Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Mendoza: denuncian ocho años de retrasos en la construcción de laboratorio estatal

Actualidad

SAN RAFAEL: Desde 2003 prácticamente no hay avances en la iniciativa de construir una planta productora de medicamentos pública. En 2009, el Senado provincial dio el visto bueno a la inversión. Desde el gobierno admiten que se necesitan 4,5 millones de pesos para terminar las obras.

#Actualidad
Prueban en Gran Bretaña droga contra la obesidad infantil
ADJUNTO
BUENOS AIRES: Se trata de metformina, un fármaco usado para regular la resistencia de la insulina. Se aplica durante la gestación.
#Actualidad
Europa suma nuevo tratamiento contra enfermedad NMM
ADJUNTO
BUENOS AIRES: Se trata de Kiovig, para tratar la neuropatía motora multifocal, una enfermedad que necesita medicarse de por vida.

Desde hace ocho años, San Rafael espera poder terminar la planta productora de medicamentos públicos, proyectada en 2001 para mejorar el acceso a los remedios de todos los habitantes de Mendoza. Pese al compromiso de algunas autoridades, el laboratorio estatal vive días de estancamiento, y a ciencia cierta nadie sabe en esa provincia cuándo se dará nuevo impulso a la obra. La reciente aprobación de la Ley nacional que promueve la actividad es la esperanza de que se reactive el proyecto.

Según afirman en la provincia cuyana, la planta productora de San Rafael está “casi lista”. “En esos años, no había ni sellos para las vacunas”, recuerda Claudia Najul, ex directora de Farmacia de la provincia en 2001, cuando nació la idea. En una entrevista realizada en Diario Uno, la ex funcionaria recordó los primeros pasos de la entidad, que espera se agilice su finalización para suministrar fármacos a toda la provincia.

El primer paso fue la cesión del edificio donde se levanta la planta. “Una vez que el edificio se aprobó según las exigencias de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT), se adquirieron las máquinas necesarias para fabricar sólidos, en este caso una comprimidora rotativa Riva, que puede hacer 50.000 pastillas por hora. Además, se capacitó al personal, se lo nombró y lo único que faltaba era la etapa de control de calidad, que es la más cara”, recordó Najul.

En total se estima que el Gobierno provincial y municipal de San Rafael invirtió alrededor de 3.500.000 pesos para poner en marcha la iniciativa. Pero pasó el tiempo y no se terminó de concretar. Recién en el 2009, la senadora Alejandra Naman (ARI) retomó la iniciativa, convocó a tres foros de discusión en los que miembros de otros laboratorios, como el de Rosario o el de San Luis, explicaron cómo funcionaban en esas provincias los laboratorios públicos.

Ante esto, el Senado aprobó por unanimidad el proyecto para que Mendoza también tuviera su producción propia de medicamentos básicos y ahora espera que el oficialismo la convierta en ley en Diputados desde aquel entonces.

Al ser consultados por el mismo medio sobre la actualidad del proyecto, el actual director de Farmacología de la provincia, Carlos Manassero, indicó que se requieren cerca de 4,5 millones de pesos para terminar el proyecto de San Rafael, que la gestión actual entiende la importancia de contar con un laboratorio propio, pero que “no es tan fácil como parece, no es construirlo y ahí nomás empezamos a producir. Por lo menos, hacen falta seis meses para terminar el edificio y otros seis para que produzca”.

Y afirmó que el año pasado se pidió “una nueva inspección de la ANMAT sobre el edificio y surgieron otras exigencias técnicas, que antes no se habían pedido”. se espera que la aprobación de la ley de producción pública de medicamentos permita definir las condiciones técnicas finales, además de dar impulso económico a la iniciativa.

En nuestro país existen 40 laboratorios estatales, de los cuales 17 están en condiciones de fabricar fármacos para las provincias en las que están ubicados y repartir a otras jurisdicciones.

En total hacen 600 millones de unidades por año de los remedios que no pueden faltar en la atención primaria de la salud, como por ejemplo analgésicos, antifebriles, antibióticos, antidiabéticos o corticoides, a un costo tres veces menor al cobrado en el mercado, según un censo realizado el año pasado por el Ministerio de Salud de la Nación