Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Dra.SusanaEthegoyen

#Dra.SusanaEthegoyen

Publicidad de medicamentos de venta libre:¿Enfoque sanitario o enfoque de mercado?

ADJUNTO
Dra.SusanaEthegoyen

Columna de opinión de la Dra. Etchegoyen sobre los medicamentos de venta libre y sus implicancias en el mercado de la salud.

#Cannabis
Hurlingham quiere ser pionero en la producción municipal de cannabis medicinal
ADJUNTO
LA PLATA, septiembre 16: El Concejo Deliberante local aprobó un proyecto para que la comuna plante marihuana para luego producir medicamentos en base a la droga. Para eso, se creará el denominado Laboratorio Municipal de Especialidades Medicinales. La iniciativa cuenta con el respaldo de una ONG local que reúne a familias que usan el cannabis para tratar distintas patologías.
#FarmaciaenCrisis
Farmacias y entidades del sector salud afirman que no pueden pagar el bono extraordinario
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 13: Es de 5 mil pesos, y lo negocian el gobierno y la CGT. El sector dice que no puede pagarlo, ya que el desplome de la dispensa puso en crisis a los mostradores. “La caída es peor que en 2001”, sostienen.

A la reunión también concurrieron los diputados Jorge Selser y Rubén Campos, asesores de legisladores, el Director de la Comisión de Salud, Gerardo Esbry; Jimena Worcel, asesora médica de la Cámara Argentina de Productores de Especialidades Medicinales de Venta Libre; el Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Tucumán, Fernando Esper; en representación del Colegio Farmacéutico de la Ciudad de Buenos Aires, Margarita Menendez Llano y Luis Antun, y, en representación de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA), Miguel Angel Maito y en representación del Diputado Jorge Selser y del “Equipo Interdisciplinario de formulación, instrumentación y seguimiento de Políticas de Salud”. el Farmacéutico Cazes Camarero, la Dr Todesca y , quien esto escribe.

En su exposición, Worcel mencionó que tras relevar “una cantidad importante de países, ninguno tiene prohibida la publicidad de medicamentos de venta libre”. También señaló que “en la Argentina la publicidad de medicamentos de venta libre está controlada desde hace muchos años por la ANMAT” y que la fiscalización “es simultánea a la aparición en el aire de la publicidad y aplica a todas las publicidades de medicamentos, alimentos y dispositivos médicos existentes”.

Sin sonrojarse Worsel agregó “Entendemos que la publicidad de medicamentos ayuda a informar a la población sobre algún mal menor que padezca y cómo puede tratarlo -por ejemplo, cómo se presentan los hongos en los pies y qué productos pueden utilizarse para tratarlo-. Prácticamente no hay estudios de campo o estadísticas que demuestren que la publicidad de medicamentos de venta libre incita al consumo y mucho menos que produzca riesgo sanitario”,

Nada debe sorprendernos respecto a la asesora médica de la Cámara Argentina de Productores de Especialidades Medicinales de Venta Libre responsable de otro lobby de la Industria sobre la legislatura de la Ciudad Autonóma de Buenos Aires y de la justicia que culmino con el increíble fallo de la jueza Elena Liberatori, que en diciembre del año pasado avaló la continuidad de la venta de medicamentos como aspirinas, antiácidos, paracetamol o ibuprofeno en otros locales comerciales además de las farmacias, en franca contradicción con la ley Nacional que prohíbe expresamente la venta de medicamentos fuera de las farmacias.

Habida cuenta de las falacias, engaños y mentiras a los que somos sometidos por parte de la industria farmacéutica y los sectores políticos que la representan, considero imprescindible desarrollar aspectos que consideramos fundamentales para comprender la importancia del proyecto de ley en cuestión.

En el siglo XX, con la multiplicación de los medios de comunicación eléctricos (cine, radio), electrónicos (televisión) y digitales (Internet), se asistió no sólo a la explosión y sofisticación de la publicidad sino también a una mutación de su función, dejando de ser instrumento de información, para convertirse en deformador de la opinión del público, a través de la manipulación de la mente de los ciudadanos con un nivel de desarrollo casi científico.

