Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 3/4/17
Curiosidades

#Curiosidades

Utilizan espinas de erizo de mar como material de injerto en los huesos

ADJUNTO
Curiosidades

PEKIN, abril 3: Investigadores chinos emplearon espinas de erizo de mar para desarrollar un nuevo material degradable que sirva de injerto para tratar enfermedades o problemas en los huesos.

#Opinión
El intencionado y persistente proceso de abandono del Instituto Tomas Perón
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 12: Segunda parte de la columna de opinión escrita por Daniel Godoy, director del Instituto de Estudios en Salud de ATE, sobre la realidad de la producción pública de medicamentos en la Provincia. En este caso habla de las responsabilidades de la actual gestión bonaerense.
#FakeNews
Google retirará anuncios sobre técnicas médicas que no tengan aval
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 13: El buscador de Internet prohibirá la publicidad que venden tratamientos que no tienen una base biomédica o científica establecida. Buscan evitar los engaños y los mensajes falsos.

Investigadores de la Academia de Ciencia China desarrollaron un material para injertos de hueso a partir de espinas de erizos de mar.

Cuando se produce un problema óseo y hay que utilizar material de reemplazo los médicos tienen diferentes alternativas ya que éste puede proceder del propio paciente, de un donante o desarrollarse a través de otro compuesto natural o sintético.

Sin embargo, todos estos métodos tienen limitaciones ya que, por ejemplo, las biocerámicas actuales como la hidroxiapatita, que se utilizaron como armazones para muchos problemas óseos, suelen ser débiles y pueden resquebrajarse. Asimismo, también pueden desplazarse hasta tejidos blandos cercanos con el consiguiente riesgo de inflamación.

Estudios previos demostraron que muchos materiales biológicos, como las espinas de erizo de mar, pueden ofrecer prometedores resultados para el hueso, dada su fuerza y porosidad, de ahí que los autores de este trabajo quisieran probar esta idea con más detalle.

Mediante una reacción hidrotérmica, los investigadores convirtieron las espinas de erizo de mar en andamios biodegradables de fosfato tricálcico sustituido con magnesio, manteniendo la estructura porosa original e interconectada de las espinas.

Y a diferencia de la hidroxiapatita, los injertos confeccionados a partir de este nuevo biomaterial se podían cortar y perforar para darles una forma y tamaño específico.

Los estudios realizados en conejos y perros demostraron que las células y los nutrientes óseos eran capaces de fluir a través de los poros y promover la formación de hueso.

Además, el andamio se degradaba con facilidad para ser reemplazado por el nuevo tejido a medida que se iba desarrollando, de ahí que los investigadores confíen en que este hallazgo pueda inspirar el diseño de nuevos materiales ligeros para la reparación de los huesos.