Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
ABCsalud

#ABCsalud

Un tumor permanece 10 años creciendo sin que lo detecten las técnicas actuales

ADJUNTO
ABCsalud

Un tumor puede estar desarrollándose en el organismo 10 años antes de que cualquier análisis de sangre disponible en la actualidad lo pueda detectar. Así lo asegura un equipo de la Universidad de Stanford, cuyo trabajo que describe un complejo modelo matemático capaz de llegar a esta conclusión, se acaba de publicar en Science Translational Medicine. Aunque el análisis se ha limitado a los tumores de ovario, es aplicable en todos los tipos de tumores sólidos.

Según los investigadores, los tumores de ovario pueden crecer durante una década y alcanzar el tamaño de una aceituna antes de ser identificados por actuales métodos de detección. Los resultados sugieren que a menos que la tecnología actual de biomarcadores mejore, puede que no sea posible detectar el cáncer en los primeros 10 años de crecimiento del tumor.

La idea de que la detección temprana es la mejor manera de vencer al cáncer es algo indiscutible. Así, por ejemplo, el 90% de los pacientes con cáncer de ovario que han sido diagnosticados en una etapa temprana de la enfermedad sobrevive. Por eso, dice Sanjiv Gambhir, autor principal del estudio, resulta alarmante que la mayoría de los pacientes con cáncer de ovario (80%) se diagnostiquen en etapas tardías, cuando con un retraso de apenas cinco años las tasas de supervivencia se reduce a menos del 30%.

Biomarcadores

Los sistemas para identificar precozmente un tumor se basan en el uso de biomarcadores -niveles de compuestos químicos en el cuerpo que indican la presencia de la enfermedad-. Gracias a ello, es posible localizar si hay células cancerosas antes de la aparición de los síntomas. Ahora, el trabajo de Sanjiv Gambhir demuestra que algunos tipos de cáncer pueden escapar a los test con biomarcadores en los primeros años de un tumor.

Su equipo ha desarrollado un modelo para determinar el tiempo que tarda una célula de un cáncer de ovario hasta que se convierte en un tumor. El modelo simula el lanzamiento o «desprendimiento» de las moléculas relacionadas con el cáncer (biomarcadores potenciales) en el torrente sanguíneo.

El equipo encontró que las primeras pruebas de detección son efectivas cuando ya han pasado entre 8 y 10 años de la aparición de la célula cancerosa. Es decir, una gran mayoría de los tipos de cáncer pueden pasar desapercibidos durante varios años.

Buenos o malos

Los resultados, según Sanjiv Gambhir, autor principal del estudio, pueden ser «buenos o malos, según se mire» La mala noticia, dice Gambhir, es que en el momento en el que tumor alcanza un tamaño detectable mediante las pruebas sanguíneas disponibles en la actualidad es probable que se haya diseminado a otras áreas del cuerpo, por lo que será mucho más dañino que si hubiera sido atrapado desde el principio. «La buena noticia es que si mejoramos progresivamente nuestros sistemas de detección tendríamos, potencialmente, 10 o incluso 20 años para identificar el tumor antes de que alcance este tamaño». Creemos, señala, que este modelo matemático ayudará en este sentido.

Lo cierto es que existe la «sospecha» de que los métodos actuales contra el cáncer de ovario podrían no detectar los tumores con tiempo suficiente para hacer mejorar la tasa de mortalidad. En este sentido, se están haciendo grandes esfuerzos para desarrollar pruebas de diagnóstico más sensibles y encontrar mejores marcadores biológicos; aquí, el nuevo modelo de Gambhir podría ser una herramienta esencial.

Algunos biomarcadores son de uso generalizado hoy en día. Uno de ellos es el PSA para el cáncer de próstata o el CA125 para el cáncer de ovario. Pero éstos y otros biomarcadores que se utilizan actualmente no se han desarrollado específicamente para la detección temprana y son más eficaces en la última etapa de los tumores o en la respuesta al tratamiento. Además, ambos, CA125 y PSA, también se producen, aunque en menor cantidad, en el tejido sano, lo que complica los esfuerzos para detectar el cáncer en una etapa temprana.

Ahora hay nuevas tecnologías para la detección de biomarcadores capaces de identificar concentraciones tan bajas como unos pocos cientos de moléculas por mm de sangre. Hace dos, el equipo de Gambhir trabajaba en los llamados magneto-nanosensores, que pueden detectar marcadores biológicos con una sensibilidad 100 veces mayor que los métodos actuales.