Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 10/7/17
Medicamentos

#Medicamentos

Vinculan los inhibidores Plk1 con problemas cardiovascularesADJUNTO

Medicamentos

MADRID, julio 10: Un estudio español refiere que el uso prolongado de inhibidores como el Plk1 puede producir hipertensión arterial, rotura de vasos sanguíneos y problemas cardiovasculares graves.

#Sarampión
Alemania plantea multas de hasta 2.500 euros para padres “anti vacunas”
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: Un proyecto de ley presentado en ese país incluye severas multas para quienes decidan no vacunar contra el sarampión a sus hijos. Además, los niños no inmunizados podrían ser rechazados en las escuelas.
#LuchacontraelCancer
Expertos locales destacan el uso de fármacos libres de quimioterapia para tratar la leucemia
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: En el reciente Congreso Europeo de Hematología (EHA), se presentaron resultados prometedores de esta nueva terapia contra algunas de las variantes del mal. “Enfermarse hoy de leucemia es muy diferente a haberlo hecho 15 años atrás”, afirmaron desde la Asociación Leucemia Mieloide Argentina (ALMA).

Los inhibidores de Plk1 han recibido recientemente el reconocimiento de "terapia innovadora en leucemias", por la Agencia Reguladora del Medicamento de EEUU (FDA). Sin embargo, un estudio publicado esta semana en la revista Nature Medicine por investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) sugiere que el uso prolongado de estos inhibidores puede producir no solo problemas de hipertensión arterial sino también rotura de vasos sanguíneos y problemas cardiovasculares graves.

Entre los nuevos fármacos que usan esta estrategia se encuentra el volasertib, un inhibidor de la proteína Plk1 que ha mostrado resultados muy prometedores en el tratamiento de leucemia mieloide aguda y ha recibido el reconocimiento de "terapia innovadora" por la FDA, por su eficacia contra este tumor en ensayos clínicos.

"Uno de los problemas con los que nos encontramos al ensayar con nuevos fármacos en pacientes es que conocemos muy poco todavía de la función real de las proteínas a las que van dirigidos", ha explicado Marcos Malumbres, coordinador del estudio y jefe del Grupo de División Celular y Cáncer del CNIO. Su equipo quiso estudiar la función real de la proteína Plk1 en mamíferos usando como modelo ratones de laboratorio.

"Muchas de las proteínas que se prueban en ensayos clínicos han sido estudiadas sobre todo en organismos como levaduras, moscas o en células humanas en cultivo. Sin embargo, estos estudios son insuficientes para conocer la relevancia que una proteína puede tener en un órgano u otro", ha indicado Malumbres.

Para estudiar la función de Plk1, los investigadores generaron una variante de ratón con niveles disminuidos de esa proteína. "Fue sorprendente: la mitad de los ratones fallecían de hemorragias torácicas debidas a la rotura de las arterias", ha explicado Guillermo de Cárcer, investigador del CNIO y primer autor del artículo. "Uno de los resultados más llamativos fue que los machos morían la primera noche que pasaban con hembras en la misma caja, una de las situaciones que provoca la mayor subida de tensión arterial en machos jóvenes".

Junto con el equipo de Juan Miguel Redondo, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), y miembros del Centro de Investigación del Cáncer (CIC) en Salamanca y del London Research Institute, en Londres, trataron ratones con dosis bajas de volasertib durante dos meses. Los ratones con niveles bajos de Plk1 o tratados con el inhibidor de esta proteína no tuvieron problemas de crecimiento pero mostraron rotura de arterias y problemas cardiacos secundarios. Estos resultados indicaban que las arterias son incluso más sensibles a la inhibición de Plk1 que otros tejidos en organismos adultos.

La implicación de Plk1 en el control de ambos procesos tendrá repercusiones importantes en desarrollos biomédicos futuros. "Nuestros datos no van en contra del uso de inhibidores de Plk1 en la clínica", alerta Malumbres. "Desgraciadamente, todos los fármacos tienen un efecto secundario u otro. El problema es no conocerlo. Tenemos que estudiar muy bien y en modelos adecuados la función biológica de la proteína antes de emplearla como diana terapéutica en pacientes. Sólo así podremos diseñar protocolos de uso adecuados a los pacientes y con un menor número de efectos secundarios", concluyó el investigador del CNIO, reseñado por Diario Médico.