Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 7/10/16
Tecno

#Tecno

Apps para la inclusión, nuevos aliados en diagnóstico y aprendizaje

ADJUNTO
Tecno

BUENOS AIRES, octubre 7: Aplicación para ayudar a personas con afasia, otras para favorecer la integración de niños autistas y con síndrome de Down, tanto como un mouse controlado con movimientos de la cabeza son algunos de los desarrollos tecnológicos que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva impulsa y financia, a fin de mejorar la calidad de vida de personas con capacidades diferentes.

#Farmacias
Cadena de farmacias comienza a entregar medicamentos OTC con drones
ADJUNTO
ESTADOS UNIDOS, octubre 10: Se trata de la cadenera norteamericana Walgreens, que esta semana incorporó el servicio de entrega con estos aparatos, otra forma de despersonalizar la atención farmacéutica.
#LuchaContraElTabaquismo
Tucumán, la primera provincia en prohibir el “vapeo” en lugares públicos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 10: Pese a estar prohibido por la ANMAT, el cigarrillo electrónico se usa mucho en el país. La legislatura tucumana acaba de prohibirlo en lugares cerrados, lo mismo que el cigarrillo convencional.

En una tienda virtual saturada de pokemones y mensajería instantánea, las aplicaciones para celulares suelen enfocarse en la generación de negocios multimillonarios. Pero existe un lado B: la creación colectiva de herramientas que mejoran la calidad de vida. En ese contexto, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT) fomenta la interacción entre investigadores y actores de la sociedad comprometidos en la resolución de cuestiones vinculadas a la mejora de la calidad de vida de personas con capacidades diferentes.

Herramientas de calidad están disponibles de manera gratuita en Argentina y el mundo, y con el apoyo de especialistas, investigadores y fundaciones, las aplicaciones para celulares son la punta de lanza de la inclusión digital; de modo que, quienes las utilizan igualan y potencian capacidades, por lo que se convierten en herramientas de apoyo médico y de mejora la calidad de vida promoviendo la integración.

En ese contexto –con el fin de desarrollar una ciencia que lidere el camino hacia el desarrollo inclusivo y sustentable– el MINCYT cuenta con el Programa Consejo de la Demanda de Actores Sociales (PROCODAS). Esta iniciativa promueve políticas para favorecer la interacción entre el sector científico tecnológico y las demandas sociales y productivas por medio del instrumento Proyectos de Tecnologías para la Inclusión Social (PTIS). Así, la Fundación Argentina de Afasia "Charlotte Schwarz" –junto con Mana Desarrollos, empresa de soluciones tecnológicas para personas con discapacidad– logró financiamiento por un monto de 60 mil pesos, que le permitió lanzar la aplicación “Ayuda ya”, que está disponible en Google Play.

“La afasia se caracteriza por la incapacidad de comprender o producir el lenguaje y, ante esa imposibilidad, la respuesta fue desarrollar algo similar a un botón anti pánico pero basado en lo que se conoce como comunicación aumentativa. Es decir, a partir de pictogramas o imágenes representativas se puede transmitir una necesidad”, consignó Nahuel González, ingeniero Electrónico y uno de los fundadores de Mana Desarrollos. De esta manera, la aplicación ofrece cuatro opciones para solicitar asistencia: emergencias médicas, policía, bomberos y desorientación en la vía pública. González –que se desempeña en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Regional Buenos Aires– advirtió que la innovación en esta app “está dada porque, en el caso de que la persona se pierda, se brindan las coordenadas exactas, la dirección en donde se encuentra. Además, si no puede hablar se deshabilita la llamada y se le envía un mensaje automático al familiar”.

El ingeniero explicó que, a partir de las primeras pruebas de campo, “se mejoró la experiencia del usuario y se comenzó a contemplar además a las personas hipoacúsicas, ciegas o disminuidas visuales”. González mantiene un estrecho contacto con la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UTN, dado que allí fue donde comenzaron a realizar los primeros trabajos. Entre ellos, se destaca un mouse USB que se controla con movimientos de la cabeza y un teclado adaptado USB que facilita la accesibilidad a personas con disminución visual o problemas de motricidad. Ambas iniciativas fueron financiadas por el MINCYT mediante el Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (FONSOFT).

Tecnología e innovación al servicio de la inclusión

El PROCODAS también apoyó otros proyectos similares, como la aplicación TifloArcoiris, desarrollada por el Laboratorio de Informática Aplicada de la Universidad Nacional de Río Negro (UNR) y la Fundación Arco Iris que, con sede en la localidad rionegrina de San Antonio Oeste, colaboró en la elaboración de la propuesta que obtuvo el financiamiento de 60 mil pesos por parte del MINCYT, lo que permitió crear una aplicación que ofrece dos servicios: identificación de colores para personas con discapacidad o disminuidos visuales y reconocimiento de billetes por la denominación.