La publicidad, como mecanismo de persuasión orientado a favorecer o inducir el consumo de un producto o servicio, repite y acredita los grandes mitos de nuestro tiempo: modernidad, juventud, felicidad, ocio, abundancia, bienestar, confort, eficacia, éxito Seduce con una promesa de satisfacción, vende sueños y propone las soluciones (RAMONET, IGNACIO, “La fábrica de los deseos”, Le Monde diplomatique Edición Cono Sur, Nro. 23, Mayo 2001).

Se estimulan las necesidades reales o se crean otras artificiales, cumpliendo con el fin persuasivo tendiente a la ampliación del mercado por la absorción de nuevas demandas. A los fines de persuadir, cada mensaje publicitario es muy elaborado y la conducta de los consumidores es investigada minuciosamente por grupos interdisciplinarios de especialistas: sociólogos, psicólogos, semiólogos, lingüistas, grafólogos, decoradores, etc.

La industria farmacéutica figura en el 6° lugar en el ranking de sectores por el nivel de inversión publicitaria, con el 5 % de participación sobre un monto global de US$ 3.020 millones, y representa además más del 40% de ingresos por publicidad de los principales multimedios del país. “Consumers” International ( Consultora en defensa de Consumidores y Usuarios Europea), ha señalado faltas éticas graves de parte de los 20 laboratorios más importantes del mundo en relación a sus estrategias publicitarias, entre las cuales se destacan: transparencia limitada a la hora de brindar información, violación reiterada de los reglamentos y códigos de publicidad y omisión de procedimientos de autorización documentados para la promoción de medicamentos. El estudio titulado "La perspectiva del consumidor sobre la responsabilidad social empresarial, la promoción de medicamentos y la industria farmacéutica en Europa" abarcó las prácticas de promoción de medicamentos en la República Checa, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Hungría, Portugal y Eslovenia. Se tuvo como referencia el concepto de responsabilidad social empresaria que implica la actividad empresarial más allá de los beneficios y los derechos del consumidor desde un comportamiento empresarial "responsable”. Se contaron en total unas 972 violaciones de las prácticas éticas de promoción de medicamentos. Más de un 35 por ciento estuvieron relacionadas a información engañosa sobre el medicamento.

"Este tipo de violaciones apoyan aún más nuestra afirmación de que la promoción de medicamentos no tiene en mente el interés de los consumidores ( nuestros pacientes), sino que se centra más en generar beneficios maximizandolos ingresos por ventas", señala el informe.

Sabemos que uno de los mandamientos de la globalización es aumentar el consumo de los productos - cualquiera de ellos - de modo que consumir pase a ser sinónimo de existir. Esta visión es rechazada precisamente por los expertos en medicamentos, entre ellos, el Dr. Gianni Tognoni, Jefe del Departamento de Farmacología del Instituto Mario Negri, de Milán, mundialmente reconocido. Razonemos: si en un barrio hay enfermedades diarreicas por contaminación del agua, ¿qué sería "salud": consumir antibióticos o antidiarreicos, o garantizar la disponibilidad de agua potable?. El intento por asimilar el consumo de un producto con la existencia misma del ciudadano no resulta ajena a la industria farmacéutica. En algún caso, una empresa multinacional comercializa un mismo producto tanto por venta bajo receta como por venta libre en el mismo país (ocasionalmente, bajo distintas empresas controladas), y se observa que los envases son muy diferentes, así como la información provista.

Los medicamentos de venta libre pueden, por definición, ser consumidos sin intervención del médico, por lo que el público se halla marcadamente desprotegido ante la publicidad. Ningún medicamento es completamente inocuo. De ello se sigue que todos los medicamentos presentan algún grado de riesgo para la salud - motivo por el cual es deseable la consulta médica, para orientar la terapia y reducir la asimetría de información. Ello se ve particularmente agravado porque los usuarios de medicamentos carecen comúnmente de los conocimientos técnicos sobre los mismos, impidiéndoles discernir acerca de sus hipotéticos riesgos hasta recién después de su consumo. Las drogas autoadministradas pueden llevar un efecto tan solo sintomático, ocultando superficialmente la evolución de un cuadro patológico, como sucede en cierta medida con las drogas antiinflamatorias.

