Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/4/18
Opinión

#Opinión

Mal de Parkinson: diagnóstico, tratamiento y entorno familiarADJUNTO

Opinión

BUENOS AIRES, abril 11: En el marco del Día Mundial de la enfermedad, Juan Pierleoni, presidente de la Asociación Civil Enfermedad de Parkinson (ACEPAR), contó su experiencia personal, como una forma de ayudar a otros a enfrentar el impacto de tener un pariente con este mal.

#SUH
Síndrome Urémico Hemolítico: el mal que golpea fuerte a la Argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 20: Según la OMS, el país tiene la mayor incidencia de casos en menores de 5 años de todo el mundo. Ayer 19 de agosto se conmemoró el Día Nacional de Lucha contra el mal.
#MedioAmbiente
El Amazonas arde y hay alarma por el efecto sanitario del desastre
ADJUNTO
BRASIL, agosto 21: Este año se detectaron más de 72 mil focos de fuego en el “pulmón del mundo”, lo que puso en emergencia la zona. Además de los efectos en el medio ambiente, especialistas afirman que este problema traerá enfermedades y efectos en la salud mundial.

Me llamo Juan Pierleoni, soy psicólogo y esta historia comienza hace 15 años cuando a mi padre luego de varios años de diferentes diagnósticos, medicamentos y peregrinar por diversos profesionales, nos dieron el diagnóstico "Mal de Parkinson". Ante esto empecé a leer todo lo correspondiente a esta enfermedad: "Es uno de los desórdenes neurológicos progresivos que puede afectar dramáticamente las capacidades para caminar, hablar, escribir y tragar. Los síntomas típicos incluyen, temblores, lentitud en los movimientos, rigidez y problemas con el equilibrio y la marcha. Estos síntomas se acentúan con el transcurso de la enfermedad".

Obviamente fue algo muy movilizador para toda la familia, yo vivo en Buenos Aires, pero ellos están en un pueblo de 3 mil habitantes de la provincia de Santa Fe, y cuando hay diagnósticos complicados como este hay que viajar a Rosario para ser tratados. Yo desde aquí pude llegar a conectarme con una asociación civil ACEPAR que funciona en el país desde 1997 conteniendo, acompañando y asesorando a pacientes y familiares que transitan este camino. Allí conocí a Sara Sidoti, fundadora y presidenta de la asociación y a su marido Juan Sidoti, enfermo de Parkinson. Ellos me enseñaron todo lo que hoy sé de la enfermedad y contuvieron a mi y a toda mi familia. Pude aprender que si bien hasta el día de hoy es una enfermedad que no se ha encontrado la cura, es tratable y que cada pacientes es diferente y con evoluciones diversas.

Mucha gente, cuando se enfrenta con una persona querida a la que se le ha diagnosticado la enfermedad de Parkinson tiende a sobrerreaccionar, ya que tiene que vérselas con su aflicción y con la posibilidad de un cambio de roles.

En orden de preservar la independencia en actividades diarias, las personas que padecen esta enfermedad deben hacer todo lo que puedan por ellos mismos.

La rigidez, el temblor y la lentitud de los movimientos, hace que cada actividad le lleve más tiempo del necesario. Es tentador ayudar a las personas a terminar o completar su actividad, ya que se ahorra tiempo y frustración, pero esto los hace aún más dependientes, porque también les decrece la motivación de ayudarse a ellos mismos.

La habilidad física de las personas con Parkinson, varía en el día según el efecto de la medicación. El temblor, la rigidez y la lentitud puede ser más pronunciado en la mañana que en la tarde. La habilidad de vestirse o comer puede no ser tan buena en un determinado momento pero sí en otro.

Para evitar equivocaciones y más frustraciones, la familia debe tomar conciencia que su pariente enfermo debe hacer las cosas por sí mismo. Los pacientes pueden necesitar ayuda ciertas veces, pero no todo el tiempo. Es posible que sea necesario efectuar un cambio en las actividades cotidianas.

Algunas veces la enfermedad de Parkinson puede hacer que la cara se torne inexpresiva, con los ojos mirando fijo a la distancia. Las sonrisas, el interés, el amor y la frustración que en otros tiempos se veían ya no se reflejan más en esa cara. Dado que la facilidad de palabra, la concentración en las conversaciones y el encontrar la palabra justa pueden tornarse más difíciles con esta enfermedad, no suponga que no tiene nada que decir, en lugar de eso trate de encontrar un lugar tranquilo para hablar, mantenga una conversación por vez y dele más tiempo a la persona para concentrarse y responder.

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson debe ser individual y multidisciplinario. Si bien hasta la fecha no existe un tratamiento curativo, éste debe iniciarse apenas se confirme su diagnóstico. La elección del fármaco para iniciar el tratamiento dependerá de varios factores: la edad del paciente, el grado de los síntomas, los efectos adversos, interacciones con otros fármacos que estén tomando por otras enfermedades, etc. Complementados con ejercicios de rehabilitación que pueden llegar a mantener y mejorar la funcionalidad como kinesiología, fonoaudiología, psicología/psiquiatría, terapia ocupacional y nutrición.

El adecuado tratamiento puede controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Es muy importante acercarse a asociaciones como ACEPAR para compartir con pares como otros pacientes y familiares que ya están en el camino con más información y el mismo paciente puede ser un participante motivado en estos grupos de terapia y apoyo.

Hoy después de tantos años y sin ya la compañía de mi padre, Sara y Juan tengo el honor de continuar con este camino como presidente de ACEPAR para ayudar a los más de 90.000 pacientes que tenemos con esta enfermedad en Argentina.