Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Producción pública de medicamentos esenciales: voces a favor de la nueva ley

ADJUNTO
Actualidad

BUENOS AIRES: Desde distintos sectores se mostraron a favor de la ley, aprobada esta semana por unanimidad en el Senado. Algunos afirman que “evitará el monopolio de precios” de la industria. Desde el ministerio de Salud de la Nación saludaron la medida. Piden una reglamentación de la norma acorde con su espíritu.

#Sarampión
Crearán un “escudo sanitario” en la triple frontera para evitar la propagación del sarampión
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 16: El país, junto a Brasil y Paraguay, iniciarán hoy una campaña de vacunación para frenar la posible circulación viral en la zona. También aplicarán dosis contra fiebre amarilla. El fin de semana se confirmaron tres nuevos casos, y ya son 10 los registrados este año.
#SaludenCrisis
Advierten que sigue aumentando la brecha entre la jubilación mínima y el precio de los medicamentos
ADJUNTO
BUENOS IRES, septiembre 17: Un grupo de entidades presentaron un informe donde aseguran que desde el 2015 la diferencia entre el haber mínimo y el valor de los Tratamientos es del 154 por ciento. El PAMI mantuvo “pisado” los precios, lo que permitió a los jubilados casi empatar esa suba.

La unanimidad con que el Senado aprobó la flamante ley de producción pública de medicamentos esenciales marca la importancia de la norma, que promete cambiar de plano la dirección del mercado de los fármacos, que desde ahora es considerado por el Estado “un bien social”. Esta nueva visión, que difiere radicalmente de la que hasta hoy tiene la industria farmacéutica, y pone al país en una censa distinta. En este sentido, desde todos los sectores del sistema sanitaria saludaron la medida, y afirmaron que

Martín Isturiz, coordinador del Grupo de Gestión de Políticas de Estado en Ciencia y Tecnología, es uno de los más conocidos impulsores de la producción pública de medicamentos en nuestro país. Lo mismo que Claudio Capuano, coordinador de la Cátedra de Salud y Derechos Humanos de la UBA y uno de los referentes de la Red Nacional de Laboratorios Públicos. Ambos siguieron de cerca la ley, y estuvieron presentes en el debate del Senado. Ambos coincidieron eafirmar que “esta ley es un hecho histórico”, y pidieron estar atentos a su reglamentación, para que se genere “una política de Estado”.

En este sentido Isturiz advirtió que “la reglamentación es muy importante. Una reglamentación inadecuada puede esterilizar una buena ley, en tanto limite sus objetivos. En ésta, la idea central apunta a los medicamentos básicos en la atención primaria. Sobre este eje se articula la investigación, mediante convenios con universidades y con organismos de ciencia y técnica”.

“Prácticamente todo el Plan Remediar puede cubrirse con medicamentos de producción pública”, sostuvo Isturiz. El Remediar provee fármacos a todas las salas de atención primaria del país, por un valor de unos 200 millones de dólares al año; se financia con ayuda del BID, y los productos se adquieren por licitación pública internacional. “Pero el Gobierno puede llegar a adquirir directamente los productos a los laboratorios públicos . Incluso se podría abastecer a hospitales públicos. Todo esto ya se hace en la provincia de Santa Fe, donde la producción pública de medicamentos es política de Estado a través de gobiernos de distinto signo político”, explicó.

Desde Santa Fe, Guillermo Cleti, miembro del directorio del Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF), destacó que “la ley permite que la producción pública de medicamentos quede firme, más allá de los funcionarios de turno, y señaló que “la ley plantea la interacción de la producción pública con las universidades. En nuestro caso, tenemos convenios con las universidades de Rosario y del Litoral, para el desarrollo de nuevas fórmulas, con buenos resultados. Si alguien investigó en salud a lo largo de la historia argentina, fueron las universidades”.

Por su parte, Enrique Martínez, presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) -una de las entidades claves en la normativa, ya que asesorará a los laboratorios productores -destacó la importancia de la ley: “En lo conceptual, es un tema muy potente: implica plantear que los medicamentos, la necesidad de consumirlos, debe estar quizá no por fuera pero sí por encima del mercado”.

Sobre el impacto de la ley, Martínez subrayó que “permitiría evitar los sobreprecios que aplican los laboratorios privados cuando disponen de un monopolio de producción o una marca que se distinga. La intervención del laboratorio público hace posible un poder regulatorio indiscutible: la reducción de la sobreganancia de un laboratorio no es algo que se pueda objetar. En Brasil, Farmanguinhos fue tenazmente criticado por el lobby farmacéutico; decían que iba a hacer quebrar los laboratorios. Pero el Estado brasileño sostuvo que, gracias a la producción pública, los pobres iban a tener acceso a los medicamentos y los laboratorios comerciales no serían afectados; al contrario, si los pobres aprendían el valor de tomar medicamentos, les iban a pedir a los médicos que les recetaran otros, procedentes de laboratorios privados. Y, efectivamente, el mercado privado no sólo no disminuyó, sino que aumentó. Es que antes, entre los pobres, había una cultura de no curarse”.

En tanto, desde el ministerio de Salud de la Nación también se mostraron entusiasmados. Jaime Lazovski, subsecretario de Relaciones Sanitarias e Investigación de la cartera, sostuvo que la nueva normativa “es una ley general que estimula el apoyo del Ministerio a la producción pública de medicamentos, con la misma modalidad del programa que ya viene funcionando”.

El funcionario sostuvo que “pretendemos promover el desarrollo de laboratorios públicos provinciales, inscriptos y aprobados por la ANMAT, con las compras anuales que son de 30 millones de dólares, y con los préstamos, el total completo de inversión es de 200 millones de dólares en cinco años.”

“La iniciativa forma parte de un proceso de cambio, que lleva un tiempo, una manera de ponerlo en papel y que comenzó en 2002, con una nueva política de medicamentos rectados por sus nombres por genéricos y mediante las compras centralizadas, por el programa Remediar, con el cual se cubren en 80 por ciento, las afecciones más frecuentes,” concluyó Jaime Lazovsky (escuchar audio completo).