Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/8/17
Regulaciones

#Regulaciones

Avanza en el país la cosmetovigilancia, el control de productos de higiene personal

ADJUNTO
Regulaciones

BUENOS AIRES, agosto 2: A cargo de la ANMAT, en los últimos meses generó prohibiciones masivas de cosméticos, perfumes u otros productos de cuidado personal. Todo usuario puede hacer vía online la denuncia ante un inconveniente con su uso, lo mismo que entidades sanitarias y profesionales. El caso de los perfumes “truchos” del barrio chino, la última alerta del área.

#Regulaciones
ANMAT recuerda los peligros para la salud del uso de alisadores a base de formol
ADJUNTO
BUENOS AIRES, junio 1º: Los productos en base de ese químico pueden causar daños a las personas que los usan, desde la caída del pelo hasta problemas graves, como tumores. La agencia reguladora difundió un listado de los autorizados para su utilización.
#Regulaciones
Rappi podría entregar medicamentos en la Argentina gracias a un acuerdo con Sanofi
ADJUNTO
BUENOS AIRES, marzo 28: La aap de entrega a domicilio firmó un acuerdo global con la farmacéutica francesa para distribuir fármacos recetados. El país figura entre los mercado a los que apuntaría la firma desarrollar esta nueva estrategia, que primero entregará tratamientos OTC, luego recetados e incluso en un momento facilitar visitas de médicos a los hogares.

A fines de julio, el actor chino Ignacio Huang quedó envuelto en una polémica por la venta de perfumes “truchos”. Luego de una serie de allanamientos en el barrio chino porteño, autoridades sanitarias secuestraron una serie de productos sin autorización, y las versiones apuntaron a que el negocio en cuestión era de su propiedad. Más allá de que luego se supo que no era cierto (al parecer uno de los involucrados se hizo pasar por el actor), el operativo marcó una nueva avanzada de la cosmetovigilancia, un área de control que en el país creció notablemente en los últimos meses, con operativos y prohibiciones múltiples. Esta semana, por ejemplo, se volvieron a prohibir muchos de estos elementos, como jabones, aceites y lociones (ver MIRADA PROFESIONAL del 1º de agosto, sección Pharmakon).

La cosmetovigilancia en un área de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) que trabaja en el control de productos de higiene personal, perfumes y cosméticos. Según la agencia reguladora, el mismo consta de un sistema “que recoge y evalúa la información que el usuario notifica a modo de denuncia”, a partir de las cuales “se toman las medidas pertinentes para garantizar la calidad, seguridad y eficacia de estos productos”. “La ANMAT tiene la facultad de establecer acciones de prevención y protección de la salud humana en función de los productos de su competencia”, ratificó. El área está a cargo de la Dirección de Vigilancia de Productos para la Salud de la ANMAT.

La notificación de efectos adversos, secundarios o fuera de lo normal de alguno de estos productos puede ser realizada por el usuario afectado o por un familiar, y también por establecimientos sanitarios públicos y privados, colegios de farmacéuticos y bioquímicos, asociaciones de profesionales y cualquier otra entidad relacionada con el tema. Para eso, se utiliza un formulario de notificación, al cual se le debe añadir la muestra del producto en caso de ser necesario. Desde la ANMAT destacaron que este formulario se descargar de la página web de la agencia (www.anmat.gov.ar) o enviando un correo electrónico a cosmetovigilancia@anmat.gov.ar.

En uno de sus últimos informes, la ANMAT puso el foco en los perfumes falsificados, un ejemplo del trabajo del área de cosmetovigilancia. “Los perfumes ‘truchos’ que se venden sin ningún tipo de control en ferias barriales, plazas y hasta en el transporte público en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense son altamente tóxicos, ya que son fabricados con químicos muy peligrosos”, aseguró la agencia. Estos productos, agregaron, usan químicos absolutamente tóxicos y muy peligrosos para la salud. Lo que hacen es intentar imitar las fragancias, a costo muy bajo.