Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 2/7/15
Farmaceuticos

#Farmaceuticos

Un día como hoy en la ciencia...

ADJUNTO
Farmaceuticos

...pero de 1854 nacía en Francia Narcisse Théophile Patouillard, un farmacéutico, briólogo, y un eminente micólogo francés. Además, un 2 de julio pero de 1895 fallecía el destacado cirujano argentino Ignacio Pirovano.

#LuchacontraelCancer
Aprueban el primer medicamento para tratar la variedad “triple negativa” del cáncer de mamas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 11: Este tipo de tumor representa el 15 por ciento de los casos detectados, y afecta especialmente a mujeres jóvenes. Con la nueva terapia en combinación con quimioterapia se logra una reducción del 40 por ciento de la enfermedad, y una tasa de sobrevida de 25 meses.
#Vacunación
Sanofi comenzó a entregar a Salud las vacunas contra la meningitis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: La farmacéutica francesa reemplaza a Glaxo en la provisión de esa vacuna, que desde el año pasado tiene problema de abastecimiento al punto de suspenderse una dosis del Calendario Oficial.

Narcisse Théophile Patouillard -foto- (Macornay, 2 de julio de 1854 - París, 30 de marzo de 1926) fue un farmacéutico, briólogo, y un eminente micólogo francés.

Su tesis para el doctorado de la Universidad de París (Escuela Superior de Farmacia) ¨ Essai taxonomique sur les familles et les genres des Hyménomycetes » (1900) le confirió una autoridad científica mundial en la clasificación de Basidiomycetes, colocándolo con Quélet, Boudier y Bresadola entre las luminarias de la micología.

Nacido en una familia de agricultores, se apasionó por las Ciencias naturales a los diez años, coleccionando insectos, plantas, minerales. Obligado a interrumpir su educación media en la Escuela Secundaria de Lons-le-Saunier, ingresa, a los quince años, al servicio telegráfico en Jura y luego en París. En 1872, se las arregló para prácticas en Bletterans (Jura) permitiéndole trabajar en el Laboratorio de Altos Estudios del Muséum national d histoire naturelle. Allí, rodeado de los más grandes botánicos, afirmándose su vocación y su decisión de consagrearse en el estudio de las setas.

Obtiene el diploma de farmacéutico de 2 clase, en 1879, en Besancon. Y en 1883 ingresa a la Facultad de Farmacia de París, para obtener el diploma de farmacéutico de 1 clase, en marzo de 1884 con una tesis de primera fuerza: « Des Hyménomycetes au point de vue de leur structure et de leur classification ».

En 1884, Fue uno de los quince farmacéuticos fundadores de la Société mycologique de France, donde fue su tercer presidente, luego de Quélet y de Boudier, en 1891, y en 1892, a continuación, elegido presidente honorario en la reunión del 8 de diciembre de 1892.

En 1885, obtuvo el premio Montagne, discernido por la Academia de las Ciencias por su Tabulae analyticae fungorum: Descriptions et analyses microscopiques des champignons nouveaux, rares ou critiques, publicado en siete fascículos, de 1883 a 1889.

Farmacéutico durante más de cuarenta años, que ejerce en Poligny, de 1881 a 1884, y en Fontenay-sous-Bois de 1884 a 1885, para luego en París, de 1886 a 1898 y, por fin, en Neuilly a partir de 1898. De 1893 a 1900, ejerce las funciones de preparador de la cátedra de Criptógamas de la Escuela Superior de Farmacia de París.

En 1922, renunció como preparador, para dedicarse plenamente a su investigación, y fue nombrado profesor asistente de Criptógamas del Museo, pero lo encuentra la muerte súbita en 1926, mientras aún gozaba de todas sus facultades intelectuales.

A diferencia de su colega Boudier, la obra científica considerable de Narcisse Patouillard fue subestimada, y a veces ignorada, tanto por los poderes públicos, las Academias, y las Facultades de Farmacia. Sin embargo, fueron esos mismos hongos que lo convirtieron en el más alto tributo: la mayoría de los taxones de Patouillard fueron todos validados después de más de un siglo, prueba evidente de la importancia y pertenencia de su taxonomía.

Sólo cuando la Universidad estadounidense de Harvard, en Cambridge adquirió la totalidad de su herbario, anterior a 1905, reconocieron su valor y se decidió clasificar el resto del herbario general del Museo. Por último, cerca de tres mil hojas de notas, dibujos y acuarelas de alta precisión fueron legadas por su hija, en 1968, a la cátedra de Criptógamas del Museo.

IGNACIO PIROVANO

Ignacio Pirovano (Buenos Aires, 23 de agosto de 1844 - ibídem, 2 de julio de 1895) fue un destacado cirujano argentino. Se ha destacado no sólo por sus cualidades quirúrgicas, perfeccionó la utilización de la asepsia en la cirugía argentina y realizó la primera laparotomía del país, sino también por formar una gran cantidad de destacados cirujanos, lo que le valió el título de padre de la cirugía argentina.

Pirovano realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, y en 1866 ingresó a la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires. Ya había obtenido el título de farmacéutico cuando en 1872 se graduó como médico, sorprendiendo con su tesis Herniotomía sobre la extirpación de hernias, que presentaba un adelanto en relación a los métodos de la época. Recibió una beca del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que le permitió perfeccionarse en Francia. Allí frecuentó las clases de Claude Bernard y Luis Pasteur, asistió a las sesiones quirúrgicas de Auguste Nélaton y Jules Péan y conoció a Joseph Lister, quien le daría los fundamentos antisépticos que luego desarrollaría en el país y mejorarían la cirugía argentina. Tras tres años de estudios, regresó a Buenos Aires graduado como Doctor en la Facultad de Medicina de París.

Al regresar fue nombrado titular de la cátedra Histología y Anatomía Patológica, en la Universidad de Buenos Aires. Allí instaló un laboratorío y desarrolló el uso sistemático del microscopio, que hasta su llegada no existía en la institución. En 1879 ocupó la cátedra de Medicina Operatoria y en 1882 la de Clínica Quirúrgica, tras la muerte de Manuel Augusto Montes de Oca.

El método antiséptico de Lister, basado en vaporizaciones del campo operatorio con ácido fénico, había sido introducido al país por Manuel Montes de Oca, pero fue Pirovano quien perfeccionó su utilización y la extendió al ámbito hospitalario. Practicó especialmente la cirugía de cabeza, cuello y extremidades, y su fama hizo que centralizara la mayoría de las operaciones de Buenos Aires y hasta del resto del país. Se retiraría de la actividad debido a un cáncer de la base de la lengua, y fallecería el 2 de julio de 1895, a los cincuenta años. Actualmente, un hospital ubicado en el barrio porteño de Coghlan lleva su nombre, el nombre del mismo es Hospital General de Agudos Dr. I. Pirovano.