Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 5/9/17
HepatitisC

#HepatitisC

José María Di Bello: “el 80% de las patentes otorgadas son inmerecidas”ADJUNTO

HepatitisC

BUENOS AIRES, septiembre 5: El secretario de la Fundación GEP analiza la situación de los medicamentos contra la hepatitis C, que hace más de un año no se compran. En esta primera parte de la entrevista con MIRADA PROFESIONAL, remarca la necesidad de generar mecanismos para evitar estos abusos.

#Opinión
Lesiones cerebrales: ¿cómo tratar una de las principales causas de discapacidad?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: Según Mariana Cannellotto, directora médica de BioBarica, en el mundo, los accidentes de tránsito, deportivos o laborales son la causa más frecuente de traumatismo de cráneo. Si no se tratan pueden ocasionar alteraciones neurológicas y afectar las actividades diarias.
#Cannabis
Casi todos los pacientes oncológicos que usan aceite de cannabis medicinal se automedican
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Una encuesta realizada en un hospital tucumano determino que las personas que recurren a ese producto lo hacen sin consulta médica. Además, lo compran en el mercado negro. La gran mayoría afirma haber experimentado una mejora en su estado.

El año pasado, por primera vez el Estado argentino compró sofosbuvir, el medicamento de última generación para tratar la hepatitis C, que por su alta tasa de sobrevida prácticamente cura la enfermedad. Pero su elevado valor lo pone fuera del alcance de la mayoría de los pacientes, lo que generó una polémica mundial todavía sin resolución. Luego de esta compra, el Ministerio de Salud abandonó esta estrategia, y hoy hay 500 personas que esperan la medicación. En esta entrevista, José María Di Bello, secretario de la Fundación GEP, explica cómo está la situación de esas personas, y cómo son los mecanismos necesarios para garantizar la atención de esas personas. “Hay que entender que la hepatitis C termina con la cirrosis hepática y la muerte, por eso este medicamento es tan importante”, sostuvo en esta primera parte de la entrevista con MIRADA PROFESIONAL.

¿Cómo está la situación de los fármacos de última generación contra la hepatitis C en el país?

Hace un año y medio que no se volvieron a comprar los tratamientos contra la hepatitis C, particularmente sofosbuvir, la pastilla emblemática en el nuevo tratamiento, ya que gracias a este medicamentos combinado con otras drogas se logra la cura de la enfermedad. Hasta ahora había fármacos que eran menos efectivos y además tenían efectos adversos muy severos. Hay que entender que la hepatitis C termina con la cirrosis hepática y la muerte, por eso este medicamento es tan importante, porque logra la cura. Son comercializados desde 2014 por el laboratorio Gilead, que puso a la venta el tratamiento de 12 semanas a 84 mil dólares, es decir, la píldora valía en esos días mil dólares. Es un precio extorsivo, lo que hace el laboratorio es levantar patentes en todos los países, lo que es inmerecido, porque el sofosbuvir era de dominio público, uno de los requisitos para patentar un principio activo es que debe ser una novedad, además de propiedad inventiva y aplicación industrial. En realidad este fármaco se venía usando hace tiempo, se venía usando con paciente con HIV que tenían además infección de hepatitis C.

¿Cómo se genera ese proceso?

Gilead compra la patente en 2011, y busca sacar patentes en todos los países, de manera inmerecida. Los laboratorios abusan del sistema de patentes, el 80 por ciento de las patentes otorgadas en el mundo son inmerecidas, porque no son novedad, se hacen pequeñas modificaciones y las anotan como principios activos nuevos. El laboratorio hace abuso de esta situación, en Europa llegó a cobrar 40 mil euros el tratamiento, y en Brasil y la Argentina la quiere cobrar a 15 mil dólares. En el país, el medicamento no tiene otorgada la patente, nuestra organización presentó oposiciones, compartimos argumentos con la industria farmacéutica nacional, el tema final no está resuelto. Pero en 2015 gracias a esto Richmond se anima a producir una versión genérica de sofosbuvir, lo que permitió muy buena competitividad de precios, lo que hizo fue realizar la primera compra de 1.200 tratamientos de última generación, la mitad a Richmond y la mitad a Gador, la subsidiaria de Gilead. La entrega se concreto en marzo de 2016, y fue la única vez que se entregaron los tratamientos, con la promesa del Ministerio Salud de volver a comprar pero sin ninguna novedad. Hay una lista de 500 pacientes en estadio F4, el más avanzado de la enfermedad, pero todavía no logramos darle el tratamiento.

¿Qué pasa si un paciente no recibe el medicamento?

La hepatitis sigue progresando, llega a la cirrosis, lo que genera la necesidad de un trasplante. En este año y medio hubo personas que murieron, una chica de 19 años murió por no acceder a los tratamientos, su padre conoce la situación de la enfermedad cuando la hija nació, donde salió que toda la familia estaba infectada. Se presentaron recursos de amparo, se lograron compras compasivas con el Ministerio de Desarrollo Social, que son muy engorrosas. Ahora en la Argentina hay tres laboratorios argentinos que producen el medicamento, por lo tanto ya no es el precio elevado el que traba la compra. Hace tres semana se concretó una compra de urgencia de 250 tratamientos para estos 500 pacientes graves.