Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 18/12/17
Opinión

#Opinión

Ibuprofeno: el medicamento que más toman los chicos

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES: La médica pediatra María Julia Apkarian escribe para el diario La Nación esta columna de opinión donde habla de este analgésico y el auge de su uso en niños.

#LuchacontraelSida
Además de medicamentos, personas con HIV denuncian faltante de reactivos y leches maternizadas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 9: Nación no está entregando los reactivos necesarios para realizar estudios de carga viral en los pacientes. Además, hay problemas en la entrega de ese alimento para niños de madres con Sida. La devaluación complicó la compra de los insumos, como sucedió con los tratamientos.
#SaludPública
Cerca de 2 mil niños argentinos padecen distrofia muscular de Duchenne
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 6: Son datos de la Asociación Distrofia Muscular (ADM), en el marco del Día Mundial de concientización de este mal, que se conmemora mañana 7 de septiembre.

Los analgésicos son el grupo de fármacos más utilizado en los chicos, y el ibuprofeno es a su vez el más utilizado de todos los antiinflamatorios no esteroides (AINE) en la infancia. Los problemas que vemos son resultado de que a menudo se hace un uso indiscriminado: se usa y se abusa de los analgésicos. No se utilizan correctamente ni en su indicación precisa (hay un fármaco para cada tipo de dolor), ni en el momento adecuado, ni en su dosificación, como tampoco se tiene en cuenta su efecto "techo", por el que a partir de cierta concentración ya no se obtiene más efecto pero sí aumenta su efecto tóxico.

¿Cuál es el lugar del ibuprofeno y cuál no? A diferencia de lo que popularmente se cree, el ibuprofeno puede utilizarse en la lactancia ya que los niveles alcanzados en leche materna son insignificantes, pero se encuentra contraindicado en el embarazo. En los chicos puede utilizarse a partir de los 6 meses de vida, ya que no hay estudios que aprueben su uso en chicos menores.

El problema radica en que muchos padres no son conscientes de los efectos adversos que puede tener el ibuprofeno administrado en altas dosis o sin respetar los intervalos entre dosis. Así, se utiliza muchas veces sin una indicación precisa, desconociendo que si bien el efecto deseado es bajar la temperatura o calmar un dolor, en dosis elevadas puede dar lugar a una serie de complicaciones y efectos adversos indeseados.

A nivel gastrointestinal, el ibuprofeno inhibe la secreción de prostaglandinas (sustancias necesarias para la protección de la mucosa gástrica) y altera la motilidad intestinal. Todo esto puede dar lugar a síntomas como dolor de estómago, náuseas, vómitos y sangrados gastrointestinales. A su vez disminuye la agregación plaquetaria y predispone a la hemorragia. En dosis elevadas y ante situaciones especiales puede dar lugar a una insuficiencia renal y ocasionar reacciones de hipersensibilidad/broncoespasmo en sujetos con mayor predisposición.

En las guardias de pediatría no es infrecuente ver chicos con hemorragias digestivas o dolores estomacales muy fuertes. Son mucho más raros sí los casos de intoxicaciones, ya que se debe ingerir una dosis muy alta para que esto ocurra, pero aun así ocurren y llegan los chicos a la guardia con insuficiencia renal o nefritis aguda.

Estas intoxicaciones se producen porque el medicamento queda al alcance de la mano del niño: en la puerta de la heladera o en la cajonera del cuarto de los chicos. El chico lo ve y, como es rico, se toma un frasco entero. Un mito que refieren algunos padres es que el ibuprofeno "hace" dormir a los chicos, y algunos lo usan para ello, cuando claramente no es así.

Por todo lo antes mencionado es importante destacar que si bien el ibuprofeno es un fármaco noble, ya que presenta menos efectos adversos que otros medicamentos antiinflamatorios, hay que hacer un buen uso de este y conocer los efectos derivados del uso indiscriminado. Hay que consultar al pediatra siempre antes de administrar. De hecho, en mi experiencia en el consultorio de pediatría veo que los padres cuando están bien informados respetan el consejo médico y hacen un uso adecuado de este medicamento.