Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Cáncer

#Cáncer

Cuando la ciencia se cuestiona

ADJUNTO
Cáncer

BUENOS AIRES,febrero 12: Insituciones y cientificos de todas partes del mundo salieron al cruce de una pólemica investigación publicada a principio de año donde se afirmaba que más de la mitad de los casos de cáncer eran atribuibles al azar.

#ProducciónPública
Laboratorios públicos se consolidan como principales proveedores de planes nacionales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 21: En la última licitación oficial el LIF de Santa Fe volvió a prevalecer ante productores privados, y proveerá de tratamientos para pacientes oncológicos. Además, sigue la entrega de medicamentos para personas con diabetes. El Laboratorio del Fin del Mundo ya entrega por su parte antirretrovirales.
#Opinión
Desafío mundial: una alimentación sana, para un mundo hambre cero
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 17: A propósito de la fecha, que se conmemoró ayer, Francisco Yofre, oficial de programas a cargo de FAO en Argentina, analiza los desafíos más importantes que enfrenta el país y el mundo en la materia.

Desde MIRADA PROFESIONAL nos hicimos eco durante los primeros días de enero de una investigación que atribuía como factor clave la suerte al momento de sufrir un cáncer. Nuestro editor, rápido de reflejos, la mandó a la sección curiosidades (ver en http://goo.gl/BKoGng), ya que si bien provenía de una institución respetable y había sido publicado en una revista prestigiosa, algo en la información le hacia “ruido”.

La cuestión es que la investigación armó gran revuelo en el mundo académico, ya que los especialistas consideran que con ese mensaje se subestima el valor de la prevención. La misma revista Science (donde se publicó la investigación en cuestión) dió espacio a las quejas de instituciones y científicos de todo el mundo.

La Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC), por ejemplo, fue una de las instituciones que manifestó su molestia. Esteve Fernández, jefe de la Unidad de Control del Tabaquismo en el Instituto Catalán de Oncología, expresó que “El trabajo formaliza una hipótesis muy plausible, pero si tenemos en cuenta el diseño, las cifras que dan son muy cuestionables”. Coincide en el argumento Enrique Vidal, bioinformático en el Programa de Epigenética y Biología del Cáncer del Idibell, en Barcelona, para quien “la evidencia no parece suficiente como para establecer las conclusiones que proponen, y menos aún las interpretaciones posteriores”.

Los expertos señalan que la investigación original contiene varias lagunas, ya que se trata de un estudio de los llamados ecológicos, aquellos que en una clasificación de fiabilidad ocuparían la última posición: sirven para formular hipótesis, pero no para confirmarlas.

Entre las principales fallas, los detractores comentan que las conclusiones no son aplicables a la realidad, que el procedimiento es cuestionable, que no fueron incluidos los tumores mas frecuentes, no incluír el factor x y que las muertes por cáncer si se pueden prevenir.

En palabras de Christopher Wild, director de la IARC, “aunque pueda haber un elemento de azar, concluir que la mala suerte es la mayor causa de cáncer sería engañoso y podría disminuir los esfuerzos que se hacen para identificar sus causas y prevenirlas”.

Por su parte, los autores del cuestionado trabajo se defienden. En una nota publicada en Science, no hicieron alusion directa a algunas criticas y reconocieron otras como ciertas. Expresaron que, en su opinión, aunque se incluyeran más tipos de tumores las cifras no variarían en exceso. También consideran robusto su método de cálculo y recuerdan que sus cifras sobre el porcentaje de tumores que se pueden prevenir no está lejos de las que sostienen la mayoría de organizaciones contra el cáncer.

Por último, defienden la expresión “mala suerte”, por una razón psicológica: “Nuestro trabajo tiene un mensaje diferente al de las críticas que está recibiendo, por ejemplo, para los padres de niños con cáncer que pueden sentirse culpables por no haber evitado un cierto estilo de vida o entorno, y que por tanto creen que pueden haber causado la enfermedad”. Y añaden: “Somos conscientes de la culpa injustificada que sienten muchos pacientes y sus familias hacia tumores que estaban más allá de su control”.