#Fármaco: Descubren una nueva estrategia terapéutica contra las enfermedades cardiovasculares
Edición y Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov

VER STAFF
Hace 4 años

Descubren una nueva estrategia terapéutica contra las enfermedades cardiovasculares

Adjunto #Fármaco

Científicos finlandeses hallaron que la eliminación del gen Usf1 activa la grasa parda y mejora el perfil lipídico. El experimento abre la puerta a una vía de investigación terapéutica para las enfermedades cardiovasculares.

Hace 1 año
Desabastecimiento: farmacéuticos de España vuelven a la formulación magistral
ADJUNTO
#FormulaciónMagistral
En la región de Murcia se creó un protocolo pionero en el país para que los productos que faltan en los mostradores puedan ser elaborados en el lugar.
Hace 5 meses
La Defensoría del Pueblo bonaerense presiona a la Corte Suprema para que defina la causa Farmacity
ADJUNTO
#NoaFarmacity
La entidad le pidió al máximo tribunal que emita el fallo definitivo respecto a la posibilidad que la empresa opere en la Provincia, que está pendiente de noviembre del 2018. La Defensoría apoya el reclamo de los farmacéuticos y defiende el modelo sanitario que propone la ley 10.606.
L
a noticia curiosa del día proviene de Finlandia, donde un grupo de investigadores probó en roedores la eliminación del gen Usf1, lo que significó que los animales - alimentados con una dieta rica en grasas, mantuvieran a raya sus niveles lipídicos y sin engordar.

Investigaciones previas habían vinculado el gen Usf1 con cierto trastorno genético caracterizado por obesidad e hiperlipidemia; y también el factor de transcripción que expresa se había asociado con la enfermedad arterial coronaria.

Originalmente, la investigación impulsada por el Instituto Nacional de Salud de Helsinki tenía como objetivo primario profundizar en la relación entre el gen y los lípidos y la enfermedad arterial. Sin embargo, se toparon con un hallazgo inesperado: los roedores sin el gen se mantenían delgados a pesar de su alimentación; con esa misma dieta, durante el mismo periodo, los animales normales duplicaban su peso. La comida no influía en el aumento de la masa corporal ni la actividad física, según se comprobó; tampoco se detectaron diferencias en la absorción de nutrientes por el intestino. Había que indagar en otras causas.

El tejido adiposo pardo o grasa marrón tiene la función de preservar la temperatura. Hace años que se demostró que este órgano endocrino acumula grasa para generar calor y, un poco más recientemente, se investiga en su relevancia en la aparición de la obesidad.

En los ratones que carecían de Usf1, la grasa parda se activaba incluso en temperaturas normales (en torno a los 30 grados centígrados). Al quemar nutrientes, el tejido adiposo pardo también limpiaba de grasa y azúcares la sangre circulante, mejorando el perfil lipídico y protegiendo así a las arterias.

Una vez constatado en los ratones el papel del tejido adiposo marrón, según publican esta semana en Science Translational Medicine, los científicos fineses se dirigieron a la población, y encontraron en las bases de datos genómicos que los individuos con una variante del gen USF1 menos activa presentaban a su vez un mejor nivel lipídico, mayor sensibilidad a la insulina y menos placas en los vasos sanguíneos que lo exhibido en la población general.

Por ello, proponen que la inhibición de USF1 podría ser una buena estrategia para tratar la diabetes y la enfermedad cardiovascular, incluida la arterioesclerosis.

Con información de Diario Médico.
Compartí esta noticia e invitá a tus seguidores a dejar su opinión.