Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 10/11/17
NoaFarmacity

#NoaFarmacity

Las dos caras de Pegasus: del plan de expansión de Farmacity a la crisis de FreddoADJUNTO

NoaFarmacity

BUENOS AIRES, noviembre 10: La famosa heladería es acusada de perseguir a los empleados que quieren organizarse gremialmente. Este año, no firmaron paritarias, y sólo recibieron un aumento del 10 por ciento en los sueldos. La crisis sucede en momentos que la cadena de farmacia promete inversiones y crear 5 mil puestos laborales.

#UsoResponsabledeMedicamentos
Europa endurece sus normas de dispensa para frenar el abuso de medicamentos habituales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: Esta semana en España se prohibió a los médicos recetar Rivotril, el famoso psicofármaco, un intento de luchar contra el consumo abusivo. Ya se había limitado la venta de ibuprofeno 600 y paracetamol un gramo. A contramano de esto, el país mantiene liberados estos tratamientos, lo que termina haciendo difícil su control. Dos modelos que se contraponen y que deberían complementarse.
#ConvenioPAMI
El PAMI y los laboratorios reanudan su “guerra fría” por deudas del viejo convenio
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: La obra social y la industria farmacéutica negocian en silencio por el reclamo de unos 4.200 millones de pesos que se adeudan del viejo contrato. La disputa apunta además al sistema de fijación de precios.

La semana pasada, la cadena Farmacity intentó congraciarse con el gobierno nacional, y anunció un plan de inversión de 3 mil millones de pesos. El mismo incluye la apertura de 200 nuevos locales, un plan para seducir a quienes deben dar el visto bueno a su desembarco en la provincia de Buenos Aires. Sus autoridades destacaron que este proyecto crearía 5 mil puestos de trabajo, y pese a los múltiples rechazos que genera su propuesta comercial –sobre todo en el plano sanitario –en el entorno de la firma creen que podrían doblegar esa resistencia, apoyados en sus lazos con el gobierno. Pero como dice el dicho, no todo lo que brilla es oro. Las promesas de inversiones y trabajo del grupo Pegasus ya se escucharon, y no resultaron tan beneficiosas. Así, trabajadores de la cadena de heladerías Freddo, de la misma empresa, realizaron en estos días protestas por las condiciones laborales en las que trabajan, y reclamaron que se normalice su situación. Algo similar ya sucedió en Farmacity, cuando los trabajadores se organizaron ante la violación de muchas leyes laborales. El conflicto es una advertencia para quienes creen que la cadenera traerá beneficios al mercado bonaerense.

Con 500 empleados, Freddo es una de las heladerías más reconocidas del país. Pero en estos días, en sus locales además de sabores y mesitas de café se pueden encontrar banderas que denuncian las malas condiciones laborales. la firma del grupo Pegasus no negocia paritarias con sus empleados, lo que generó una serie de protestas. “En lo que va del año sólo hubo un aumento del 10 por ciento en abril, muy por debajo de la inflación. Venimos perdiendo y la empresa no nos da ninguna respuesta”, le dijo a MIRADA PROFESIONAL una fuente cercana a los empleados.

La falta de repercusión en los medios, la imposibilidad de sumarse a algún gremio, y la negativa a que se elijan delegados son rutinas en la firma, que como ocurre en otras empresas de Pegasus viola la libertad sindical, y mantiene a sus trabajadores en condiciones muy cuestionables. “Si protestas se persiguen, te marginan, te dan menos horas para perjudicarte. Es una política muy clara, que quieren imponer en todos los ámbitos”, agregó la misma fuente.

La grave denuncia se da en medio del anuncio del plan de inversión que anunciaron las autoridades de Pegasus para Farmacity, que pretende abrir nuevos locales en todo el país. La compañía anunció que invertirá 3.000 millones de pesos en los próximos cinco años para abrir 200 bocas de formatos diferentes, con un impacto de 5 mil empleos directos e indirectos, según su presidente, Alejandro Gorodisch. Durante el anuncio admitieron abiertamente sobre los problemas de regulaciones que tiene en lugares como Buenos Aires, Santa Fe o algunas localidades de Córdoba, donde no hay una ley provincial pero sí algunas ordenanzas municipales que le ponen un freno a la expansión.

Como sucede en Freddo, en Farmacity las condiciones laborales no son las mejores. Varias veces hubo protestas y polémica por situaciones de abuso y persecución. Incluso se crearon varias entidades para combatir esta situación, como Farmacity en Lucha, que denuncia que muchas veces si los empleados se afilian a algún sindicato o participan de alguna agrupación gremial, son despedidos. Si esta es la matriz laboral que piensa imponer la cadena, quienes defienden su llegada a la Provincia deberían revisar sus argumentos, porque no sólo terminarán con el modelo sanitario, sino que llevarán a muchos empleados y farmacéuticos a más precarización laboral.