Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Enfermedades olvidadas: el país destaca avances pero quedan varias deudas

Actualidad

BUENOS AIRES: En el marco de un encuentro organizado por Mundo Sano, la cartera sanitaria destacó el trabajo contra el dengue o el mal de Chagas, aunque admitió que “queda mucho trecho por recorrer”. Se puso como ejemplo de esto el avance de la leishmaniasis en distintas zonas del país.

#Actualidad
Misiones: realizan encuentro para evaluar riesgo de malaria
ADJUNTO
POSADAS: Especialistas del ministerio de Salud de la Nación evaluaron con funcionarios locales la reducción del riesgo de la enfermedad en esa provincia.
#Actualidad
Provincia compra fármacos contra la hidatidosis al PROZOME
ADJUNTO
LA PLATA: Se trata del Albendazol, un medicamento huérfano que el laboratorio estatal rionegrino produce para todo el país. El gobierno bonaerense adquirirá unos 18 comprimidos de esta droga. El medicamento se suma a la vacuna experimental que prueba Chubut.

Por su contexto marginal y de pobreza, muchas enfermedades quedan al margen de los esfuerzos de farmacéuticas, laboratorios e investigadores a la hora de desarrollar tratamientos efectivos y modernos. Tan evidente es esto, que estos males -que incluyen el dengue, el mal de Chagas, el paludismo o la leishmaniasis -reciben un contundente nombre: “enfermedades olvidadas”. Ayer, en Capital Federal, especialistas y autoridades abrieron un encuentro donde debatieron el avance de esta situación y sus soluciones a largo plazo. Si bien la Argentina destacó sus logros, también se admitió que algunas regiones viven una realidad dramática.

El Segundo Encuentro Nacional de Enfermedades Olvidadas y XIV Simposio Internacional Sobre Control Epidemiológico de Enfermedades Transmitidas por Vectores, organizado por la Fundación Mundo Sano, hizo su apertura ayer haciendo foco en esta paradoja local. La apertura estuvo a cargo del ministro de Salud de la Nación Juan Manzur, la presidenta de Mundo Sano, Silvia Gold y el representante en Argentina de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Pier Paolo Balladelli.

Al hacer uso de la palabra, Manzur, destacó los “logros que nuestro país ha alcanzado en lo que hace a la lucha contra las enfermedades de transmisión vectorial”, si bien sostuvo que “todavía queda un largo trecho por recorrer”. “Hemos avanzado en la tarea de disminuir el impacto de enfermedades de antiguo conocimiento pero hoy reemergentes, la mayoría de ellas asociadas a la desigualdad y la pobreza”, señaló el funcionario, quien sostuvo que la cartera sanitaria nacional está “destinando los mayores esfuerzos para desterrarlas y para devolver salud a los lugares más recónditos de nuestra patria, porque un pueblo se hace grande y digno cuando cuida la salud y el futuro de su gente”.

En su discurso, Manzur recordó que poco después de asumir como ministro de Salud, en julio de 2009, dispuso la creación de la Dirección de Control de Enfermedades Transmisibles por Vectores en momentos en que el país tuvo que “enfrentar epidemias sin precedentes, tales como la de dengue y la de gripe A (H1N1)”, ante las cuales “la respuesta inmediata fue reforzar estructuralmente la organización sanitaria para poder dar respuestas adecuadas con el objeto de proteger a la población”.

“Tras la epidemia de dengue de comienzos de 2009, que causara miles de casos y cinco fallecimientos, construimos en forma consensuada junto a sectores muy diversos el Plan Nacional de Detección y Control del Dengue y la Fiebre Amarilla, cuyos resultados en 2010 y 2011 en términos de disminución de casos son por demás elocuentes. Frente a un escenario regional complejo, las acciones de prevención que encabeza el Ministerio de Salud junto a los gobiernos provinciales y municipales y la concientización comunitaria son el único reaseguro para mantener a raya al dengue”, remarcó.

El ministro agregó que “en la búsqueda de más salud, más inclusión y dignidad para nuestra gente se inscribe la creación del Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMET)”, dispuesta a comienzos de este año por la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, con el objetivo de coordinar “a nivel regional la planificación y desarrollo de estrategias de prevención y control de enfermedades tropicales y subtropicales como el Chagas, paludismo, dengue, leishmaniasis, helmintiasis, cólera, fiebre amarilla, lepra y esquistosomiasis”.

