Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 1/3/17

#CienciaArgentina

Investigadores argentinos diseñan un biosensor de enfermedades infecciosas

CienciaArgentina

BUENOS AIRES, marzo 1: Un equipo de especialistas pertenecientes al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), crearon un equipo de rápida detección de enfermedades infecciosas, a bajo costo. El equipo fue probado para la detección de conjuntivitis en seres humanos y brucelosis en ganado vacuno.

#CienciaArgentina
Antibióticos: frenar el abuso antes que sea tarde
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 6: La resistencia a los antimicrobianos reduce las posibilidades de tratar infecciones y se convirtió en una amenaza a nivel mundial. En la Argentina, su consumo es alarmante y los especialistas destacan la necesidad de un trabajo en conjunto entre la población y los profesionales de la salud humana y animal para revertir la situación.
#CienciaArgentina
La quimera de una vacuna contra el mal de Chagas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, abril 11: Investigadores del CONICET y la UBA diseñaron una molécula que combina tres proteínas y que podría servir para el desarrollo de vacunas.
E

n un mundo que tiende a simplificar los procesos de diagnóstico, los biosensores son dispositivos móviles cada vez más valorados en el mercado porque permiten detectar de forma rápida y sencilla tanto enfermedades infecciosas como la presencia de contaminantes en aguas. En esta línea, especialistas del INTI y la UNSAM desarrollaron un equipo portátil que hace posible determinar la presencia de enfermedades a través de un diagnóstico genético en el mismo lugar donde se encuentra el objeto o ser vivo a analizar.

El dispositivo ya fue probado para el diagnóstico de brucelosis en ganado vacuno. Además se espera que pueda ser de utilidad para numerosas enfermedades infecciosas, entre ellas el diagnóstico de distintos tipos de conjuntivitis.

“El procedimiento consiste en tomar con un hisopo una muestra líquida, como puede ser una lágrima, y colocarla en el equipo. Si la muestra contiene la secuencia específica de ADN de un virus o bacteria que se busca detectar, se hacen muchas copias de esta secuencia y luego de una hora se genera un producto fluorescente que puede verse a simple vista”, detalla el doctor Gabriel Ybarra del Centro Procesos Superficiales del INTI, área que participó del proyecto junto con el Centro de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI y el Laboratorio de Neurología y Citogenética Molecular de la UNSAM.

“Mediante la técnica LAMP (loop-mediated isothermal amplification) el dispositivo amplifica una muestra de ADN sin necesidad de realizar los ciclos térmicos que se realizan mediante otras técnicas. Esto nos permite desarrollar un diagnóstico molecular sencillo de bajo costo y portable. Además es posible determinar la causa de una enfermedad mediante la detección de secuencias específicas del código genético”, agrega Ybarra.

Este trabajo se suma a las acciones que viene implementando el INTI desde hace 60 años para promover el desarrollo industrial mediante la innovación y la transferencia tecnológica. Argentina, en sintonía con lo que sucede en otras parte del mundo, trabaja para lograr biosensores más compactos, económicos, con una mayor integración y más fáciles de utilizar.

Biosensores, un trabajo con historia en el INTI

El primer dispositivo que realizó el Instituto con este funcionamiento fue el NANOPOC, una plataforma desarrollada junto con la Universidad Nacional de San Martín. Este equipo permite detectar “mal de chagas”, brucelosis y aftosa a partir de los anticuerpos presentes en personas infectadas. El conocimiento adquirido también permitió avanzar en el desarrollo de un biosensor portátil para detectar la presencia de proteínas alergénicas en alimentos y cartuchos con impresión de tintas conductoras, capaces de conducir electricidad.