Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/4/18
Opinión

#Opinión

Por qué dejar de fumar también es bueno para nuestros ojos

Opinión

BUENOS AIRES, abril 24: En esta columna de opinión publicada en el suplemento Docsalud, Omar López Mato, médico oftalmólogo, explica los beneficios que genera dejar el cigarrillo para la vista.

#Opinión
G20 y salud pública: consenso para políticas sanitarias mundiales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 30: El secretario de Salud nacional Adolfo Rubinstein escribió esta columna de opinión respecto de la cumbre de líderes mundiales, en especial en relación con el avance de la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030.
#Opinión
Día Nacional de Lucha contra la Obesidad: un grave problema para la salud pública
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 16: Desde 2017, en la Argentina el 16 de octubre se conmemora esta fecha que busca instalar la problemática en la agenda pública. Para analizar la realidad del país en la materia, la médica nutricionista Virginia Busnelli escribe esta columna de opinión para la agencia Télam.

Todos estamos conscientes de los efectos deletéreos del tabaco y sabemos como contribuye a generar graves problemas de salud, como las coronariopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer, especialmente el de pulmón. Pero también el tabaco repercute en la visión. A nivel del cerebro, la nicotina del tabaco actúa facilitando la liberación de neurotransmisores como la acetilcolina, la adrenalina y la serotonina, produciendo cierto grado de estimulación. Los fumadores aseguran que su inhalación los despierta y facilita la memoria. A su vez, aumenta las concentraciones plasmáticas de varias hormonas, como la cortisona y la hormona del crecimiento. De allí que suban la presión arterial, la frecuencia cardiaca y la concentración de ácidos grasos en sangre.

Por su parte, el monóxido de carbono del humo tiene un efecto oxidante sobre los lípidos de la placa de ateroma y los vasos arteriales. De allí que el ojo no puede permanecer ajeno al daño generalizado, especialmente en los diabéticos que fuman. Estos tienen un mayor riesgo de evolucionar hacia una retinopatía diabética por la alteración de la microcirculación y los vasos de la retina (el órgano receptos de las imágenes, que es una prolongación de nuestro cerebro).

Aquellos que padecen una inflamación ocular, conocida como uveítis, suelen soportar un curso más grave de dicha afección que puede ocasionar severa pérdida de visión.

También el glaucoma es otra afección que se agrava en los fumadores por el mismo fenómeno oxidativo de las neuronas del nervio óptico, las alteraciones de la microcirculación. La nicotina los hace más vulnerables ante los cambios que impone el aumento de la presión ocular.

Las personas que padecen ojo seco (déficit en la cantidad o calidad de las lágrimas) ven empeorada su condición cuando fuman.

De más está decir que la nicotina afecta al embarazo y las mujeres que fuman tienen más posibilidades de tener un parto prematuro, razón por la cual los niños nacidos en tal circunstancia tienen mayor probabilidad de sufrir una retinopatía del prematuro, grave afección que puede conducir a la ceguera del niño.

Es de destacar la estrecha asociación entre el cigarrillo y la maculopatía seca relacionada con la edad (la perdida de visión central por la afección de la parte de más sensibilidad de la retina que se llama mácula), que es una de las causas más frecuentes de perdida de visión en los adulto, aunque raramente llegue a la ceguera. Los fenómenos oxidativos propios de la nicotina favorecen la muerte celular del epitelio pigmentario, la capa de la retina que se deteriora en esta afección.

Los fumadores con predisposición a la maculopatía (que se hereda) tienen cinco veces más riesgo de padecerla, como lo demostró un estudio de Blue Montains en Australia. El cigarrillo solo es aliado de la muerte, ¿vale la pena tanto riesgo por una gratificación efímera?