Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

Un día como hoy en la ciencia

ADJUNTO
MiradaProfesional

Un 25 de noviembre de 1984 William J. Schroeder de 52 años, recibe un corazón artificial neumático inventado por el médico norteamericano R. Jarvik. Fue una de las personas que más tiempo logró sobrevivir con un corazón artificial, llegando a 620 días. También un día como hoy pero de 1975 se patentó la tomografía axial computarizada, la cual le dio el Premio Nobel en 1979 a sus creadores.

#Opinión
Día Nacional de Lucha contra la Obesidad: un grave problema para la salud pública
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 16: Desde 2017, en la Argentina el 16 de octubre se conmemora esta fecha que busca instalar la problemática en la agenda pública. Para analizar la realidad del país en la materia, la médica nutricionista Virginia Busnelli escribe esta columna de opinión para la agencia Télam.
#Opinión
Sarampión: qué saber y qué hacer para frenar el brote de la enfermedad
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 14: Por Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), explica de manera sencilla y directa lo que hay que saber para frenar el brote del mal, que ya lleva 29 casos confirmados en el país.

EL CORAZÓN ARTIFICIAL

Eran las 8:00 a.m. del domingo 25 de noviembre. Un equipo de 17 personas del Humana Hospital Audobon (Louisville, Ky), encabezado por el doctor William De Vries, realizó una incisión a la altura del esternón del paciente. Luego fue abierto al pericardio, la membrana doble que rodea el corazón. Los tubos de la máquina que lo mantendrían vivo durante la intervención quirúrgica, fueron conectados a las 9:45.

Luego vino el corte de los ventrículos, que dejó al descubierto la aorta, la arteria pulmonar y los atrios. Entonces fue removido el corazón y realizado el implante de uno artificial que fue puesto en acción por un compresor de aire conectado al cuerpo del paciente.

Después de que los cirujanos verificaran que todo estaba funcionando en forma normal, la máquina que le ayudaba a respirar y a mantener la circulación de la sangre fue retirada. Eran las 12:58 minutos de la tarde. En ese momento, William J. Schroeder, un abuelo retirado de 52 años, quedaba dependiendo de su nuevo corazón, un órgano de plástico y metal fabricado por la mano del hombre. Terminaba así, el segundo trasplante de corazón artificial realizado en el mundo.

En 1982, el exitoso trasplante del doctor William DeVries a un paciente que sobrevivió 620 días con un Jarvik-7 permitió que todas las primeras planas de los medios se ocuparan del tema, considerándolo un hito en la medicina moderna.

Estos sucesos impulsaron a Robert Jarvik a lanzar su propia compañía, Symbion Inc, la cual malogró a causa de sus escasas habilidades empresariales.

Durante la década del 80, más de 90 personas recibieron el Jarvik-7, el cual después de unos años fue prohibido, así como cualquier otro tipo de implante artificial en reemplazo del corazón, debido a la casi nula esperanza de sobrevida (no más de seis meses) que lograba en los pacientes. En la actualidad, sólo se permiten corazones artificiales para reemplazos temporarios a pacientes en espera de un donante biológico.

El Jarvik-7, nombre de pila del corazón mecánico, se debe a su inventor, Robert Jarvik, un joven soñador que no pudo entrar a la escuela de medicina en su primer intento, y que se convirtió en doctor casi por accidente.

LA TOMOGRAFÍA

También un día como hoy pero de 1975 se patentó la tomografía axial computarizada, la cual le dio el Premio Nobel en 1979 a sus creadores.

La tomografía axial computarizada (TAC), o tomografía computarizada (TC), también denominada escáner, es una técnica de imagen médica que utiliza radiación X para obtener cortes o secciones de objetos anatómicos con fines diagnósticos.

En los fundamentos de esta técnica trabajaron de forma independiente el ingeniero electrónico y físico sudafricano nacionalizado norteamericano Allan McLeod Cormack y el ingeniero electrónico inglés Godfrey Newbold Hounsfield, que dirigía la sección médica del Laboratorio Central de Investigación de la compañía EMI. Ambos obtuvieron de forma compartida el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1979.