importante conocer que la instalación de un robot requiere de una inversión elevada que necesitaremos compensar a medio / largo plazo. Debemos asegurarnos de que sea una inversión inteligente y que esté justificada y estudiada. Debemos tener en cuenta que los costes en instalación y manteniendo son amortizables a 10 años. Esto significa, que debemos estudiar si los beneficios y el ahorro de tiempo y dinero que nos aportará el robot durante estos 10 años, serán superiores a la inversión realizada.

Pero, ¿Cómo nos aseguramos de que está inversión va a resultar rentable? La mejor solución está en solicitar asesoramiento de un experto en consultoría farmacéutica que, estudiando nuestra situación interna y el contexto, nos ayudará a cuantificar el aumento de ventas y el ahorro de costes. Es decir, nos guiará hacia una decisión segura y nos ayudará a establecer protocolos de trabajo que nos permitan acelerar la rentabilidad de nuestra inversión.

Para conseguirlo, debemos tener en cuenta una serie de claves: Fomentar la formación de nuestro equipo, tanto en la utilización del robot, como en técnicas de venta. De esta forma, los trabajadores aprovecharán todas las facilidades que aporta el robot, además de invertir todo el tiempo y el esfuerzo que se ahorrarán, en la atención al cliente y aumento de las ventas con técnicas de Cross Selling (venta cruzada).

Realizar controles y evaluaciones periódicas de las operaciones de la farmacia, estudiando el número de las mismas y sus resultados. De esta forma, controlaremos periódicamente los resultados que nos está aportando la robotización, realizando en la forma de trabajo si fuera necesario. Si sabemos aprovechar todas las ventajas que nos aporta la robotización de la farmacia, los beneficios que nos aportará serán muy superiores a sus costes.