Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 14/12/17
Regulaciones

#Regulaciones

Día del Óptico: alertan sobre la venta ilegal de anteojos de pregraduados y de solADJUNTO

Regulaciones

LA PLATA, diciembre 14: En el marco de la conmemoración de esta fecha de festejo, el Colegio de Ópticos de la provincia de Buenos Aires recordó los peligros de comprar estos productos.

#SaludenCrisis
Piden nuevas medidas para garantizar acceso a medicamentos y otros insumos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 20: En plena crisis, los laboratorios de análisis clínicos piden ser exceptuados del IVA para poder reponer insumos y reactivos, y así garantizar la atención. Desde las farmacias, dicen que está garantizada la dispensa de los tratamientos, pese a la brutal devaluación.
#FarmaciaenCrisis
Farmacias de Río Negro reclaman millonaria deuda a la obra social provincial
ADJUNTO
VIEDMA, agosto 22: Los mostradores de esa provincia están en alerta porque el Instituto Provincial del Seguro de Salud (IPROSS) le debe unos 100 millones de pesos en prestaciones. Por eso, aseguran que están “al borde del corte” de las prestaciones en los mostradores. Los médicos también reclaman pagos, y limitan la atención en los consultorios.

El 13 de diciembre ha sido instituido el Día del Óptico, coincidente con la celebración de Santa Lucía, patrona de la vista. En el marco de dicha efeméride, el Colegio de Ópticos de la provincia de Buenos Aires (COPBA) considera oportuno concientizar sobre dos grandes males que atentan contra la salud visual de la población: la venta ilegal de los anteojos pregraduados y de sol. Los anteojos denominados pregraduados, es decir aquellos que vienen con la graduación pre establecida en el armazón, se encuentran prohibidos para su comercialización incluso para las casas de ópticas.

El marco regulatorio de la actividad óptica en la República Argentina determina que todo anteojo destinado a corregir anomalías de la visión deben ser expendidos en casas de óptica habilitadas por la autoridad sanitaria de cada jurisdicción, previa presentación de la receta médica que determina las características que debe reunir ese elemento. Esta exigencia responde a evitar la auto-prescripción, ya que la prescindencia de la intervención del oftalmólogo puede originar trastornos en la visual por la incorrecta determinación de la graduación de las lentes, cuyo valor dióptrico puede ser mayor o menor a los necesitados por el paciente, puede ser distinta para el ojo izquierdo y el ojo derecho, pueden requerir una corrección adicional para astigmatismo, pueden ser blancos o con una determinada coloración.

La calidad del material con el que están confeccionados constituye otro de los motivos por los cuales su comercialización es ilegal. En la mayoría de estos anteojos la parte graduada, es decir la parte ópticamente importante, es del mismo material plástico o acrílico que el puente, los bordes y las patillas. Esto responde a que se fabrican con el mismo método de inyección con el que se hacen los ceniceros, peines, entre otros objetos. Por su parte, existen otros tipos de gafas donde el armazón es de metal y las lentes son tomadas a presión, lo que no permite su recambio por cristales oftalmológicos debidamente recetados. Este tipo de fabricación produce tensiones que derivan en aberraciones cromáticas y prismáticas, como así también burbujas y rayaduras que al poco tiempo de uso forman un velo que dificulta la visión y hace que el ojo se esfuerce inconscientemente produciendo deterioros de diversos grados. Por todo lo expuesto, resulta un contrasentido que si en las ópticas está prohibida su venta, los mismos puedan ser comercializados en establecimientos tales como farmacias, tiendas, supermercados, boutiques o estaciones de servicio.

El otro de los flagelos, y cuya época del año hace imperante su concientización, se trata de la venta ilegal de anteojos para sol en la vía pública o en locales no autorizados donde no se encuentre presente un profesional óptico. La necesidad de éste último radica en que por su compromiso en la prevención de la salud visual y su formación profesional, tiene el deber de informar al consumidor sobre las ventajas de determinados productos y los inconvenientes que pudieran generar otros.

Independientemente de si se tratase de anteojos pregraduados o anteojos para sol, desde COPBA consideramos que resulta imperante un control más exhaustivo por parte de los organismos correspondientes. Es por ello, que desde el Colegio aunamos aún más los esfuerzos por concientizar a la población sobre estos males, brindándole educación visual e involucrando en una misma agenda de trabajo a las autoridades de Gobierno, establecimientos educativos, profesionales y medios de comunicación.