Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Alergias

#Alergias

Un día como hoy en la ciencia

ADJUNTO
Alergias

Un 16 de marzo – pero de 1819 - el doctor John Bostock realiza la primera descripción clínica de una alergia, la fiebre del heno, en una reunión de la Real Sociedad Médica y Quirúrgica, en Londres. Bostock describió sus propios síntomas, que denominó como “catarro veraniego” y los relacionó con la aparición estacional del heno.

#SaludPública
La salud en el país: más diabetes y obesidad, menos males coronarios
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 16: Un estudio revela que subió la incidencia de los males relacionados con el sobrepeso, y bajaron los casos de enfermedad arterial coronaria. El trabajo contó con el apoyo del Reino Unido.
#Opinión
Desafío mundial: una alimentación sana, para un mundo hambre cero
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: A propósito de la fecha, que se conmemoró ayer, Francisco Yofre, oficial de programas a cargo de FAO en Argentina, analiza los desafíos más importantes que enfrenta el país y el mundo en la materia.

John Bostock fue un médico ingles que en 1819 presentó un estudio a la Sociedad Médica y Quirúrgica llamado "Caso de enfermedad periódica en los ojos y el pecho". En él describía a un paciente llamado "JB", un hombre "de hábitos repuestos y bastante delicados". Se trataba de un artículo sobre él.

En su exposición, Bostock describió los síntomas que todavía hoy en día afectan a quienes sufren de alergia al polen -o rinitis alérgica- y algunos de los tratamientos que había intentado para aliviar su agonía.

La comunidad médica no le prestó mucha atención en ese momento. Sus colegas siempre lo consideraban "como síntomas anómalos, y nadie parecía haber presenciado algo similar".

Bostock continuó tratando de probar sus teorías y para ello dialogaba constantemente con otros profesionales. "Es verdaderamente maravilloso lo decidido que estaba de probar su punto", cuenta a la BBC Maureen Jenkins, directora de los servicios clínicos de Allergy UK.

"Con respecto a lo que se denomina la causa que provoca la enfermedad, una idea ha prevalecido de manera muy general, que es que se produce por el efluvio (emanación de partículas) de heno fresco, y de ahí se le llama popularmente como ¨la fiebre del heno¨ (en inglés a la alergia al polen se le llama hay fever), comentó Bostock.

Pero él no estaba del todo de acuerdo con esta idea popular. Pensaba que una enfermedad recurrente, exacerbada por el calor del verano era la culpable.

Algunos años después – precisamente en 1828 – el médico bautizó la enfermedad como "catarro de verano", debido a que es al principio de esta estación cuando hay una mayor prevalencia.