Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 26/12/17
SaludPública

#SaludPública

Gracias a las campañas preventivas, los festejos de Navidad dejaron menos heridosADJUNTO

SaludPública

BUENOS AIRES, diciembre 26: Según un relevamiento en todo el país, bajaron las quemaduras y demás incidentes con pirotecnia, además de los accidentes con corchos. Las autoridades sanitarias insisten con desaconsejar el uso de pirotecnia para evitar lesiones y molestias en personas con autismo y mascotas.

#Cannabis
El país desarrolla la primera cepa científica de cannabis medicinal
ADJUNTO
LA PLATA, julio 16: Investigadores de la Universidad Nacional de La Plata anunciaron el primer cultivo nacional, denominado Cepas Argentinas Terapéuticas (CAT).
#Opinión
Sarampión y rubéola: enfermedades infecciosas que resisten a su ocaso
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: “Hay enfermedades para las que es necesario vacunarse, aunque ya no están presentes en la Argentina”, sostiene Osvaldo Teglia, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, respecto de la necesidad de inmunizarse contra estos dos males en la actualidad.

Los clásicos “corchazos” y las quemaduras y otras lesiones por el uso de pirotecnia disminuyeron esta Navidad, y registraron heridos por debajo del promedio del año anterior, Las campañas preventivas oficiales y en redes sociales contra el uso de estos productos –por los problemas que generan en niños con autismo y mascotas –hicieron que descendieran las atenciones en guardias de Capital Federal y gran Buenos Aires. Además, en el interior del país también hubo menos heridos, lo que marca el nivel de concientización sobre esta problemática. Pensando en Año Nuevo, el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires insiste con desaconsejar el uso de estos elementos ya que en casos graves “puede provocar discapacidades de por vida”.

Según informaron los servicios de emergencia de la zona metropolitana, los heridos en festejo de Navidad bajaron comparados con los de 2016. En la Ciudad de Buenos Aires, un total de 61 personas fueron atendidas con heridas de distinta gravedad por pirotecnia y corchos. Los hospitales Santa Lucía, Lagleyze y de Quemados fueron los centros que recibieron a los herido, que en 2016 habían alcanzado los 72 heridos. Mediante un comunicado de prensa, el Ministerio de Salud porteño destacó que 13 personas, entre ellas cinco menores, fueron atendidas ayer lunes con heridas de distinta consideración en el Hospital Municipal de Quemados del barrio porteño de Caballito. Uno solo de los lesionados quedó internado en el lugar. La jefa de guardia de ese centro de salud, Analía Aloisio detalló que se trata de un hombre de 30 años que resultó con el 20 por ciento del cuerpo quemado, con lesiones de segundo grado, cuando un artefacto de pirotecnia ingresó por la ventanilla del automóvil que conducía y produjo una fuerte explosión que le provocó las heridas. En tanto, en el hospital Santa Lucía recibieron a 33 pacientes de los cuales 28 fueron por pirotecnia, uno por un corchazo, uno por un siniestro en un auto y 3 por agresiones. Leandro Chautré, jefe de guardia de ese centro de salud, informó ayer que del total, hay tres pacientes graves con intervención quirúrgica. Además, detalló que 18 son menores de 15 años y que el 80 por ciento de los pacientes son heridos por pirotecnia.

En la provincia de Buenos Aires, si bien no hay cifras oficiales de heridos, las principales ciudades no registran una suba de las emergencias. En La Plata, por ejemplo, sólo seis personas resultaron heridas por los festejos de Nochebuena, e acuerdo a los primeros datos confeccionados por la guardia de Oftalmología del hospital Rossi. Desde el establecimiento médico de 37 y 116 señalaron que entre los heridos hay dos niños y cuatro adultos con lesiones de consideración producto de la manipulación de elementos pirotécnicos. Si bien no precisaron la situación particular de cada uno de los heridos, se consignó que algunos de ellos presentaron lesiones de consideración, al tiempo que se indicó, a partir de las experiencias de años anteriores, que se esperaban más consultas durante el transcurso de la jornada. En tanto, desde el Hospital Ricardo Gutiérrez, calle 39 y 120, no se reportaron heridos en la noche del 24 y la madrugada de ayer. En Mar del Plata, el jefe de Enfermería Sergio Sack consignó que el Servicio de Emergencias de 24 horas 107 concurrió a dos domicilios por pacientes con síntomas de intoxicaciones: en un caso por contacto con lavandina y en el otro, por ingesta excesiva de medicamentos. Desde el hospital Centenario se destacó que no ocurrieron siniestros viales de significación que demandaran la intervención de su personal y tampoco que hayan concurrido personas con intoxicaciones etílicas o alimenticias.

Por su parte, pensando en el último día del año y el primero de 2018, el Ministerio de Salud bonaerense recordó que desaconseja el uso de pirotecnia, pese a lo cual difundió medidas para prevenir lesiones. “Para evitar que las fiestas terminen en una emergencia, recomienda a la población que tome ciertas medidas de precaución para evitar accidentes, ya que las quemaduras en manos y lesiones en los ojos son los incidentes más frecuentes por uso de cohetes y estos artefactos”, destacó la cartera que conduce Andrés Scarsi. Para el ministerio, “si bien la forma más segura de pasar las fiestas de Navidad y fin de año es no arrojar pirotecnia, todos los años en esta época ingresan a las guardias de los hospitales bonaerenses personas que resultaron heridas por manipularla”. Por eso, agregaron, “es muy importante, al menos, comprar material que tenga autorización del Registro Nacional de Armas y Explosivos (RENAR), la cual debe figurar en el envoltorio del producto”. Además, remarcaron que “es fundamental que los niños no manejen de ninguna manera estos artefactos y que los adultos respeten las instrucciones de uso como: no llevarlos nunca en los bolsillos, encenderlos siempre al aire libre y de a uno a la vez. Es importante que los fuegos de artificio proyectables, como las cañitas voladoras o cohetes no apunten hacia las personas y viviendas, ni encenderse cerca de vehículos o elementos combustibles”.