Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 7/8/15
Ciencia

#Ciencia

¿Con la letra de los médicos no es suficiente? Ahora se confunden las marcas

ADJUNTO
Ciencia

WASHINGTON, agosto 7: La FDA emitió un comunicado en el que advierte a médicos y pacientes sobre la confusión entre el antidepresivo Brintellix y el anticuagulante Brilinta.

#Vacunación
La justicia quiere saber la cantidad de dosis disponibles de la vacuna contra la meningitis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 11: Un nuevo fallo judicial pide al Ministerio de Desarrollo social que informe sobre la disponibilidad de la vacuna, en especial para niños de 11 años, suspendida por problemas de abastecimiento. Hace unos días, desde el gobierno adelantaron que “en breve” se volverá a inmunizar a esa franja etaria.
#Opinión
Desafío mundial: una alimentación sana, para un mundo hambre cero
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: A propósito de la fecha, que se conmemoró ayer, Francisco Yofre, oficial de programas a cargo de FAO en Argentina, analiza los desafíos más importantes que enfrenta el país y el mundo en la materia.

Un alerta de seguridad emitido recientemente por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) da cuenta de una confusión que se está dando como consecuencia de la similitud entre el nombre de dos marcas de medicamentos.

En el comunicado, la FDA explica que debido a esta situación se han recibido numerosos informes de prescripción erróneos. Desde el organismo aclaran que no hay informes de pacientes que hayan ingerido el medicamento equivocado.

Brintellix (vortioxetine) se usa para tratar cierto tipo de depresión llamada trastorno depresivo mayor (MDD) en adultos, mientras que Brilinta (ticagrelor) es un antiagregante plaquetario, una medicación anti-coagulación de la sangre utilizada para los ataques cardíacos.

Por último, la FDA recomendó a los agentes sanitarios incluir el nombre genérico del medicamento, el nombre de la marca y la indicación para su uso, además de los pacientes revisar sus recetas.

Como si con las jeroglíficas letras de los médicos no bastara, ahora se les dió a las marcas por confundirse. A modo de nota de color, en nuestro país hace unos días se dió una situación curiosa: en el marco del juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA que se inició ayer y donde el ex - presidente Carlos Menem es uno de los acusados, los jueces no fueron capaces de descifrar la letra del certificado médico por el cual Menem justificaba su ausencia.

"¿Está en condiciones de leer el certificado, doctor?", preguntó entonces el juez Costabel. Cuando recibió de respuesta "no, parcialmente, traté de interpretarlo hasta lo que pude", el juez decidió: "A fin de no postergar el inicio de la audiencia, más allá de que el Tribunal disponga las medidas tendientes a verificar las constancias volcadas en el certificado médico que se intentó leer, vamos a continuar con la audiencia", reseña el portal La Nación.