Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 30/1/18
SeguridadSocial

#SeguridadSocial

Nuevo control estatal pone otra vez los fondos de las obras sociales en el eje de la polémica

ADJUNTO
SeguridadSocial

BUENOS AIRES, enero 30: El gobierno decidió que una serie de subsidios sean distribuidos por la AFIP, previa verificación del número de afiliados de cada entidad. Esto busca evitar que se giren recursos por personas que están dadas de baja o fuera de padrón. La medida se da cuando la tensión con los gremios aumenta, lo que genera disputas por la forma de financiar la seguridad social.

#Vacunación
Rubinstein deberá informar a la justicia por qué se dejó de aplicar la vacuna meningitis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 18: Un fallo le da 10 días al titular de la secretaría de Salud nacional a que exponga las razones por la cual el gobierno decidió dejar de aplicar la dosis de esa vacuna a niños de 11 años. Además, pregunta por los fondos no utilizados, y por los posibles fallos en el sistema de compras de vacunas. La demanda de información no fue contestada anteriormente por el funcionario.
#Sarampión
Por el brote de sarampión, aumenta la demanda de la vacuna triple viral en las farmacias
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 15: Muchas personas deciden inmunizarse en el sector privado, ante los problemas que existen de suministro en el sistema sanitario. En Santa Fe, la final de la Copa Sudamericana que se juega en Paraguay disparó la demanda, que generó algunos problemas incluso en los mostradores. Nueva alerta de la OMS.

La semana pasada, la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) informó cambios en la forma de girar los fondos del llamado Subsidio de Mitigación de Asimetrías (SUMA), un mecanismo para financiar a las obras sociales sindicales. Ahora, antes de recibir las partidas, las entidades deberán cumplir una serie de requisitos, entre ellos declarar el números de afiliados, para que la AFIP –encargada de entregar el dinero –pueda calcular la cantidad exacta que le corresponde. La iniciativa se da en medio de la tensión creciente entre el gobierno nacional y los gremios, que incluye los duros cruces entre el propio presidente Mauricio Macri y el líder de Camioneros Hugo Moyano. La medida fue interpretada como una forma más de controlar el manejo de los millonarios fondos de la seguridad social, una forma de limitar el poder del sector. Además, generó nuevas dudas respecto del financiamiento de las obras sociales, y del manejo de los recursos del estado por parte de estas entidades.

Con la publicación en el Boletín Oficial, la SSS obliga a las obras sociales a informar el total de afiliados del padrón de la población beneficiaria del SUMA, para calcular el dinero que deben recibir cada mes de parte de la AFIP. Según la resolución 19-E/2018, para establecer el número de afiliados de cada obra social para calcular la distribución del subsidio, “el área de Informática de la Superintendencia de Servicios de Salud remitirá el primer día hábil de cada mes a la AFIP el total de afiliados del padrón de la población beneficiaria y luego de efectuada la verificación del cumplimiento de los requisitos se determinará en forma inequívoca, la base de cálculo para la distribución de los Subsidios”. El informe oficial dispone que “se ha evidenciado variaciones en el sistema de distribución automática en lo relativo al SUMA y subsidio para mayores de 70 años (SUMA 70)”. Además, destaca que "en atención a que la ausencia de cotizaciones por parte de dicha población conforme imperativo legal, ha imposibilitado a esta Superintendencia la verificación de los beneficiarios adherentes voluntarios consignados en los padrones de los Agentes del Seguro de Salud". El SUMA es un subsidio que tiene por objeto complementar la financiación de las obras sociales, que se financia con el 5 por ciento de lo recaudado en concepto de Aportes y Contribuciones con destino a las obras sociales y al Fondo Solidario de Redistribución

La medida se da en medio de la escalada de tensión entre los gremios y el gobierno nacional, que parece tener destino de ruptura. Además, puso en discusión cómo se financia la seguridad social, un sistema de aportes y reintegros dentro del sistema de salud, y que junto con la atención pública y la privada forman la red de atención del país. “En la actualidad, alrededor de un tercio de las personas se atienden en el sector público, las prepagas atienden entre un 7 y un 10 por ciento, y las obras sociales nacionales y provinciales y el PAMI cubren casi al 60 por ciento de la población”, señaló al portal Chequeado Daniel Maceira, investigador del CONICET y del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES).

Las obras sociales se financian principalmente con los aportes de los trabajadores y empleadores. Cada trabajador en relación de dependencia aporta automáticamente un 3 por ciento de su sueldo para financiar su obra social y su empleador aporta otro 5 por ciento. Según datos de la AFIP, en 2016 los aportes de empleados y empleadores destinados a la cobertura de salud sumaron 108 mil millones de pesos, un 33 por ciento más que en 2015. De ese total, entre un 80 y un 85 por ciento (dependiendo de los ingresos del trabajador) se destina a la obra social para la prestación del servicio y el restante 15 o 20 por ciento se destina al Fondo Solidario de Redistribución (FSR). Este fondo tiene como objetivo principal el reintegro de dinero a las obras sociales por tratamientos complejos y costosos a través del Sistema Único de Reembolsos (SUR). Además, se encarga de subsidiar a las obras sociales más pobres para que puedan cumplir con el Programa Médico Obligatorio (PMO) que establece el Ministerio de Salud de la Nación. El Fondo se creó en 1980, está a cargo de la Superintendencia de Servicios de Salud y se financia con una parte de los aportes y recursos del presupuesto nacional, entre otras fuentes.

“La calidad del servicio de una obra social depende en parte de la naturaleza del empleo y del nivel salarial de sus afiliados, y en parte de la capacidad de gestión de los responsables de las obras sociales”, señaló Maceira. “Más allá de esto -concluyó-, no es la administración sindical la que determina una buena o mala prestación del servicio. Hay ejemplos de obras sociales sindicales bien administradas y con capacidad de gestión, y ejemplos en sentido contrario”.

DESCARGA: Resolución oficial de la SSS donde modifica la forma de girar fondos del subsidio SUMA.