Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 1/8/17
Vacunación

#Vacunación

Para el año que viene, Francia triplicará las vacunas obligatoriasADJUNTO

Vacunación

PARIS, agosto 1º: Para fomentar la vacunación, el calendario oficial del país galo pasará de 3 a 11 dosis obligatorias. Las vacunas contra el sarampión, la rubeola, las paperas, la tosferina, la hepatitis B, las meningitis y el neumococo, las apuntadas para incluirse en el plan.

#Opinión
Vacunación obligatoria: la ley alemana de vacunas y su homóloga argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 10: Los abogados Luis Carranza Torres y Carlos Krauth comparan en esta columna de opinión la ley de vacunas de ambos países, y su importancia en momentos que el movimiento de “anti vacunas” tiene un fuerte auge en Europa y el resto del planeta.
#Opinión
Una llamada a la mejora en la difusión de los resultados de la investigación clínica
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 15: El abogado Eduard Rodellar analiza en esta columna publicada en el portal especializado español el Global la legislatura que rige en su país y Europa sobre la publicación de resultados de los ensayos de nuevos fármacos.

A partir de 2018, pasarán de tres a 11 las vacunas obligatorias para los niños de menos de dos años en Francia. Es, al menos, lo que quiere la ministra de salud que anunció el examen de un proyecto de ley en este sentido antes de finales de año. Pero la propuesta ha suscitado la polémica. Hasta ahora, tres vacunas son obligatorias en Francia: contra la difteria, el tétanos y la poliomielitis. El gobierno quiere agregar a la lista las inyecciones -hasta ahora solo recomendadas- contra el sarampión, la rubeola, las paperas, la tosferina, la hepatitis B, las meningitis y el neumococo. "La cobertura vacunal es insuficiente en Francia", y por eso "han vuelto a aparecer algunas enfermedades", justifica la ministra Agnès Buzyn.

"Es verdad que la cobertura vacunal, para algunas vacunas, es menos buena", confirmó François Bricaire, jefe del servicio de Enfermedades infecciosas y tropicales en el hospital público la Pitié Salpetrière en París. "Estas enfermedades que se quiere agregar en la lista de las vacunas obligatorias son enfermedades virales o bacterianas y no han desaparecido, están controladas", explica. "Ya no vemos casos o vemos menos casos gracias a las vacunas pero esto no significa que los gérmenes responsables han desaparecido. Es decir: hay bacilo tetánico en la tierra, hay bacilo difterico en las gargantas de algunas personas, y el virus del sarampión circula por el mundo. Y hemos visto que cuando bajan los porcentajes de personas vacunadas, vuelven a aparecer estas enfermedades infecciosas", apunta el médico. Desde 2008, el sarampión ha causado la muerte de más de 10 personas en Francia. La última, una joven de 16 años en Niza.

Aún así, la desconfianza hacia las vacunas crece. Según un reciente sondeo de Odoxa, un 39 por ciento de los franceses considera que los riesgos son superiores a los beneficios, es 12 puntos más que hace dos años. Un temor alimentado por las asociaciones anti vacuna, muy activas en internet. Ante esta situación, el médico François Bricaire es favorable a la obligatoriedad.

"Sin duda podemos decir que las vacunas son seguras. Decir que nunca hay un accidente es falso; como siempre con todo lo que es hecho en medicina hay un pequeño riesgo, pero ese riesgo para las vacunas es infinitamente mínimo y en particular para todas aquellas vacunas que son propuestas con carácter obligatorio", precisa Bricaire.

Para el especialista en enfermedades infecciosas y tropicales, "hay que insistir sobre el hecho que la vacunación en un país es un elemento de orden colectivo: claro que eso protege en forma individual pero protege también a toda una poblacion".

Al contrario, para la eurodiputada ecologista Michèle Rivasi, obligar a los padres a vacunar a sus hijos será contraproducente: "Yo no soy anti vacuna, creo que es absolutamente necesario vacunar a los niños. Pero si queremos restaurar la confianza, hay que preguntarse por qué existe una desconfianza por parte de los padres. Esto viene en parte de los escándalos que ha habido: como con la vacuna contra hepatitis B; o cuando tuvimos que botar miles de vacunas contra la gripe H1N1 porque habíamos asustado a la gente. Además, muchos de los expertos que dan las recomendaciones sobre el calendario vacunal son financiados por los laboratorios", explica Rivasi.

Para la eurodiputada, "obligar a los padres es ineficaz, es infantilizarlos". "La obligación va a incentivar a los grupos anti vacunas que van a denunciar una conspiración y una manipulación", denuncia. "Es mejor responsabilizar a la gente, darle argumentos científicos, tener expertos sin conflictos de intereses, y que finalmente la decisión se tome entre el médico y los padres."

La ministra de salud también tuvo que actuar tras una advertencia del Consejo de Estado. Es que desde 2008 la vacuna que agrupaba difteria, tétanos y poliomielitis en un solo producto ya no está comercializada en Francia. Y los laboratorios proponen aquellas vacunas asociadas con otras -hasta ahora no obligatorias- por precios más altos.

Volver obligatorias once vacunas solo beneficiará a los laboratorios farmacéuticos, denuncian los más críticos. En realidad, las vacunas representan un 5 por ciento de los beneficios mundiales de la industria del médicamento, relativiza la revista Sciences et Avenir.