Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 23/11/17
SaludPública

#SaludPública

La salud que se viene: los desafío de Rubinstein al frente del sistema sanitario

ADJUNTO
SaludPública

BUENOS AIRES, noviembre 23: El flamante ministro comenzó su gestión con promesas de equidad y de trabajo. Puertas adentro, ya hablan de lograr mayor financiamiento para poder llevar adelante planes 2prácticamente paralizados”. Cuál será el futuro de la CUS.

#LuchacontraelCancer
Inauguran un centro oncológico en Curuzú Cuatiá para pacientes sin cobertura
ADJUNTO
CORRIENTES, noviembre 12: El Centro Oncológico Anna Rocca de Bonatti abrirá sus puertas el próximo vienes, y es una iniciativa solidaria a partir de una donación de 15 millones de dólares por parte de la fundación.
#AccesoalosMedicamentos
En Chile, aumentan los tratamientos que no pueden faltar en farmacias
ADJUNTO
SANTIAGO, noviembre 15: Se trata de una actualización del llamado Petitorio Nacional Farmacéutico, que es un listado de medicamentos esenciales que no pueden faltar en todos los mostradores.

En un clima distendido, Adolfo Rubinstein asumió el cargo de Ministro de Salud de la Nación. Luego de unos días sin definiciones, este martes el flamante funcionario asumió el control de la cartera sanitaria, lugar que dejó luego de casi dos años de desgaste Jorge Lemus. En su discurso ante el presidente Mauricio Macri dejó algunas definiciones de lo que será su línea de trabajo, que pretende construir como una continuidad sobre trabajo como segundo del ministro saliente. “Nuestro foco va a ser la malnutrición y la obesidad infantil”, remarcó. En la previa, se especuló sobre los objetivos centrales del funcionario, y se nombro dos grandes desafíos: poner en marcha la Cobertura Universal de Salud (CUS) y lograr mayor financiamiento en la cartera. En las últimas horas, diversas fuentes apuntan a esos dos ejes, y remarcan que el sistema sanitario necesitas medidas “urgentes”. El apoyo de la Casa Rosada será clave para alcanzar estas metas.

Rubinstein asumió este martes en una sencilla ceremonia presidida por Macri. “Como médico de familia es para mí una gran responsabilidad y un gran alegría velar desde hoy por la salud de todos los argentinos”, aseguró el flamante ministro, quien adelantó que los principales objetivos de su gestión, entre los que se encuentran “acercar la salud a la gente a través de la Cobertura Universal de Salud, para que todos tengan un servicio digno” y “trabajar muy fuerte en la prevención, que es el cambio más radical que podremos hacer para mejorar la salud de los argentinos”. En este sentido, Rubinstein aseguró que “nuestro foco va a ser la malnutrición y la obesidad infantil”. Otro de los objetivos de la nueva gestión “es terminar con la inequidad. Todos deben tener las mismas posibilidades de curarse y mantenerse sanos, no importa en qué parte del país vivan ni qué tipo de cobertura de salud posean”, destacó el ministro. “Es un gran desafío pero trabajando juntos sé que podemos lograrlo”, concluyó.

Más allá de sus palabras, la tarea del nuevo funcionario no será sencilla. Desde que asumió el macrismo la estructura de la cartera sanitaria vivió un fuerte achicamiento, producto de decisiones políticas y de falta de recursos. En un principio, muchas secretarías pasaron a ser direcciones o simplemente oficinas, desarmando el trabajo de años, como el que se realizaba en el área de vacunas. En otros, ante la falta de recursos, las tareas quedaron prácticamente paralizadas, como sucedió en 2016 con la agencia de promoción de la producción pública de medicamentos.

“Tendrá que lograr recursos para sacar a varias áreas de la parálisis”, le dijo a MIRADA PROFESIONAL una fuente muy calificada de la cartera sanitaria. La principal preocupación son los millones de pesos que demandará la implementación de la CUS, y que esta fuente confirmó no están presupuestados en el proyecto que está en discusión en el Congreso. Parte de esos fondos se pensaba que iban a salir de las obras sociales sindicales, que aportaron 8 mil millones de pesos para su puesta en marcha. Pero no serían de ahí que saldrían. en primer lugar, el gobierno quiere tener en funcionamiento la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías en Salud (ANETES), que según supo este medio será la encargada de crear la lista de prestaciones finales que ofrecerá la CUS. Para eso, se trabaja en conjunto con la Superintendencia de Servicios de Salud, que tiene nuevas autoridades, que reportan directamente a la Casa Rosada. El flamante titular es Sandro Taricco, y esta semana se sumó Sebastián Neuspiller, quien dejó el IOMA para ir a la función nacional, a expreso pedido del presidente.

Si los recursos que necesita Rubinstein no saldrán de la SSS, una posibilidad es que lleguen de otros ministerios. Las fuentes consultadas hablan de pasar la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales (DADSE) del Ministerio de Desarrollo Social a la órbita de Salud, lo que le llevará una importante caja presupuestaria al ministro. Esta dirección da atención de más de 500 personas por día, que no tienen obra social, a quienes les subsidian la medicación y los elementos biomédicos.

En cuanto a los medicamentos, el nuevo ministro fue el encargado de idear la estrategia que reemplazó el Plan Remediar por el CUS-Medicamentos, y que introdujo a la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) y sus laboratorios para para que distribuyan fármacos a través de la nueva estructura. "Es fundamental la provisión de la producción pública en todos los programas del Ministerio, en especial el de la Cobertura Universal de Salud (CUS–Medicamentos, coordinado por Leandro de la Mota) aunque consideramos estratégica y fundamental la ampliación a otros programas como política de Estado a largo plazo, lo cual convierte a los laboratorios en actores cada vez más importantes en la cadena de valor", definió Rubinstein en ese momento. El objetivo es aumentar la participación de la producción pública de medicamentos en los botiquines de los programas de provisión con que cuenta la cartera sanitaria.