#Opinión: Cómo los médicos clínicos ayudan a detectar el cáncer de boca
Edición y Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov

VER STAFF
Hace 3 años

Cómo los médicos clínicos ayudan a detectar el cáncer de boca

Adjunto #Opinión

Natalio Daitch es médico clínico y escribe en esta columna de opinión en el suplemento Docsalud sobre la importancia del diagnóstico precoz a la hora de detectar este tipo de tumores.

Hace 1 año
Alertan sobre los problemas de acceso a los medicamentos de buena parte de los jubilados
ADJUNTO
#AccesoalosMedicamentos
Distintos estudios afirman que los trabajadores pasivos son los más afectados por la crisis que genera el desplome de la venta de tratamientos.
Hace 1 mes
No se hisopan más a los contactos directos: ojos que no ven, pandemia que no duele
ADJUNTO
#Pandemia
La cuestionable estrategia se anunció esta semana, y tomará como positivos a los casos de personas que convivan con contagiados. El argumento es “uso eficiente de recursos”, aunque lo que parece demostrar es la falta de testeos, un problema en el país desde el inicio de la crisis.
E
s de público conocimiento que Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, sucumbió a un cáncer de boca que, según notas de la época, comprometía el maxilar superior y el paladar. Su antecedente tabáquico y su relación con el cáncer ya eran conocidas en los años ‘20 y ‘30 del siglo pasado.

Si pensamos que cualquier persona que presente una lesión en su cavidad oral, sea en lengua o en labio especialmente puede ser diagnosticado y tratado precozmente, el interés en este tópico se impone.

Los síntomas a tener en cuenta son dificultad en el habla o en la masticación; hemorragia; presencia de ganglios o nódulos en la región submandibular o en el cuello y pérdida de peso, entre otros.

La presencia de ulceraciones que no cierran, o placas blanquecinas (leucoplasia), o de color rojo (eritroplasia) ameritan la toma de una biopsia y la derivación a especialistas como otorrinolaringólogos o cirujanos de cabeza y cuello, para dar un tratamiento inmediato.

Los factores predisponentes son una mezcla entre los endógenos (como inmunología baja y la diabetes) y los externos como el hábito tabáquico, la ingesta de alcohol, prótesis mal ajustadas, higiene bucal deficiente e infecciones por virus del papiloma humano (VPH), el herpes simple tipo I, sífilis y VIH, entre otros.

El cáncer de boca se da más frecuentemente en varones que en mujeres y se encuentra comprendido entre los carcinomas escamocelulares (cierto tipo de neoplasia).

El médico clínico puede aproximarse a un diagnóstico al colocar una paletilla o bajalenguas y examinar la boca del paciente. Es decir, es accesible por lo general a la inspección, aunque se necesitarán estudios adicionales para poder estadificarlo (determinar su extensión).

Ante este escenario, los clínicos nos encontramos en una posición de privilegio, es decir, tener a mano al paciente, y poder ante la sospecha, derivar al especialista.
"Compartí esta noticia e invitá a tus amigos a dejar su opinión".