Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 25/8/17
Entrevista

#Entrevista

Adolfo Sánchez de León: “necesitamos más laboratorios públicos aprobados por ANMAT”ADJUNTO

Entrevista

BUENOS AIRES, agosto 25: El titular de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) analizó la realidad de la actividad en el país, de cara a un 2017 con varios desafíos. Contó sobre el acuerdo firmado con varias plantas estatales, y la posibilidad que se produzcan medicamentos biológicos.

#LuchacontraelSida
El país entre las tasas más bajas de crecimiento de contagios con HIV
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Según el último informe anual global del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), en la Argentina entre el 2010 y el 2018 los contagios de Sida crecieron un 2 por ciento, lejos de los primeros puestos regionales.
#Sarampión
Alemania plantea multas de hasta 2.500 euros para padres “anti vacunas”
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: Un proyecto de ley presentado en ese país incluye severas multas para quienes decidan no vacunar contra el sarampión a sus hijos. Además, los niños no inmunizados podrían ser rechazados en las escuelas.

Luego de un 2016 con muy poca actividad, este año la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) reanudó algunos de sus principales proyectos. El acuerdo para producir cannabis medicinal, firmado con al menos 22 laboratorios estatales, es uno de las principales iniciativa que ocupan a esta dependencia, que reporta al Ministerio de Salud nacional. En este contexto, Adolfo Sánchez de León, titular de la agencia, dio una entrevista al portal Comunicar Salud (www.comunicar-salud.com.ar), donde explicó los objetivos para este año, y ratificó el compromiso del gobierno respecto a la actividad, pese a las dudas iniciales.

¿Cuál es la situación actual de los Laboratorios Públicos? -Hay una variedad muy grande en lo que llamamos laboratorios público, y la realidad es que, en general y salvo excepciones, nacen o cobran importancia durante la crisis del 2000. (…) Hoy, hay alrededor de 40 laboratorios públicos. Estos van desde pequeñas farmacias hospitalarias que proveen a su hospital, hasta verdaderos laboratorios que no tienen nada que envidiarle a la industria privada. Y son sociedades del Estado, con equipamiento muy bueno, con mucha producción, mucho empleo. Por otro lado, nos encontramos con un requerimiento muy fuerte de drogas que se están discontinuando a paso bastante rápido, un listado que la industria no produce más por determinada causa. O porque son para enfermedades raras y son pocos medicamentos para producir, por lo que nos les conviene económicamente, o son drogas muy baratas como la de la turberculosis. Entonces, o dejan de producirlo o lo descontinúan. Y esto genera un problema muy grande a los programas nacionales que compran medicamentos.

En el mes de julio se firmó un convenio con 22 laboratorios públicos. ¿Cómo se desarrollará este plan? -Necesitamos la mayor cantidad de laboratorios públiccos posibles aprobados por ANMAT para armar una red pública. Esta se hace en un esquema colaborativo, no competitivo, que seamos una gran red con espacio para todos. También es necesario tener la mayor cantidad de estos productos certificados por ANMAT. El plan estratégico va a ir en ese sentido.

¿Existe en la Argentina la posibilidad de que los laboratorios públicos produzcan biológicos? -Hay algunos laboratorios públicos que producen biológicos, por ejemplo el ANLIS está produciendo vacunas y sueros antiofídicos con alacrán. Y está el de provincia de Buenos Aires, el Instituto Biológico Tomás Perón. Queremos potenciarlos y que produzcan VCG. Justamente, con la Fiocruz (Brasil), la idea es que en base a alguna tecnología que ellos nos puedan transferir, hacer una especie de centro de ANLIS para producir, al menos, la última etapa de lo que es la vacuna de la fiebre amarilla. Fiebre amarilla es una vacuna que produce Brasil y que nos la entrega. Pero este año hubo cierta escasez por el brote que tuvieron ellos. Para que eso no pase, nosotros deberíamos producir también. Por un lado se aseguró que van a ampliar la producción, con lo cual no habría problema. Pero no veían mal que nosotros tengamos, incluso para ayudarlos a ellos. Nos aconsejan que tengamos la última etapa, porque todo el proceso es muy complejo.

El Programa Remediar ya no existe como tal; la provisión y distribución está en manos de la CUS-Medicamentos. ¿Cuál es el rol de ANLAP en este tema? ¿Esta red de laboratorios públicos trabajaría en función del CUS? ¿De qué manera? -El primer paso que tenemos que es abastecer los programas nacionales y provinciales de medicamentos. Por ejemplo, hay laboratorios que producen ibuporfeno y los reparten por sus unidades sanitarias. A ellos les sale más barato eso que comprarlos. En otros casos, por los costos de los laboratorios, es más barato hacer una licitación. Eso es independiente de cada provincia. Por eso decía que en este momento el costo sería algo secundario. No por la importancia, sino porque nuestra prioridad hoy es cubrir los medicamentos que no se encuentran en el mercado. Esa es la principal cuestión. La idea es satisfacer programas nacionales, el convenio es para CUS-Medicamentos y otros Programas. Y, en cada provincia, obviamente le viene bien tener a su laboratorio produciendo.

Algunos productos están siendo descontinuados quedando sin cobertura. ¿Qué se está haciendo al respecto? -A veces el laboratorio privado por una estrategia comercial, por ejemplo, ha virado de hacer producción química a producción biológica. Entonces, la cartera de esa producción se la dan a otro laboratorio o, en algunos casos, informan. La ANMAT tiene una disposición en la que los laboratorios privados tienen que avisar con anticipación –creo que de seis meses- si van a discontinuar algo. Entonces hay un listado de esos medicamentos. La idea es ser precavidos, para que no nos quedemos sin esos medicamentos. El caso más concreto fue el de la tuberculosis. El año pasado hubo una discontinuidad de la producción de esas drogas y, si bien se compraba a los laboratorios, hubo alguna dificultad. Rápidamente se firmó un convenio con el PROZOME, de Río Negro, y empezó a producir estas drogas. Hoy está entregando al Programa Nacional de Tuberculosis.