Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 16/2/18
PAMI

#PAMI

Convenio de PAMI: los cañones del gobierno le apuntan a la industria farmacéutica nacional

ADJUNTO
PAMI

BUENOS AIRES, febrero 16: A semanas de vencerse el actual contrato, se tensan las negociaciones. Los laboratorios tenían lista una prórroga de seis meses, pero el gobierno lo rechazó. El ahorro de 5 mil millones de pesos es la meta final del gobierno. La amenaza de los genéricos. El rol de Mario Quintana detrás de una pelea sin cuartel.

#PAMI
Regazzoni le apuntó a formadores de precios, funcionarios y médicos que traban el acceso a los fármacos oncológicos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 26: En una conferencia realizada ayer en la Rural, el titular del PAMI habló de las trabas que existen en el mercado local para que los nuevos tratamientos contra el cáncer estén accesibles a toda la población. “El desafío es garantizar el acceso a los medicamentos que una persona necesita”, afirmó.
#PAMI
Ajuste en el PAMI: autoridades salieron al cruce de la denuncia realizada por farmacias cordobesas
ADJUNTO
CORDOBA, agosto 30: Desde la delegación local de la obra social afirmaron que no dejarán a ningún afiliado sin sus medicamentos. Quienes no puedan acceder a ellos, pueden pedir “la vía de excepción”, para recuperar el beneficio del 100 por ciento de descuentos. Esta semana, el Colegio de Farmacéuticos local difundió una encuesta donde aseguró que un 70 por ciento de los jubilados compra “sólo los tratamientos indispensables”.

La semana pasada, el gobierno nacional confirmó su intención de lograr un ahorro millonario en el próximo contrato del PAMI, bajando el gasto en medicamentos en un 20 por ciento de máxima. Con la excusa del alto valor de los tratamientos, desde la Casa Rosada presionan a la industria farmacéutica para que acepte este nuevo acuerdo, bajo amenaza de abrir el mercado a los genéricos. Parte de la disputa se entiende por el rol que cumple el ex Ceo de Farmacity, Mario Quintana, histórico enemigo de los laboratorios de bandera nacional, que presiona a la Corte Suprema para permitir el desembarco de la cadena en la provincia de Buenos Aires, y que ahora “cañonea” el acuerdo del PAMI, para restarle poder a las empresas locales. Varios sectores advierten que de cumplirse las metas del gobierno, se volvería a vivir un ajuste en la obra social nacional, que en la gestión de cambiemos redujo la cantidad de medicamentos cubiertos al 100 por ciento, y aumentó los requisitos para este beneficio, dejando a muchos jubilados fuera de la norma.

Si bien falta más de un mes para el final del convenio actual, el PAMI quiere cerrar el acuerdo lo antes posible, y presiona a los laboratorios para que cierren un acuerdo con un ahorro de 5 mil millones de pesos, con una fórmula que incluye licitaciones para medicamentos especiales y precios máximos para los ambulatorios. Según escribe en el portal Infobae el periodista Marcelo Zlotogwiazda, a ese número de ahorro se llegaría de la siguiente manera: “comprando mediante licitación y no de manera directa los llamados medicamentos especiales (que son los más caros), y estableciendo precios máximos para los medicamentos ambulatorios, que es lo que hacen todos los países desarrollados a excepción de Estados Unidos, según cuenta en Casa Rosada un funcionario que simpatiza en general con el libre mercado”. Además, agrega, “ya decidieron limitar el margen de acción en las tareas de auditoría y en la distribución de medicamentos que viene teniendo Farmalink, que es una intermediaria entre los laboratorios, los proveedores de salud y las farmacias, pero que está vinculada con los laboratorios”.

En las últimas reuniones entre las partes, la presión del gobierno aumentó, y hubo varios momentos donde la mesa de negociación estuvo a punto de romperse. Uno de los puntos usados por los funcionarios del PAMI para arrinconar a los laboratorios fue la amenaza de abrir a los genéricos indios y chinos la seguridad social. Este punto, varias veces nombrado en otras ocasiones, suele usarse para “asustar” a la industria local, pero nuca termina de consolidare. Por el momento, el gobierno no se mueve de sus objetivos de máxima. Según fuentes del sector consultadas por MIRADA PROFESIONAL, el oficialismo se rehúsa a firmar la prórroga por seis meses más el acuerdo del PAMI, hasta zanjar las diferencias. “El convenio de 2017 ya había reducido en más del 25 por ciento la calidad y cantidad de prestaciones”, advirtió la misma fuente, que confirmó que el acuerdo con los laboratorios y las entidades farmacéuticas “estaba listo”. “Pero en el gobierno de Quintana todo es posible”, se quejó la misma fuente.

La movida es “totalmente inesperado”, admite en su columna Zlotogwiazda, que asegura que “tendrá alto impacto, pero no estará exento de controversia ni de riesgos políticos”. La maniobra será vista, en especial desde la oposición, como un nuevo ajuste en el PAMI. El abogado Christian D’Alessandro, asesor de la diputada del Frente Renovador, Mirta Tundis, ya dijo en declaraciones radiales que se ve venir "una tercera restricción o poda en los medicamentos". La primera, remarcó, la hizo Carlos Regazzoni, al reducir de cinco a cuatro la entrega de medicamentos gratis, y que la segunda fue vincular la entrega al haber jubilatorio. “PAMI aspira a la disminución del gasto del presupuesto de los medicamentos de dos maneras: una de ellas es reduciendo un 25 por ciento los remedios oncológicos”, dijo el especialista, que agregó que el organismo negociará con las pocas industrias farmacéuticas que venden estos medicamentos, pero el problema reside en que de “no aceptar la reducción se genere un conflicto que deje sin remedios a los abuelos”. “El precio de referencia es una forma elegante de que el jubilado pague sin que se haga tanto alarde”, expresó. Por eso, los cañones del gobierno preparan “la tercera poda que se hizo desde este Gobierno en los últimos dos años”.