Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 6/7/16
Efemeride

#Efemeride

Un día como hoy en la ciencia…

ADJUNTO
Efemeride

...pero de 1885 se producía un hecho de trascendental importancia para la historia de la salud. Ese día, el doctor Louis Pasteur (1822-1895), químico y bacteriólogo francés, creador de la vacuna antirrábica, aplicó por primera vez en la historia este tratamiento a un niño mordido por un perro.

#medicamentos
Universidad santafesina lanza control de calidad de medicamentos de venta libre
ADJUNTO
SANTA FE, octubre 10: Un laboratorio de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) comenzará a hacer pruebas de calidad de suplementos dietarios y medicamentos homeopáticos, en busca de adulteraciones o elementos peligrosos para la salud de las personas. Quieren evitar que la venta irregular se expanda y genere cuadros peligrosos. En esta época del año los productos abundan en gimnasios.
#Debates
La salud que se viene: frenar el precio de los medicamentos y la vuelta del programa Remediar
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 4: Los equipos técnicos del Frente de Todos confirman que buscarán reactivar el plan creado en 2002, que entrega tratamientos esenciales de forma gratuita. Además, quieren negociar con la industria farmacéutica una especie de “pacto social” para frenar el valor de los fármacos. Los nombres que suenan para la futura cartera sanitaria.

El 6 de julio de 1885, Luis Pasteur marcó un hito en la lucha contra las enfermedades infecciosas al aplicar la primera vacuna contra la rabia al pequeño Joseph Meister, de nueve años, quien dos días antes había sido mordido por un perro infectado. Tan solo un año después, en Buenos Aires, el doctor Desiderio Davel inoculó a dos hermanitos provenientes de Montevideo, que también habían sufrido mordeduras caninas. Nuestro país se convirtió así en el segundo en utilizar este producto, que aunque no estaba exento de complicaciones, en su momento salvó muchas vidas.

Pasteur y su equipo de colaboradores elaboraron la vacuna antirrábica en 1882, mediante un procedimiento que consistió en aislar de una vaca rabiosa una cepa del virus, a la que luego usaron para infectar un conejo. A partir de este, volvieron a separar el virus y lo reintrodujeron en un segundo animal. Al cabo de una serie de repeticiones sucesivas de este paso, lograron inactivar el patógeno.

De esta manera, la vacuna consistía en una suspensión desecada de la médula espinal de un conejo infectado, la cual contenía aún una cantidad variable de virus vivo. Inicialmente, Pasteur la utilizó en perros y obtuvo resultados exitosos. En 1885, a pesar de no contar con el apoyo de la comunidad científica, decidió aplicarla al pequeño Meister. Después de salvarle la vida, el investigador francés rápidamente se convirtió en un héroe de la medicina.

El tratamiento fue luego aceptado a nivel internacional y en 1888 se fundó en París el Instituto Pasteur, que luego incorporó sedes en otros países, para proveer la vacuna antirrábica a todo el mundo. Un dato curioso: el pequeño Meister fue cuidador y portero del Instituto hasta 1940, cuando se suicidó como consecuencia de la invasión alemana.

Desde esta primera fórmula de Pasteur a la versión actual, la vacuna antirrábica sufrió diversas modificaciones, con el fin de encontrar medios de cultivo más seguros que permitieran inactivar al virus en forma completa y produjeran menos efectos adversos asociados. Inicialmente, se la produjo en cerebros de ratones lactantes y en embriones de pollo y pato. Luego se desarrollaron antígenos con mayor capacidad de producir defensas y más seguras, obtenidas en laboratorios a partir de cultivos de células, como las diploides humanas, las Vero (de riñón de mono verde africano) y las de riñón de hámster.

Hoy, la vacunación antirrábica está indicada para proteger a aquellas personas que corren un elevado riesgo de contagio, como veterinarios, personal de laboratorio que trabaja con el virus, encargados de fauna silvestre e individuos que viajan a zonas endémicas, como algunos países de Asia, África y Latinoamérica. También se utiliza para prevenir la enfermedad después de una exposición por mordeduras, arañazos o lamidas sobre mucosas o zonas con piel lastimada.

En Argentina, el último caso de rabia humana se registró en 2008. Se trató de un niño de ocho años mordido por un perro en la provincia de Jujuy. A raíz de este caso, se intensificaron las medidas de prevención en la zona, con campañas de vacunación antirrábica en perros urbanos.

Fuentes: Vaccines (5ta edición, 2008); Todo es Historia; DocSalud; SINC.