Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

Un día como hoy en la ciencia…

ADJUNTO
MiradaProfesional

No sabemos si también llovía, pero un 3 de noviembre de 1946 nacía en el municipio de Ataco en el Departamento de Tolima (Colombia) Manuel Elkin Patarroyo, científico que realizó el primer intento para crear una vacuna sintética contra la malaria.

#Opinión
Cannabis medicinal: una cuestión de derechos de pacientes y cultivadores
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 7: Julieta Di Corleto, defensora pública oficial, a cargo de la secretaría general de Capacitación y Jurisprudencia de la Defensoría, presentó en la reciente Expo Cannabis un libro que reúne experiencias, del cual esta columna genera un adelanto.
#LuchacontraelCancer
Aprueban el primer medicamento para tratar la variedad “triple negativa” del cáncer de mamas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 11: Este tipo de tumor representa el 15 por ciento de los casos detectados, y afecta especialmente a mujeres jóvenes. Con la nueva terapia en combinación con quimioterapia se logra una reducción del 40 por ciento de la enfermedad, y una tasa de sobrevida de 25 meses.

Un día como hoy nacía Manuel Elkin Patarroyo, quien es considerado el ¨padre de la vacuna contra la malaria¨. Culminó sus estudios de bachillerato en el colegio José Max León de Bogotá. Ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia donde obtuvo su grado en 1971. Realizó posteriormente una especialización en Inmunología en la Universidad de Yale. También realizó estudios en el Rockefeller Institute y en el Instituto Karolinska de Estocolmo.

Hizo el primer intento para crear una vacuna sintética contra la malaria, enfermedad transmitida por mosquitos y que afecta millones de personas en regiones tropicales y subtropicales de América, Asia y África. Fruto de ese trabajo, obtuvo en 1987 la vacuna sintetica contra la malaria – la SPf 66-

En 1986 el equipo dirigido por Patarroyo descubrió una vacuna sintética contra la malaria, enfermedad que causa tres millones de muertes al año. El antídoto, conocido como SPF66 (Sinthetyc Plasmodium Falciparum), simula una parte del parásito causante de la enfermedad y provoca la creación de los anticuerpos que bloquean el ataque a los glóbulos rojos de la sangre. Este descubrimiento fue calificado por varios Premios Nobel de Medicina como "el hito más importante de la historia de la química".

En 1990, Patarroyo fue galardonado por la Academia Nobel de Suecia con el Premio a la Excelencia en la investigación latinoamericana.

El 30 de octubre de 1991 fue elegido académico correspondiente extranjero de la Real de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de España, institución en la que ingresó el 3 de diciembre de ese año con el discurso "La vacuna de la malaria: Ciencia, Economía y Política", en el que explicaba las investigaciones que le condujeron a sintetizar químicamente la primera vacuna contra esta enfermedad.

El 5 de noviembre de 1991 presentó en Santafé de Bogotá un método para detectar la presencia de la tuberculosis en un período de 24 horas.

Posteriormente ha trabajado también en investigaciones relacionadas con el Sida y la lepra.

Partidario de la universalización de la ciencia para impedir que sus logros sean monopolizados por los grandes grupos económicos, en 1993 Patarroyo rechazó una oferta de 60 millones de dólares de un laboratorio bioquímico y el 12 de mayo de 1993 cedió los derechos de explotación de la vacuna de la malaria a la Organización Mundial de la Salud, OMS, por entender que "el antídoto debe llegar a todos los países en desarrollo a un precio muy bajo".

Fue finalista al Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1993, galardón que le fue concedido por unanimidad en la siguiente edición, el 20 de mayo de 1994, por la importancia de su aportación "en la programación, desarrollo y experimentación de campo de una vacuna sintética contra la malaria".

El 28 de octubre de octubre de 1994 presentó oficialmente la vacuna SPF66, capaz de combatir una de las formas más virulentas de la malaria o paludismo con una eficacia de entre un 40 y un 66 por ciento en los adultos y de un 77 por ciento en niños menores de cinco años. Y tres días después, el 31 de octubre de 1994, recibió en Alemania el Premio Robert-Koch. Posteriormente, Patarroyo continuó con sus investigaciones en el Instituto de Inmunulogía de Colombia. Investigaciones orientadas fundamentalmente a la mejora de la vacuna contra la malaria -a fin de aumentar su eficacia y reducir la forma de administración a una sóla dosis- y también al desarrollo de un método para producir vacunas sintéticas contra otras enfermedades como la tuberculosis, la leishmaniasis o la hepatitis C.

En 2001, sin embargo, su trabajo sufrió un parón debido a problemas de índole económica. En febrero, su equipo de investigación se vió obligado abandonar las instalaciones del hospital bogotano de San Juan de Dios cuando el Banco Ganadero (filial del español BBVA) embargó dicho centro. La situación se complicó además por la disminución de la asignación presupuestaria destinada por el Gobierno colombiano a su proyecto, lo que le llevó a aceptar, a finales de ese año, una propuesta de la Universidad Pública de Navarra (España) para trasladar parte de sus investigaciones a esta institución.

Patarroyo es fundador y actual director de la FIDIC (Fundación Instituto de Inmunología de Colombia), asociada a la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá; director de la línea de investigación en Relación Estructura-Función en la Búsqueda de Vacunas Sintéticas en el doctorado en Ciencias Biomédicas de la Universidad del Rosario (Colombia); profesor de la misma universidad así como del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud, para el desarrollo de vacunas sintéticas contra la malaria, la tuberculosis y la lepra.