Manzur aseguró también que “el control y la pronta eliminación del Chagas es una prioridad para el Gobierno nacional y constituye una política de Estado”, para luego indicar que “con la asignación de recursos y las líneas de acción desarrolladas en los últimos dos años hemos podido aumentar la cantidad de viviendas bajo vigilancia y control, además de ampliar la capacidad de respuesta del sistema sanitario para la detección y el tratamiento de la enfermedad”.

Por su parte, la presidenta de Mundo Sano, Silvia Gold, puntualizó que “las enfermedades olvidadas son injustas porque pueden ser evitadas y afectan aproximadamente al 40 por ciento de la población de América Latina”. Al referirse a la situación de Argentina, dijo que “es evidente el esfuerzo realizado tanto a nivel nacional como por parte de algunas provincias y hechos como la creación del INMET y la revitalización del Programa Nacional de Chagas son ejemplos concretos de que hay decisión política detrás de cada acción”.

En el encuentro, que concluirá mañana y se desarrolla en el Hotel Sheraton Libertador de Buenos Aires, más de 600 especialistas locales y extranjeros analizan las barreras de acceso a los tratamientos para enfermedades olvidadas en la región y los avances en materia de prevención, control, diagnóstico y tratamiento de estas patologías, entre otras cuestiones.

Por último Balladelli manifestó a su vez que “reuniones como esta demuestran que es posible que el Estado, la sociedad civil y los organismos internacionales trabajen juntos”. Además, indicó que “en el caso de las enfermedades olvidadas, no se puede limitar la tarea sólo al diagnóstico y el tratamiento sin tener en cuenta los determinantes sociales, como la pobreza”.

Durante la apertura, se pusieron varios ejemplos de esta paradoja, por ejemplo, se mencionó que la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti fue epidemia en 2009 cuando se notificaron 27 mil casos y cinco muertes.

La falta de conexión entre los sistemas educativos y de salud es “el principal problema”, para el acceso a tratamientos de enfermedades olvidadas, según expuso Gustavo Marín, magister en Salud Pública de la Universidad de La Plata. En los exámenes de residencia, lo postulantes suelen responder correctamente preguntas sobre contenidos que no son vitales para nuestra realidad e ignoran características de las enfermedades autóctonas”.

Los especialistas coincidieron en que hay carencia de compuestos químicos para tratamientos seguros y eficaces que remplacen fármacos cuya administración es compleja. La reunión continuará mañana cuando se presentarán los avances en la prevención, el control, el diagnóstico y tratamiento de enfermedades como las parasitosis transmitidas por el suelo, la malaria, la leishmaniasis, la leptospirosis y la hidatidosis, entre otras enfermedades desatendidas.

El drama de la leishmaniasis

Los científicos alertan sobre la presencia de vectores y reservorios de la leishmaniasis en la provincia de Misiones. “Diagnóstico de situación urbana en Puerto Iguazú” es un proyecto de investigadores de la fundación Mundo Sano, el Instituto de Medicina Tropical de la Nación y la Red de Investigación de la Leishmaniasis en Argentina (Redila). “La enfermedad se está dispersando. Es necesario mantener a los perros (principales reservorios) sanos para mantener a los humanos sanos”, destacan los especialistas. Desde 2008 a la actualidad, se ha incrementado la cantidad de caninos infectados. “En la cadena de infección, sólo falta el eslabón humano y puede que no tarde mucho en suceder”, destacó Andrea Gómez, del equipo de investigación de la Fundación Mundo Sano.

El primer caso visceral autóctono fue detectado en 2006. En la actualidad, son 91 en todo el país, 56 en Misiones. La leishmaniasis se transmite mediante la picadura de la hembra del flebótomo, (insecto volador, conocido como torito o carachai, en la foto). Se presenta en tres formas: cutánea, mucosa, y visceral, letal por los graves daños que causa en el hígado y bazo. Cuando el insecto pica a un perro infectado por leishmaniasis visceral y luego a una persona o a otro perro sano, la enfermedad se propaga. Para este tipo no existen vacunas y, si bien hay tratamientos, suelen ser muy invasivos y presentar efectos secundarios. La prevención es fundamental y se recomienda usar repelentes, mosquiteros y prendas de manga larga, así como collares repelentes en los perros y no dejarlos dormir afuera, ya que el insecto ataca de 19 a 7.