Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 17/11/17
Producciónpública

#Producciónpública

Laboratorio de Hemoderivados se prepara para una mayor demanda de fármacos a base de plasmaADJUNTO

Producciónpública

CORDOBA, noviembre 17: La planta que pertenece a la Universidad Nacional de Córdoba pero que se autofinancia cree que el año que viene aumentará la producción cerca de un 10 por ciento, para completar la demanda nacional y extranjera.

#Medicaid
Estados Unidos: anuncian programa de ayuda a farmacias independientes
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 15: En el Estado de Illinois, se creó un programa para entregar fondos por casi 5 millones de dólares para rescatar a mostradores afectados por los problemas de dispensa del Medicaid.
#Opinión
Sarampión y rubéola: enfermedades infecciosas que resisten a su ocaso
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: “Hay enfermedades para las que es necesario vacunarse, aunque ya no están presentes en la Argentina”, sostiene Osvaldo Teglia, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, respecto de la necesidad de inmunizarse contra estos dos males en la actualidad.

Desde que fue creado a mediados de los 80 bajo la coordinación de la Universidad Nacional de Córdoba, el Laboratorio de Hemoderivados se volvió una referencia regional en materia de producción de medicamentos a base de plasma humana. De hecho, sólo existen otros dos de su tipo en Latinoamérica, uno en Cuba y otro en Venezuela, aunque la planta cordobesa es la más importante, por tamaño y volumen. Desde hace un tiempo, este ejemplo de producción pública se comenzó a autofinanciar, ganando en autonomía y potenciando su trabajo. En este sentido, para el 2018 las autoridades esperan poder aumentar su producción, para hacer frente a la demanda creciente de los tratamientos, tanto a nivel nacional como en el extranjero.

La producción de los medicamentos en base a plasma requiere de una fuerte infraestructura, tanto para recibir el material como parea su procesamiento. Además, estos tratamientos –que se emplean para enfermedades poco comunes –vienen aumentando su demanda. En este sentido, Pascual Fidelio, director ejecutivo del laboratorio, aseguró que esta suba anual ronda, en promedio, el 8 por ciento. "Lo que se viene nos obliga a estar preparados", destacó, y también señaló que si el plasma recogido no se usa, se desecha y genera un costo adicional porque es un patógeno. Los países con los que tiene acuerdo el laboratorio tienen un sistema de colecta a través de bancos de sangre. "Se desarrollan por una decisión política al considerar que es materia prima estratégica", añadió Fidelio. El laboratorio cuenta con una flota de camiones refrigerados que recogen el plasma en aduanas o puntos establecidos en los acuerdos; el único caso en el que llegará por vía aérea es desde Ecuador.

En estos momentos, dos productos acaparan buena parte de la producción del laboratorio cordobés: la inmunoglobulina endovenosa, que se aplica en casos de defensas bajas, lupus, algunos tipos de cáncer e inmunodeficiencias primarias; y la albúmina, utilizada para quemaduras y trasplantes. Los dos productos de hemoderivados representan alrededor del 60 por ciento del mercado nacional. Fidelio apuntó que como sus precios son los más bajos -"no así la calidad, por eso competimos a nivel internacional"- también actúan como "reguladores".

La entidad, además, fabrica otros medicamentos, como el Factor VIII Antihemofílico (en el que se usa un plasma especial), así como fármacos genéricos y cuenta con un banco de tejidos óseos. Actualmente, el laboratorio ocupa a 290 personas y es autosustentable económica y financieramente; procesa 140 toneladas de plasma al año, de las que 90 son recolectadas en la Argentina y el resto proviene de otros países que son "compensados" con exportaciones de medicamentos.

Como el Laboratorio de Hemoderivados recibe insumos de otros países, reintegra parte de aquellos con productos. "Una parte es retenida como forma de compensación por los costos que implican el transporte del plasma y la elaboración de los fármacos", agregó. El sistema rige con Uruguay y en la actualidad envía 12 mil kilos, 13 veces más que cuando empezó la relación. Chile, por su parte, envía 22 mil kilos y Paraguay, 5 mil.

Con Ecuador hay un convenio suscripto, pero se espera que el país resuelva un problema de regulación. Sin recibir plasma a cambio, se exportan albúmina e inmunoglobulina a Bolivia y República Dominicana. Hasta 2002, el laboratorio recibió aportes estatales y su esquema de funcionamiento le permite donar medicamentos a carenciados o a aquellos a quienes no se los cubren las obras sociales; además, financia en el Hospital de Niños a chicos hemofílicos con un esquema de profilaxis.