Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 28/4/17
Medicamentos

#Medicamentos

Identifican una molécula con acción antinflamatoria en el miocardioADJUNTO

Medicamentos

GRANADA, abril 28: Científicos hallaron que el miocardio, el músculo del corazón, posee receptores propios de la molécula denominada cortistatina, lo que activa su capacidad de producirla también, lo que le permite activar esa capacidad antiinflamatoria en las células musculares del corazón ante una infección.

#Opinión
Hábitos saludables: ¿por qué vivir contando calorías no sirve?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: La médica nutricionista Virginia Busnelli recuerda que antes que contar calorías es necesario ver los nutrientes, para volvernos consumidores más inteligentes.
#VentaIlegal
Proponen aumentar las penas para el ejercicio ilegal de la farmacia y otras profesiones
ADJUNTO
LA PLATA, julio 17: Lo proponen Colegios de Profesionales de la provincia de Buenos Aires, que se reunieron esta semana para discutir reformas en el código penal para subir las penas que se imponen por estos delitos.

Investigadores españoles demostraron por primera vez la capacidad de respuesta de células dañadas tras una inflamación de miocardio por la acción de una sustancia con cualidades antiinflamatorias, analgésicas y autoinmunes, producida por el sistema nervioso.

Durante el desarrollo de estas investigaciones los científicos pudieron comprobar cómo el miocardio, el músculo del corazón, posee receptores propios de esta molécula, denominada cortistatina. Esto hace que este órgano sea capaz de producirla también, lo que le permite activar esa capacidad antiinflamatoria en las células musculares del corazón ante una infección. Así lo han explicado los expertos en el artículo publicado en la revista British Journal of Pharmacology titulado ¨The neuropeptide cortistatin attenuates experimental autoimmune myocarditis via inhibition of cardiomyogenic T cell-driven inflammatory responses¨.

El estudio se centró en la miocarditis, una inflamación del miocardio que provoca que el corazón no pueda bombear eficazmente. Tras una infección por virus, el sistema inmunitario responde enviando anticuerpos para tratar de combatirlo. Sin embargo, en la miocarditis no sólo se lucha contra el virus, sino que el organismo entiende que las propias células del miocardio son extrañas y las daña. Si se implican demasiadas células del músculo cardíaco, éste se debilita y da lugar a una insuficiencia cardíaca o incluso a una muerte súbita.

La investigación relacionó la respuesta inmune del organismo con la inflamación asociada a la patología. “Es el primer estudio que demuestra que la cortistatina evita el daño que se produciría como consecuencia de una respuesta inflamatoria e inmunitaria contra el virus en el miocardio, incluso cuando la enfermedad está en estado avanzado, algo clave en una dolencia que cuenta con un diagnóstico severo hasta el momento. El efecto de esta sustancia podría suponer un tratamiento adecuado especialmente en aquellos casos en los que se complica con una respuesta autoinmune contra componentes cardiacos, como por ejemplo la producción de autoanticuerpos, por lo que se debe seguir incidiendo en su investigación clínica”, afirman a Fundación Descubre los autores.

Control de la autoinmunidad

Los científicos lograron imitar lo que ocurre en humanos en una miocarditis autoinmune en ratones a los que se les inyecta una proteína llamada miosina. Han podido comprobar cómo este neuropéptido revierte la respuesta inmunológica e inflamatoria evitando el daño celular y del tejido muscular periférico.

Las comprobaciones se realizaron en distintos momentos de la enfermedad, desde su aparición hasta los 21 días de desarrollo, confirmando que el tratamiento en los diferentes estadíos respondía de manera adecuada.

De esta manera, con las investigaciones realizadas quedan resueltos los estudios preclínicos, es decir, las investigaciones en laboratorio previas a las pruebas en humanos, y abren una puerta al desarrollo de nuevos productos terapéuticos basados en la cortistatina.

La investigación fue obra del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra de Granada, en colaboración con el departamento de Patología de la Universidad de Granada y la facultad de Medicina de Harvard.