Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/11/17
Opinión

#Opinión

Salud arterial: consejos para evitar problemas mayoresADJUNTO

Opinión

BUENOS AIRES, noviembre 24: El médico clínico Natalio Daitch que el estrechamiento o cierre de estas venas puede terminar en un infarto, tanto cardíaco como cerebral.

#Opinión
Una llamada a la mejora en la difusión de los resultados de la investigación clínica
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 15: El abogado Eduard Rodellar analiza en esta columna publicada en el portal especializado español el Global la legislatura que rige en su país y Europa sobre la publicación de resultados de los ensayos de nuevos fármacos.
#Vacunación
Alertan que este año es bajo el porcentaje de aplicación de la vacuna antigripal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: Desde la secretaría de Salud admiten que por el momento la inmunización está lejos de lo ideal, y que los integrantes de los grupos de riesgo deben aplicarse la dosis correspondiente. Aseguran que hay disponibilidad de la vacuna en todo el país.

Las arterias son aquellos vasos sanguíneos que salen desde el corazón y transportan el oxígeno y otros nutrientes a todos los órganos y células de nuestro cuerpo. Existen varios tipos de arterias, según la constitución de su pared y su función (y se dividen en elásticas, musculares, arteriolas, y capilares, con funciones de distribución y resistencia al flujo, y de intercambio de gases, nutrientes y desechos). Por lo tanto, resulta necesario que estos vasos se encuentren abiertos y no sufran estrechamiento o cierre. Caso contrario, y según la región comprometida, la persona podría sufrir un infarto cardíaco, un infarto a nivel cerebral, con el consiguiente daño, lesión, y pérdida de función, sea que hablemos de merma en un músculo que se contrae débilmente, o de un déficit sensitivo o motor a nivel cerebral. O de un proceso de dolor en nuestras piernas que nos obliga a detenernos y "mirar vidrieras", dado que se encuentran comprometidas las arterias que irrigan a nuestros miembros inferiores.

Prevención o profilaxis

No cabe duda que siempre se encuentra vigente el dicho "es mejor prevenir que curar". Y en verdad todo aquello que podamos hacer por "la salud arterial" se traducirá inmediatamente en más salud corporal total. Entre los consejos o sugerencias para cuidarnos están evitar el tabaco, tomar alcohol con moderación, seguir una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras, realizar actividad física según el consejo de su médico de cabecera, evitar el sobrepeso y la obesidad, monitorear la glucemia para descartar la presencia de diabetes, combatir en lo posible el famoso estrés y controlar la presión arterial.

Reflexión final

En la antigüedad, los griegos consideraban a las arterias tubos huecos que llevaban "aire a los tejidos", mientras que en la Edad Media se pensaba que transportaban un fluido que se menciona como "sangre espiritual" o "espíritu vital". Hoy por hoy sabemos que se trata de un sistema de alta presión donde se establece una diferencia de presión (fuerza sobre superficie) entre el ventrículo izquierdo (alta presión), y la aurícula derecha (baja presión), es decir entre una cámara expulsora y otra receptora. La presión arterial sistólica o máxima se da en el pico de la contracción cardíaca, mientras la presión mínima o diastólica presente entre dos contracciones cardíacas. El grado de contracción de las arteriolas tiene mucho que ver con nuestra presión arterial.

Para concluir, un sistema arterial lleno de agua, proteínas, y glóbulos rojos que transportan el vital oxígeno, y que debe ser preservado y cuidado. Hay mucho para tallar, pero para finalizar, "el pulso" de nuestra vida depende en gran medida reitero de la "salud arterial". Por todo lo mencionado a cuidarnos y consultar con su médico de cabecera es la premisa de la hora y de toda persona.