Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15

#MiradaProfesional

Proponen cambiar los nombres de los fármacos usados en los trastornos mentales

MiradaProfesional

BERLIN, octubre 27: Sociedades internacionales de neuropsicofarmacólogos aseugran que los nombres actuales estigmatizan a los pacientes. La propuesta consiste en cambiar las clasificaciones como antidepresivos o antipsicóticos y emplear otras como medicamentos serotoninérgicos o dopaminérgicos.

#NoaFarmacity
La Defensoría del Pueblo bonaerense presiona a la Corte Suprema para que defina la causa Farmacity
ADJUNTO
LA PLATA, febrero 10: La entidad le pidió al máximo tribunal que emita el fallo definitivo respecto a la posibilidad que la empresa opere en la Provincia, que está pendiente de noviembre del 2018. La Defensoría apoya el reclamo de los farmacéuticos y defiende el modelo sanitario que propone la ley 10.606.
#SaludPública
Por primera vez en casi 40 años, no hubo heridos por pirotecnia en Año Nuevo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, enero 2: Los tradicionales festejos no registraron lesiones producto de los fuegos artificiales. Sí hubo 43 pacientes atendidos con distintas lesiones oculares en los hospitales Lagleyze y Santa Lucía.
D

urante el último foro de neuropsicofarmacólogos desarrollado la semana pasada en Berlín, especialistas de todo el mundo coincidieron en plantear la necesidad de un cambio en la terminología de los fármacos usados en los trastornos mentales, para que pase a basarse en su mecanismo de acción en lugar de los síntomas a los que se dirigen. Así, proponen superar clasificaciones como antidepresivos o antipsicóticos y emplear otras como medicamentos serotoninérgicos o dopaminérgicos.

Entre los promotores del cambio se encuentran los colegios internacional, europeo, americano y asiático de Neurofarmacología, junto con la Unión Internacional de Farmacología Básica y Clínica. La propuesta es clara y consiste en que la terminología debería centrarse en el mecanismo farmacológico.

Con su propuesta, pretenden arrancar un proceso de discusión y negociación internacional entre académicos, médicos, farmacéuticas y organismos reguladores.

ABANDONO DEL MEDICAMENTO

Los nombres empleados se basa en una clasificación desarrollada en los 60 que provocaría confusión tanto en pacientes como en prescriptores. Además, en el caso de los enfermos, puede acarrear un problema adicional de estigma que lleve al abandono de la medicación, como, explican, puede suceder en aquellos en tratamiento para la ansiedad con “antidepresivos” o “antipsicóticos”.