Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 1/2/16
Efeméride

#Efeméride

Un día como hoy en la ciencia…

ADJUNTO
Efeméride

... pero de 1944, un científico canadiense y su equipo publicaban el fruto de sus casi 20 años de investigación: un documento en el que demostraban de manera inequívoca y rigurosa que el ADN era el transmisor de la información genética. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que su trabajo obtenga el reconocimiento que merecía.

#Regulaciones
Francia: analgésicos deberán ser dispensados siempre por un farmacéutico
ADJUNTO
PARIS, octubre 16: Una orden de la Agencia Nacional para la Seguridad de los Medicamentos (ANSM) determinó que los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) y el paracetamol no puedan estar al alcance del paciente en las farmacias, y serán entregados exclusivamente por los profesionales.
#SaludPública
Ya son cuatro los candidatos a asumir el maneo de la salud nacional en 2019
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 14: El Frente de Todos tiene al menos cuatro candidatos a asumir en lugar de Adolfo Rubinstein, para re-jerarquizar la actual secretaria sanitaria: Ginés González Grcía, Daniel Gollan, Alejandro Costa y Arnaldo Medina.

El 1 de febrero de 1944 vió la luz el artículo “Studies on the Chemical Nature of the Substance Inducing Transformation of Pneumococcal Types: Induction of Transformation by a Desoxyribonucleic Acid Fraction Isolated from Pneumococcus Type III” en la revista J. Experimental Medicine, cuyos autores son Oswald Avery (1877-1955), Colin MacLeod (1909-1972) y Maclyn McCarty (1911-2005).

El artículo, que era el producto de 19 años de investigación del equipo de Avery, explicaba y demostraba de forma certera que el ADN era el transmisor de la información genética.

Sin embargo, semejante hallazgo pasó casi desapercibido. No fue una cuestión de difusión, ya que el articulo circulaba entre los bioquímicos de la época, lo que sucedió fue que la mayoría de ellos desconfiaba de los resultados obtenidos por Avery.

Por ese entonces, se creía que los ácidos nucleicos eran sustancias químicas relativamente sencillas (tetranucleótidos), formadas por la combinación de los cuatro nucleótidos - aunque ya había evidencia de que eran sustancias de alta masa molecular - ; y que no podían ser los transmisores de la información genética, que se creía que era realizada por proteínas. Los científicos de la época pensaban que las muestras de ADN que investigó el grupo de Avery estaba contaminada por proteínas.

Por este motivo, es que Avery nunca recibió el reconocimiento que merecía, siendo uno de los grandes olvidados en las entregas de los Premios Nobel. Sin embargo, fue el quién sentó las bases de la Biología Molecular.

Avery había nacido el 21 de octubre de 1877 en Halifax, Canadá. Se educó desde los diez años en Nueva York, en donde su padre, un pastor baptista emigrado del Reino Unido regía una iglesia. No frecuentaba los círculos sociales científicos y pocas veces asistía a congresos, lo que algo debió contribuir a que no se le incluyese entre la lista de los Nobel, un premio que para recibirlo no basta con ser buen científico. Falleció víctima de un cáncer el 20 de febrero de 1955.