El consumidor que se somete a automedicación continua ignorando los inconvenientes del uso repetido de fármacos, queda expuesto el desarrollo de reacciones adversas (tanto colaterales, como aquellas mismas a las que deben apuntar las contraindicaciones que deben difundirse). Es el caso de los analgésicos y antipiréticos, se trate de los salicílicos (aspirina), que pueden producir úlceras gástricas e intestinales, complicaciones renales, mareos, visión borrosa, cefalea, etc., como los no salicílicos, que pueden generar problemas gastrointestinales, vértigo, insomnio, etc. También los diuréticos (párrafo especial merece el fenómeno de los adelgazantes), que pueden producir trastornos por hipokalemia y azoemia si existe insuficiencia renal, además de hiperglucemia, sordera, cefalea, etc.

El switch de medicamentos bajo receta a OTC o venta libre es la nueva línea de expansión de las grandes multinacionales. Cada vez son más los medicamentos de consumo masivo, que incrementan la facturación global de los laboratorios y son el motor de su recuperación. Los switch tienen enormes ventajas para los grandes jugadores de la industria: cada año se pasan nuevas drogas o moléculas del ámbito recetado al venta libre, y los laboratorios lanzan ampliaciones de línea con sus marcas más exitosas.

Uno de cada cuatro medicamentos comercializados en la Argentina es de venta libre. Uno de cada diez pesos de gasto en medicamentos corresponden a las compras sin receta, a lo que debemos agregar para entender el impacto social del gasto en medicamentos de venta libre, que el 100% del gasto en este rubro es gasto de bolsillo, imponiendo así para la población más desprotegida y con mayores dificultades de accesibilidad al sistema de salud el total del gasto sobre el medicamento.

El negocio de los OTC (over the counter, venta libre ‘sobre el mostrador’), El mercado de OTC en la Argentina viene experimentando un fuerte crecimiento en los últimos años (a razón de 20% anual). En 2008, representó ventas por US$ 250 millones (10% de las ventas totales del sector farmacéutico. Las ventas de los medicamentos sin receta representan un negocio millonario, que está motorizado casi exclusivamente por la publicidad masiva y la competencia intermarcas, y que será defendido por la Industria más allá de cualquier reparo ético.

Por otra parte, no podemos dejar de advertir que estamos frente a nuevas formas de adicción, consumir y empastillarnos; una nueva forma de sumisión. De la mano de las campañas publicitarias que invaden nuestras calles y los medios masivos de comunicación, se percibe el consumo de medicamentos como sinónimo de salud. De este modo, se hace posible instaurar lo que hemos dado en llamar la "Patria Pastillera" en que "embutirse medicamentos" es visto como "saludable". Es así como llegamos a un escenario temerario en nuestro país donde tres de cada cuatro argentinos se automedican, y según informa la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), el 20% de los medicamentos que se consumen en la Argentina se adquiere fuera de las farmacias: quioscos, supermercados, estaciones de servicio, gimnasios, Internet y hasta hoteles alojamiento.

En realidad la polifarmacia y la automedicación figuran entre las 10 primeras causas de internación de urgencia en nuestros hospitales y de no pocos decesos.

Pese a que con sus cantos de sirena los representantes de la industria pretenden que no hay pruebas de que la publicidad induzca el consumo, sabemos que el 70% del gasto de Industria Farmacéutica se destina a publicidad y promoción.

Las empresas farmacéuticas suelen argumentar que la publicidad de medicamentos de venta libre "educa e informa" al consumidor sobre temas de salud, e intenta presentar esta publicidad como un "servicio educativo". Nada más lejano a la realidad: estas empresas no tienen derecho a tergiversar la información destinada al consumidor, y la experiencia internacional muestra que de hecho, así sucede: sobre estudios sistemáticos de la publicidad masiva de medicamentos de venta libre en EEUU, un grupo universitario de ese país observó que en ningún caso se listaban en la publicidad siquiera los efectos adversos frecuentes, o las contraindicaciones o precauciones necesarias. Es dable dudar del efecto "educativo" de una publicidad que no informa sobre los riesgos conocidos. "La publicidad y promoción activa por los medios masivos de comunicación, aumenta la automedicación irresponsable y el uso irracional de medicamentos", sentencia el documento de la Cátedra de Toxicología de la UBA del año 2008.

