Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 16/8/16
Curiosidades

#Curiosidades

Un día como hoy en la ciencia...

ADJUNTO
Curiosidades

Un 16 de agosto, pero de 1888, falleció John Stith Pemberton un farmacéutico estadounidense conocido por ser quien inventó y patentó la Coca-Cola. Entrá a la nota y conocé su historia.

#AccesoalosMedicamentos
Peligra el acceso a los medicamentos: 28 millones de unidades menos dispensadas durante este año
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 11: Es el cálculo que hace la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) para los meses que van de este año. Sólo los tratamientos cardiovasculares perdieron un millón de unidades en los últimos 12 meses. El desplome de las ventas va de la mano de la suba de los precios, que el último informe ubica 100 puntos por encima de la inflación en los últimos cuatro años.
#Opinión
Sarampión: qué saber y qué hacer para frenar el brote de la enfermedad
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 14: Por Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), explica de manera sencilla y directa lo que hay que saber para frenar el brote del mal, que ya lleva 29 casos confirmados en el país.

John Stith Pemberton fue un químico farmacéutico estadounidense conocido por haber sido el inventor de la bebida Coca-Cola.

Pemberton se crió en Rome, Georgia, y entró en el Reform Medical College of Georgia, en Macon y en 1850, a la edad de diecinueve años, obtuvo su licencia para ejercer la profesión de farmacéutico. Poco después conoció a Ann Eliza Clifford Lewis, de Columbus (Georgia), que había sido estudiante de la Wesleyan College en Macon. En 1853, Pemberton se casó con la señorita Lewis en Columbus. Su único hijo, Charles Ney Pemberton, nació en 1854.

Durante la guerra de Secesión, sirviendo en el 12° Regimiento de Caballería del Ejército Confederado, John Pemberton fue herido en abril de 1865 en la batalla de Columbus, en Georgia, durante una carga de caballería, donde recibió un corte de sable en su pecho. El dolor le causó una adicción a la morfina, que usaba para calmar sus malestares y dolor. Buscando una cura para su adicción, se dedicó a inventar una bebida que pudiera curarlo, y logró la Coca-Cola. Al principio la llamó Pembertons French Wine Coca (Vino Francés de Coca de Pemberton).

Su mayor obsesión era inventar «la medicina final y la bebida alcohólica perfecta».[cita requerida] Entonces descubrió informes sobre las virtudes de la planta de coca, que tenía fama de actuar como estimulante, ayudante de la digestión, afrodisíaco y prolongaba la vida. En ese momento tuvo claro que su bebida iba a girar en torno a la coca, ignorando que la coca (encontrada en la hoja de coca) puede resultar adictiva.

En 1885 agregó nueces de cola a una nueva bebida que desarrolló, esta vez sin alcohol pero con jarabe de azúcar.5 La fórmula definitiva estuvo lista el 8 de mayo de 1889.

En un primer momento, quería encontrar la cura a los dolores de cabeza y al estrés. Pemberton experimentó con la nuez de cola y la coca. La bebida, que combinaba lima, canela, hojas de coca y semillas de arbusto brasileño, fue llamada por algunos como «el elixir médico».

Fue su contador, Frank Robinson, quien le dio el nombre y diseñó el logo y el trazo de la letra original. Además, vendió una parte de The Coca-Cola Company a Asa Griggs Candler y, cuando murió, fue este quien adquirió la compañía por 2300 dólares. Lo cierto es que, como muchos grandes inventores, Pemberton no supo obtener mucha ganancia con su invento. En cambio, con Candler la compañía incrementó las ventas en un 4000 % entre 1890 y 1900. La publicidad fue un importante éxito y a principios del siglo XX la bebida se vendía por todo Estados Unidos y Canadá, como también empezó a vender el jarabe a compañías embotelladoras independientes.

John Pemberton murió en Atlanta a los 57 años en agosto de 1888, pobre, enfermo, adicto a la morfina, opio y víctima de un cáncer de estómago. Su hijo siguió vendiendo una alternativa a la fórmula de su padre, pero solo seis años después Charles Pemberton murió. Su cuerpo fue llevado a Georgia y enterrado en el cementerio de Linwood, en Columbus.