“En la Fundación vieron una app española para no videntes y eso funcionó como disparador para diseñar algo más accesible económicamente”, señaló Héctor Vivas, docente de la UNR y director técnico del proyecto. La aplicación reconoce los colores utilizando la cámara de los celulares y de las tablets con sistema Android y que, gracias a un software especial obtiene valores de tono, saturación y brillo.

“Los primeros usuarios de esta tecnología fueron personas ciegas que asisten a la fundación. A partir de esas experiencias comenzamos a trabajar y continuamos perfeccionando el módulo de detección de billetes”, puntualizó Carlos Silwan, miembro de Arcoiris. “El Estado debe estar presente para fomentar proyectos de esta naturaleza, que ayuden a incluir y mejorar la calidad de vida de la sociedad”, aseveró Silwan. La Fundación Arcoiris ofrece asesoramiento a familias e instituciones a través de jornadas de sensibilización y capacitación con mirada integradora, y apuesta a la tecnología para fomentar la integración.

Por otra parte, la Comisión de Inclusión Digital de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de Argentina (CESSI) lleva adelante el Proyecto DANE, una iniciativa de inclusión social en donde la tecnología tiene un rol destacado. El presidente de esa comisión, Pablo Fiuza, explicó: “Con la colaboración de la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA) y la Asociación Argentina de Padres de Autistas (APAdeA) realizamos un relevamiento de necesidades y objetivos”; de esa manera, se brindaron soluciones de software que diseñaron gracias al financiamiento del MINCYT. Estos desarrollos superan las 70.000 descargas fuera del país. “Nos asombró ver cómo expandimos fronteras. Muchas de las apps que trabajamos son para chicos con síndrome de Down, pero a la vez nos contactan psicoterapeutas que hacen aportes y ofrecen ideas para perfeccionar lo que hacemos”, destacó.

Mejorar la motricidad fina, enfrentar la intolerancia a la frustración y fomentar hábitos de juego son algunos de los objetivos de las seis aplicaciones que DANE logró gracias al PROCODAS. “Nos sentimos orgullosos de haber conseguido, además, el apoyo de empresas para continuar la difusión y el desarrollo de estos proyectos. Universidades públicas y privadas trabajan con nosotros para aportar a esta causa”, sentenció Fiuza.

“Juguemos todos” es una aplicación para Android que permite el aprendizaje de sílabas mediante la aparición de imágenes de animales y las posibles combinaciones. Consta de dos juegos: uno con imágenes sencillas y palabras que se corresponden. El usuario debe determinar las opciones correctas de correspondencia. La segunda alternativa es la de sílabas, y aparecen imágenes de animales, pero con opciones más amplias. El usuario debe arrastrar las sílabas en el orden correcto para poder solucionar el problema. Ambas tienen dos niveles.

Por su parte, “Palabras claras” estimula la comprensión auditiva de palabras de diferente categoría, clase, extensión, complejidad, frecuencia de uso y concreción, en forma aislada y en contexto. Este aplicativo trabaja la comprensión de palabras y forma parte de un programa que contempla las cuatro funciones del lenguaje: comprensión auditiva y lectora, expresión oral y producción escrita, así como los niveles de la lengua en forma contextualizada: fonema, palabra, oración, discurso, conversación. Los ejercicios se agrupan según palabra aislada o palabra en contexto.

Con “Quién hace qué” se busca alcanzar la comprensión auditiva de oraciones con diferente grado de complejidad y distinta cantidad y disposición de los componentes. Además, llama la atención sobre aquellos rasgos de la lengua que expresan las relaciones existentes entre ellos. Esta app trabaja la comprensión de oraciones.

El aplicativo “Historias sociales” permite desarrollar, en formato tablet estrategias de intervención diseñadas para la enseñanza y el desarrollo de habilidades sociales en personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Con formato de cuentos cortos de carácter fundamentalmente descriptivo, también incluye información de perspectiva en relación a lo que pueden sentir o pensar otras personas. Para las personas con TEA, los diferentes dispositivos electrónicos resultan ser intrínsecamente motivadores y, desde las neurociencias se busca aumentar la cognición social.

“Jugando con las vocales” trabaja cada vocal en tres aspectos: Conciencia fonológica, percepción visual y grafomotricidad. No se marcan los errores, más bien se refuerzan los aciertos, siempre utilizando sonidos suaves; esta es una aplicación para lectura inicial.

Por último, “¿A qué suena?” estimula la discriminación auditiva en pares de palabras que difieren en un sólo fonema por varios o un sólo rasgo distintivo; y en contextos oracionales facilitadores y no facilitadores para favorecer la comprensión. Posee distintos grados de complejidad y puede incluir o no imágenes.

Disminuir la brecha tecnológica, promover la vinculación entre la investigación provincial y el sector productivo y potenciar la inclusión son algunas de las metas de los proyectos impulsados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. De esta manera, la tecnología iguala en oportunidades y acerca a los argentinos a una mejor calidad de vida.

MINCYT