Repasemos por otra parte el rol del regulatorio en nuestro país, es decir la ANMAT respecto a los aspectos normativos sobre la publicidad de medicamentos. En orden histórico podemos citar las siguientes resoluciones • 7331/98 : Pautas éticas de los mensajes publicitarios, elaboradas por la ANMAT • 3186/99: Pautas éticas consensuadas - atendiendo a reclamos de las Cámaras del sector • 4039/2001: Se obliga a las Farmacéuticas y Cámaras Publicitarias a solicitar aprobación por la Comisión Evaluadora de Publicidad y Propaganda de la ANMAT, como requisito previo al lanzamiento de la campaña publicitaria

Pero en 2005 como consecuencia del espectacular lobby de la Industria y de las Cámaras de Publicidad la ANMAT redacta la Resol 20/2005 por la que se deroga el requisito de contralor previo de la publicidad de medicamentos de venta libre, con los siguientes considerandos: “ha habido muchos progresos en la publicidad”… “han aparecido nuevos actores…” “hay que adecuar la norma…”. A partir de ese momento el control por parte del regulatorio no es simultáneo con la campaña como quiere hacernos creer la Industria , sino posterior, en general entre tres y cuatro meses posteriores a el inicio de la campaña, es decir cuando el mensaje ya esta instalada y el publico ha recibido el impacto por largo tiempo. También se nos quiere hacer creer que la ANMAT controla estricta y eficazmente la publicidad y sus contenidos, sin embargo un informe publicado por la misma agencia en 2008 describe:

Debilidades del Sistema

- Desde su marco normativo:

• Recursos limitados para auditar en puntos de venta, vía pública, canales de cable e internet. • La Norma es limitada, es imposible tipificar todas las situaciones y escenarios.

- Desde su aspecto operativo:

• No contamos con un procedimiento especial que sea ágil para tramitar las faltas sanitarias en materia publicitaria. • Demoras en el levantamiento de las piezas irregulares. • Categorías de productos aún no definidas en el marco normativo. • Procedimiento administrativo sumarial largo. • Se aduce falta de claridad en ciertos puntos de la norma, por parte de los regulados. • Publicidades pseudo institucionales.

A confesión de partes quedamos eximidos de mayores comentarios. Estamos convencidos de que han quedado claros dos enfoques antagónicos, el que defiende a rajatabla la ganancia y convierte al medicamento en mercancía (igual que cualquier otra que esta a la venta) ignorando que el medicamento es una herramienta que no puede ser fetichizada, o escindida del acto médico, y el enfoque sanitario que es el que inspira y guia nuestro trabajo como equipo. Desde su posición mercantilista la Industria y las Cámaras de Publicidad sostienen un :

• Enfoque de mercado: “La industria se auto-regula” “ANMAT controla” “Derechos de una industria lícita” “Derecho a expresarse y trabajar”

Nuestro Equipo en cambio defiende sin concesiones el

• Enfoque sanitario: Prevenir muertes por intoxicación Proteger la salud de la población Compensar la asimetría de información

Cumplir con el mandato de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires (Art 46. (La Ciudad) debe dictar una ley que regule la propaganda que pueda inducir a conductas adictivas o perjudiciales o promover la automedicación.)

Cumplir con Ley Básica de Salud (153) de la Ciudad de Bs As (art 12. Autoridad de aplicación. Funciones. Inc l. La regulación y control de la producción, comercialización y consumo de productos alimenticios, suplementos dietarios, medicamentos, insumos médico - quirúrgicos.... Inc m. La regulación y control de la publicidad de medicamentos y de suplementos dietarios y de todos los artículos relacionados con la salud.)

La Prohibición de publicidad de medicamentos en la vía pública y lugares de concurrencia masiva, no solo es un paso fundamental para proteger la salud de los habitantes de nuestra ciudad ; sino también la posibilidad de devolverle al medicamento su justo valor, en el marco ético del ejercicio de la profesión médica y farmacéutica, jaqueado por los devenires lucrativos de quienes convierten la salud y la enfermedad en un vergonzoso negocio.

Dra. Susana Etchegoyen

Diputada (M.C) de la Ciudad de Buenos Aires Médica , especialista en Farmacología Docente Adscripta de Farmacología Facultad de medicina UBA: JTP Segunda Cátedra de Farmacología. Facultad de Medicina UBA. Miembro de la Plataforma Internacional contra la Medicalización de la Infancia. Miembro del “Equipo Interdisciplinario de formulación, instrumentación y seguimiento de Políticas de Salud”. ( autor del Proyecto en discusión y otros) Coordinadora del Area Normatización y Vademecum del Servicio de farmacia del Htal Nacional Prof. Alejandro Posadas.